Ahora el jamón ibérico es comida basura (según el ministro Garzón)

1423
jamón ibérico

El ministro de Consumo Alberto Garzón, perteneciente a la formación política Podemos, quiere implantar a partir del próximo año el ‘semáforo nutricional‘. El invento consiste en catalogar los alimentos con una letra y un color según sean más o menos perjudiciales para la salud. Así, si tienen una A el color será verde oscuro y serán beneficiosos y si se marcan con una E y color rojo, serán de los menos recomendables.

Para ello, el Ministerio de Consumo contrató a la empresa Nutriscore que ha generado una convulsión en el sector agroalimentario al calificar al aceite de oliva con nivel C (amarillo) y, sobre todo al jamón ibérico con la letra E y color rojo, que se aplica exclusivamente a los alimentos considerados ‘comida basura’.

Ante tal dislate contra dos joyas de la gastronomía española, con propiedades beneficiosas para nuestra salud, al ser grasas insaturadas y que ayudan en el control del colesterol, al menos ha rectificado ante las protestas recibidas con el aceite de oliva, producto al que ha indultado.

Críticas a la propuesta desde el propio Gobierno

Pero las críticas no se han hecho esperar. La Junta de Andalucía considera necesaria una revisión del sistema que utiliza el Ministerio de Consumo incluso para todos los productos derivados del cerdo ibérico, cuya calificación merece también un tratamiento específico por tratarse de productos con propiedades saludables que tampoco se han tomado en consideración en el proceso de asignación de puntuación en esta herramienta de información nutricional.

«Que el aceite de oliva y el jamón pueden ser perjudiciales para la salud sólo se le puede ocurrir al mismo ministro que dijo que el turismo era precario y estacional», ha destacado Elías Bendodo, consejero de la presidencia de la Junta de Andalucía.

Pero este semáforo nutricional sigue dando quebraderos de cabeza, esta vez entre los miembros del Consejo de Ministros. La disconformidad a los criterios de Nutriscore ha enfrentado a los Ministerios de Agricultura y Consumo, liderados por Luis Planas y Alberto Garzón, respectivamente.

El error de Nutriscore con el jamón es que solo considera el nivel de sal que tiene, un 4% del total, pero que la mayoría está en su superficie y se olvida de todas propiedades beneficiosas para la salud.

Piden que el aceite de oliva tengan calificación máxima

De momento, el aceite de oliva es el único que ha conseguido ser excluído de este semáforo nutricional. La patronal del Aceite de Oliva Español no se conforma con esto y ha enviado una carta al titular de Consumo para reclamar una calificación máxima al aceite de oliva en Nutriscore.

Y esta es otra más de las ocurrencias del ministro Garzón. Por que aparte del daño que puede realizar a la industria agroalimentaria española, puede llegar a confundir a los consumidores. Ya sabemos la frase típica de las madres «pues ahora dicen que es malo el azúcar», luego la sacarina, luego el pescado blanco…

Es lo malo de tener un ministro en un Ministerio artificial como el de Consumo, sin apenas competencias, que se aburre y tiene que encargar informes sin sentido para salir de vez en cuando en la prensa y que parezca que hace algo.

Ya metió la pata hasta el fondo cuando despreció al sector del Turismo, uno de los motores de nuestra economía como estamos ahora comprobando, al calificarlo sin valor añadido. En fin, en un área económica en la que somos unos líderes en el mundo, viene un político de segundo nivel y lo menosprecia. No debió darse cuenta que los otros países que nos acompañan en el pódium son dos de las principales potencias internacionales. El país que más turistas internacionales recibe del mundo es Francia (89,4 millones), seguido de España (82,7 millones) y Estados Unidos (79,6 millones).

De todas formas y para clarificar el asunto, os recuerdo algunos de los beneficios para la salud del aceite de oliva y del jamón ibérico.

Aceite de oliva

semáforo nutricional aceite de oliva

Previene las enfermedades cardiovasculares. Los ácidos grasos presentes en el aceite de oliva virgen, especialmente el ácido oleico, contribuyen a reducir los niveles de colesterol LDL (colesterol malo), mientras que aumentan los de colesterol HDL, o colesterol bueno. Favorece la función digestiva y reduce la secreción ácida gástrica, protegiendo frente a las enfermedades gastrointestinales. Ayuda a combatir el estreñimiento, disminuye la incidencia de complicaciones en los pacientes con diabetes mellitus tipo II. Además, contribuye a una correcta mineralización de los huesos, y a su desarrollo. Es, pues, muy importante que esté presente en la dieta de los niños durante el crecimiento.

Jamón Ibérico

El jamón ibérico nos aporta vitaminas del grupo B; vitamina B1, B2, B6 y B12, además de vitamina E. En cuanto a los minerales destacan el calcio, el hierro y el cinc. Es una buenísima fuente de proteínas por su aporte de aminoácidos esenciales muy importantes en dietas hipocalóricas o de baja calidad nutricional.

El jamón ibérico tiene grasa monoinsaturada. Por ello se aumentan las tasas de colesterol bueno y disminuye el malo. Apenas aporta 250 kilocalorías por cada 100 gramos, por lo que no hay razones para eliminarlo de nuestra dieta.

Es cierto que contiene sal debido al proceso de salazón, pero no en mayor cantidad que otros muchos alimentos. De hecho diversos estudios han demostrado que puede bajar la presión arterial y reducir los problemas de coagulación sanguínea.

¡Vamos, que lo único malo que tiene es su precio!