Cómo llenar la cesta para un pícnic ‘de luxe’

191
cesta picnic día en el campo

Algunos de vosotros recordaréis, con cierta nostalgia, los bocadillos de pan con chocolate, con jamón de York o, con suerte, con jamón serrano de las meriendas de nuestra infancia. Hoy los peques tienen más posibilidades para elegir el tentempié, y todos podemos disfrutar de muchas delicias, y no solo para merendar. Aunque no salgáis este verano de vuestra ciudad o lugar de residencia sí podéis celebrar un picnic campestre, en plena naturaleza y cerca de vuestro municipio o en la piscina. Os ponemos en bandeja (o en la cesta) dos opciones; una con recetas fáciles y muy ricas para preparar en casa, y otra haciendo referencia a locales en los que adquirir estupendos bocadillos, empanadas, sándwiches… si no tenéis ganas de meteros en harina. En ambos casos, las propuestas son para un pícnic ‘de luxe’.

Una suculenta selección para llevar desde casa

El jamón serrano, un clásico del picnic

Los bocadillos son un clásico de una comida al aire libre. Siempre tenían su espacio en la cesta –entonces sí eran cestas de mimbre, algunas recuperadas hoy con toque vintage-. Por eso, vamos a empezar por este gratificante bocado.

Bocadillo de jamón, queso y manzana caramelizada

Elegid un buen pan (de masa madre, rústico, de hogaza…), abridlo y tostadlo un poco. Untad en cada una de las partes un poco de mayonesa (mejor si es casera). Lavad las manzanas, peladlas y cortadlas en lonchas muy finas. Si las caramelizáis, el resultado es excelente. Cortad rodajitas de queso brie y también unas lonchas de jamón serrano. El resto es muy fácil: alternad capas con todos los ingredientes. Las que queráis.

Ensalada murciana con un toque diferente

Otro básico del verano es la ensalada. Hemos optado por la murciana –también conocida como moje- porque es muy refrescante, rica y se hace en un pispás. Poned a cocer huevos (durante unos 10 minutos) y reservad hasta que estén fríos. Cortad cebolleta en juliana y pasadla por agua fría. Dejad escurrir sobre papel absorbente de cocina. Poned en un escurridor o colador grande tomates pera en conserva y luego, cuando hayan soltado el agua, troceadlos. Abrid una o dos latas de atún en conserva –las conservas de ambos ingredientes tienen que ser de buena calidad-. Poned el contenido de la lata, aplastado con un tenedor, en una ensaladera junto al tomate, la cebolleta y los huevos cocidos cortados en rodajas. Por último, añadid aceitunas negras cortadas por la mitad. Aliñad con aceite de oliva virgen extra y sal justo antes de pasar la ensalada al tupper o tartera. Sin desvirtuar la receta original, se puede añadir al aliño un chorrito de balsámico de Módena.

Paté de atún y aceitunas (con anchoas)

Para enriquecer unas tostadas de pan, nada mejor que un buen paté casero. El que os recomendamos es, además, fácil de elaborar. Poned en el vaso de la batidora el contenido de una o dos latas de atún, bien escurrido, añadid aceitunas verdes deshuesadas y muy picaditas y también –opcional, pero más sabroso- unas anchoas picadas. Triturad. Aparte, mezclad en un bol queso crema con un yogur natural (el griego va bien) y con un chorrito de limón. Añadid en un molde al contenido del vaso de la batidora y llevad al frigorífico hasta que esté bien consolidado.

Sándwiches de pollo y aguacate

Haced a la plancha unas pechugas de pollo hasta que estén bien doraditas. Una vez frías, troceadlas y reservad. Deshuesad dos aguacates, bien limpios, y cortadlos en dados. Poned ambas cosas en un bol y mezclad bien con mayonesa casera y unos dados de queso (va muy bien el tronchón). Ya tenéis el relleno de los sándwiches al que podéis añadir unas hojas de lechuga picada.

No nos hemos olvidado de la receta más clásica por excelencia: la tortilla de patata. Su elaboración es sencilla y depende de los gustos: con o sin cebolla, con pimiento rojo o verde picado o con jamón añadido. Seguro que en eso sois ‘expertos’.

Y una excelente propuesta para comprar y llevar

Mostrador empanadas Malvón

Si vivís en Madrid o estáis pasando unos días en la capital, la cesta campestre se puede llenar con diferentes delicias. El bocadillo de calamares es típico de la ciudad, pero para degustarlo en ella, ya que hay que comerlo en el momento. Un auténtico manjar es el bocadillo de pan tostado con buen jamón y tomate rallado, y uno de los mejores lugares para haceros con unos cuantos es Bocadillos Oink (Gran Vía, 22). Todos los comentarios de quienes los han degustado son excelentes. El local está abierto desde las 8:00 y también hacen entregas a domicilio (bocadillosoink.com).

De jamón y queso, de roquefort y pera, de carne suave, de pollo a la crema, caprese… Nos referimos a las deliciosas empanadas Malvón, con todo el sabor argentino y consideradas premium. Se pueden comprar en más de quince locales repartidos por toda la península (Madrid, Valencia, Alicante, Murcia, Málaga, Bilbao, Sevilla, Valladolid…). Se pueden recoger en tienda o las podéis encargar para que las entreguen en vuestro domicilio (en malvon.es, donde también encontraréis las direcciones). Son artesanas y, quienes las han probado, elogian su buen contenido.