Cuidarte la espalda en el periodo de lactancia de tu bebé

Consejos para evitar dolores de espalda

73
lactancia materna bebés

La Academia Americana de Pediatría (AAP), la Asociación Médica Estadounidense (AMA, por sus siglas en inglés), la Asociación Dietética Americana (ADA) y la Organización Mundial de la salud (OMS), recomiendan la leche materna como la mejor alimentación para los bebés. Esto es debido a que ayuda a contrarrestar las infecciones, prevenir alergias y a proteger de afecciones crónicas. Por ello, es altamente recomendable darle el pecho a un niño recién nacido.

Además, son muchos los aspectos positivos de la lactancia materna, incluso los afectivos porque puede fortalecer el vínculo madre e hijo. Pero tiene también un punto negativo, y es que no practicarla en una posición lo suficientemente cómoda puede conducir a fuertes dolores de espalda. También de cuello y hombros como consecuencia de las malas posturas adquiridas en el proceso.

Mejores posturas para amamantar

Hay que tener en cuenta, además, que el cuerpo de la mujer ha pasado por importantes cambios físicos al experimentar el embarazo, como por ejemplo el aumento de peso y volumen del abdomen. Estos, entre algunos otros, han producido una sobrecarga en la musculatura.

La presión en la parte baja de la espalda, los hombros y el cuello, así como las molestias en las manos, son consecuencias de esta transición. A esto se le suma el hecho de tener que coger al bebé en brazos, algo que las madres suelen hacer de manera protectora. Como consecuencia, provoca que el cuerpo se incline hacia adelante y se produzca tensión y dolor muscular.

bebé amamantar

Por eso, a la hora de amamantar a tu bebé, debes adoptar una buena postura para que no repercuta en tu salud. Según recomiendan en la Unidad de Neurocirugía dirigida por el doctor Manuel José de la Torre Gutiérrez, Jefe de servicio de Neurocirugía del Complejo Hospitalario Ruber Juan Bravo, «se debe estar bien apoyada con la espalda hacia atrás. La madre puede ubicarse recostada en la cama, en un sillón, sofá o en el lugar que elija, siempre y cuando cuente con un correcto soporte para la columna».

El correcto agarre del bebé al pecho, la succión y la comodidad de la madre son factores primordiales a considerar a la hora de practicar la lactancia materna. Podemos clasificar las posiciones correctas en:

  • Postura biológica: semiacostada o reclinada, con la espalda hacia atrás y con el bebé boca abajo sobre la madre. Su cabeza debe quedar situada entre las mamas, y todo su cuerpo debe estar en contacto.
  • Postura sentada: es la más habitual. Sentada, con la espalda bien apoyada, mejor ligeramente reclinada hacia atrás. De esta forma es más fácil que todo el cuerpo del bebé esté apoyado en el cuerpo de la madre y pueda estar relajado. La cabeza del bebé apoya en el antebrazo y la mano sostiene su espalda, justo entre las escápulas.
  • Posición pelota de fútbol americano: en esta posición, el cuerpo del bebé pasa por debajo de la axila de la madre y sus pies apuntan a la espalda. La mujer sostiene con firmeza la cabeza del niño y la coloca de frente al pecho. Es ideal cuando hay que amamantar a dos bebés al mismo tiempo.
  • Posición de caballito: en este caso, el bebé ha de estar sentado a horcajadas sobre una de las piernas de su madre, de frente al pecho. La mujer debe sostener la cabeza del niño firmemente con una mano y, con la otra, el pecho.
  • Posición estirado en paralelo: la postura de la madre y la posición del bebé son similares. Esta facilita el descanso de ambos, ya que permanecen acostados en la cama, uno frente al otro.

Más consejos para evitar dolores de espalda

Pero no solo debemos cuidar la postura durante el momento de la lactancia materna para evitar molestos dolores de espalda. En general, adoptar ciertas posturas o seguir ciertos hábitos durante la hora del paseo o en casa también serán importantes en nuestro día a día.

dolores de espalda
  • Sentarse en un sillón confortable, con un buen respaldo, y apoyando los pies en un escabel para que las rodillas estén a buena altura.
  • Colocar al bebé de tal manera que su boca quede a la altura del pezón. Esto es esencial para que la madre no se eche hacia adelante, forzando la espalda. Y para conseguir que quede en esta posición, nada mejor que hacer uso de un  cojín, si es de lactancia, será más práctico.
  • Evitar forzar la espalda en todo lo que tenga que ver con el cuidado del bebé: para vestirle y asearle. Por ejemplo, te ayudará usar un mueble cambiador que tenga una altura adecuada para la estatura de la madre.
  • También debes tener en cuenta que complementos usas en el ajetreo diario con nuestro bebe. Comprobar el peso del coche de paseo antes de comprarlo, ya que se pliega y despliega muchas veces, y coger al bebé en brazos siempre pegado al cuerpo o usar un porta-bebés adecuado para ello.
  • Caminar erguida, con los hombros hacia atrás y no hacia adelante.