«El abuelo se ha ido». Cómo explicar a los peques la muerte de un ser querido

Los libros son una buena herramienta para que, tanto los peques como los adultos, gestionéis la pérdida

261
abuelos niños abuela

Llevamos más de un mes confinados en casa a causa de la pandemia del nuevo coronavirus. Durante este tiempo, desgraciadamente, algunos de vosotros habéis perdido a algún ser querido. Lamentablemente, en la mayoría de los casos ha sido uno de vuestros padres y vuestros peques –como vosotros- ya no volverán a ver alguno de sus abuelos, ya no jugarán con ellos, no recibirán sus sabios consejos, ni escucharán sus historias de superación y también de alegría.

Nuestras propuestas en Qué Hacer con los Niños están orientadas al ocio de vuestros niños, pero somos muy conscientes de que en estos duros momentos quienes estáis viviendo el duelo tenéis que contar a los niños por qué no volverán a comer con sus abuelos ni a ir al parque. No es fácil. Vuestro sentido común y sensibilidad es importantísimo, pero los libros son una buena herramienta para que, tanto los peques como los adultos, gestionéis la pérdida. Acompañándoos en el dolor y trasladándoos ánimo, os recomendamos algunos buenos libros.

Libros que ayudan a que gestionen la pérdida

gestionar la pérdida de un ser querido

Los autores que hemos seleccionado –y muchos más- tienen claro que hay que hablar con los peques de la muerte de forma natural. Hay que transmitirles que no volverán a ver a ese ser querido, pero que su recuerdo, sus lecciones de vida estarán siempre con ellos. Es mejor así, ya que, a lo largo de su existencia, sufrirán más pérdidas.

En este sentido, la psicóloga y escritora Camino García Calleja en “Para siempre” (La Fábrica de los Libros), nos traslada que hay que hacerlo de una manera que no les haga sufrir sino entender. No se puede evitar la tristeza, pero sí gestionarla. El libro –escrito en género cuento y con ilustraciones- explica que esos familiares tan queridos “siguen estando en tu cabeza, cuando cierras los ojos y los recuerdas cómo eran, en las fotografías… Las personas nunca mueren en nuestro corazón”. Es una lectura muy recomendable, y no solo para los niños. Los mayores también lo necesitamos. Lo podeís encontrar en Amazon.com por 12,95€.

Cómo llenar el vacío con los recuerdos

Anna Llenas –de cuya imaginación nació un personaje muy querido por los peques, “El monstruo de colores”- publicó, hace cuatro años, un precioso y muy gráfico libro, que siempre tendrá vigencia, “Vacío” (Editorial Barbara Fiore). Ya desde la portada, su protagonista, la pequeña Julia, muestra un agujero en su estómago. El libro –cuya lectura está destinada a niños a partir de 4 años de edad- se orienta a cualquier tipo de pérdida emocional y explica cómo superar la adversidad, cómo entender la pérdida, cómo volver a llenar ese hueco en el estómago. Es un bello álbum ilustrado, que hará que los peques entiendan mejor el ciclo de la vida, sin olvidar y recordando todo lo positivo que vivieron junto a quien ya no está a su lado.

…y cómo aceptar las diferentes maneras de entenderlo

libros o cuentos

“Más allá”, de Silvia y David Fernández, es un precioso libro que plantea el tema de la muerte de un ser querido a través de los artistas del Circo Galaxia, unos animalitos –algo que facilitará que los peques entiendan mejor el tema- que arriesgan a diario su vida como trapecistas, equilibristas, héroes bajo carpa… Las ilustraciones de Mercè Lòpez son preciosas, algo que también hará más fácil la comprensión del mensaje del libro. Cada protagonista entiende la muerte de una manera diferente –dependiendo de su cultura-, pero todos piensan que no es el fin. La lectura está indicada para niños de a partir de 6 años.

Estos libros se pueden adquirir online. Si no lo podéis hacerlo en estos momentos, cuando se levante el confinamiento los podéis comprar en librerías, ya que merece la pena tenerlo en formato papel.

En homenaje a nuestros mayores, nosotros damos un gran ¡Hurra por los abuelos! Tanto a los abuelos que lamentablemente ya no están entre nosotros y como los que luchan como titanes desde centros hospitalarios o desde sus/nuestras casas. Muchos niños volverán a abrazarlos; otros los llevarán en su recuerdo siempre.