Un día perfecto en Alcalá de Henares

21
fiestas de Álcala de Henares

Ciudad monumental –la segunda más poblada de la Comunidad de Madrid)-, famosa por su Universidad construida en 1499, cuna del gran Miguel de Cervantes y declarada Ciudad Patrimonio Mundial por la Unesco en 1998. Alcalá de Henares –a 36,5 kilómetros de la capital- goza, además, de ser una de las localidades con mejores zonas de tapeo. En fin, un lugar ideal para pasar un día en familia.

Si os animáis a visitarla este próximo fin de semana, días 1 y 2 de septiembre, todavía podréis disfrutar de su final de sus Fiestas y Ferias. El recinto ferial y el casco antiguo cuentan con infinidad de propuestas para los más pequeños de la casa. Todos los días hay actividades infantiles gratuitas por las mañanas en la Plaza de Palacio: cuentacuentos, títeres, teatro… Y en la Plaza Cervantes, un parque de hinchables y fiesta de espuma a mediodía. Además, el día 2 se celebra el Día del Niño y habrá descuentos en las atracciones del recinto ferial.

Las fiestas finalizan el domingo con un gran desfile de carrozas (a las 21:00), que parte de la Avenida Virgen del Val, y con un castillo de fuegos artificiales (a las 0.00) en la Huerta del Obispo.

Una ciudad con encanto para todoscasa Cervantes Álcala de Henares

Si decidís desplazaros a la histórica ciudad cualquier otro fin de semana las propuestas son muy interesantes. Imprescindible visitar la Casa Natal de Cervantes, cuya entrada es gratuita. Allí, en el número 48 de la Calle Mayor, podréis descubrir cómo se vivía en la época del gran escritor, dramaturgo y soldado (1547-1616). Al salir o antes de entrar es casi obligatorio hacerse una foto en el banco de Don Quijote y Sancho Panza, frente a la casa. El horario de sábados y domingos es de 10:00 a 18:30.

Una cosa que también podéis hacer es la visita teatralizada gratuita que desde el 1 al 29 de septiembre, a las 11.00 y 12.30 horas, recorre todos los sábados sus calles durante una hora con estos dos personajes en la ruta teatralizada ‘En un lugar llamado Alcalá’. Durante el tiempo de esta visita, el museo permanecerá cerrado.

Otro lugar a visitar es el Corral de Comedias, uno de los más antiguos de Europa, y que ha recuperado su programación teatral. Además de las representaciones, en el Corral –en realidad se trata de un teatro-museo- se hacen visitas guiadas. Su estructura se ha reformado a lo largo de los años, pero preservando la arquitectura original. Para reservar hay que ponerse en contacto con Promoción Turística de Alcalá (teléfono: 91 882 13 54). El Corral está en la Plaza de Cervantes, 15.

En 1898 se creó el Parque O’Donnell, un magnífico espacio verde con zona infantil, estanque con patos –por eso es conocido también como Parque de los Pato- y piscina municipal. Es un respiro después de tapear por los templos del picoteo que, a continuación, os recomendamos.

Disfrutar de un buen tapeoÁlcala de Henares

Si de algo presumen también los alcalaínos es de su buena gastronomía y de su especialidad en tapas. Además de todos los locales de la Calle Mayor, os recomendamos otros en los que reconfortar los paladares y estómagos de todas las edades. La taberna El Hidalgo (en la calle Bedel, frente a la Universidad) es toda una institución con decoración cervantina. Y lo mejor, si pides una cerveza, un tinto de verano, vermú de grifo o refrescos para los peques, la tapa es gratis: boquerones, anchoas, buenos embutidos, tortillas… Otro lugar en el que las tapas son gratis (y grandes) es la cervecería Indalo Tapas (calle Libreros, 9). La carta de tapas gratis incluye tostas con gulas, huevos rotos con jamón o hamburguesa con queso. La Taberna de Rusty (calle del Tinte, 1) es un clásico. Además del tapeo, ofrece buena comida en su restaurante. También hay tapas gratis (pinchos morunos, morcilla, croquetas, patatas bravas…) y una amplia carta de picoteo para una comida informal.

Antes de dejar Alcalá, llevaos un dulce recuerdo. Por ejemplo, las almendras garrapiñadas del Convento de las Clarisas (Plaza de San Diego) o las rosquillas y la costrada que podéis comprar en cualquiera de las pastelerías de la Calle Mayor.

B.C.