Divertidos juegos caseros con objetos reciclados

896
juegos caseros divertidos manualidades niños

En estos días de cuarentena, los niños -y nosotros- tenemos muchas horas de ocio. Algunos medios audiovisuales han incrementado los contenidos de ocio y aprendizaje, y eso, al menos, nos cubre una parte de su tiempo. Pero seguramente, es preferible que no abusen de ellos.

Los niños de entre 4 y 12 años, según recomendaciones médicas, deben realizar al menos 60 minutos de actividad física de moderada a vigorosa por día. Si conoces los juegos correctos, quedarte en casa puede ser hasta ‘divertido’. Por ello, os enseñamos unos juegos caseros que conjugan manualidades y diversión en los que todos podéis participar. Y además, enseñarles el valor del reciclaje.

Tiro al vaso

Con una pelota pequeña, unos vasos de plástico y un poco de hilo tendrás suficiente para crear este juego de habilidad.

Pon la caja de cartón en posición horizontal sobre el suelo, y usando el hilo, une los vasos de plástico a la parte superior. Marca una distancia desde donde tirar la pelota, y prueba su puntería. En la foto superior puedes ver como configurarlo.

Os recomendamos que los vasos cuelguen a distintas distancias del borde superior, y que además, les dibujes un valor. De esta forma, la competición será más interesante y ganará el que más puntos obtenga en un número determinado de tiradas.

Juego de mesa laberinto

Para la elaboración de este juego solo necesitáis una caja con tapa, unas canicas, unas tijeras, pistola de silicona -o similar- y lápices de colores. Seguro que será uno de los más jugados por los ‘juniors’, donde la habilidad, unida a la complicidad les hará pasar un buen rato sobre todo si tú también juegas. Por ejemplo, a ver quién llega a la meta en menor tiempo o quién lo logra en un menor número de intentos sin meter la bola en un agujero.

Para jugar, deberás inclinar la caja de un lado a otro para propiciar el movimiento de la bola, y que está vaya avanzando por las diferentes zonas hasta llegar a la meta.

Bolos verticales con vasos de plástico

Hace unos pocos años estuvieron muy de moda entre los chavales los speed stacks, el juego de vasos de plástico que consistía en apilar 9 o 12 tan rápido como fuera posible. Ha llegado la hora de sacarlos del armario. Si no dispones de ellos, te bastará unos simples vasos de los que seguro, tienes para tus salidas de picnic. También necesitarás de una pelota pequeña para jugar, que haga de bola de «bolos». Además de entretenerse en montar la estructura una y otra vez, le podrás poner el reto de competir a toda la familia a ver quien tira más por turnos.

juego con vasos de plástico

Si ves que empieza a aburrirse, rétale a hacer construcciones más altas, y verás que cuando los derribe, su risa sonora más alta.

Un juego casero de matemáticas simples

Este juego casero es muy sencillo y va destinado a los más pequeños de la casa que empiezan a conocer los números. Coge varios sobres, si son de colores mejor, y pintales un número del 0 al 9, bien grande, por la parte del cierre. Coge papelitos o cartulina, de mayor altura que los sobres -como los marcadores de página de los libros-, y numéralos de igual manera. Con un poco de celo, colócalos sobre la pared, en orden aleatorio. El juego consiste en coger una cartulina y meterla en su sobre correspondiente.

Una variante sería con las vocales, o si ya es más mayorcito, con el alfabeto. Pero para no usar muchos sobres, agrupa las consonantes y vocales de cuatro en cuatro, por ejemplo, cómo están las teclas de un teclado de ordenador, y así se irán familiarizando con ellos.

Laberinto de fútbol

divertidos juegos caseros

De todos es conocido su afición a los juegos de pelota, y entre ellos, el fútbol. Pero no nos referimos solo a los chicos, también a las niñas, que cada día destacan más en este deporte.

Con este juego casero, desarrollarán su destreza de ‘ases» del balón. Con cinta adhesiva crea un laberinto con mayor o menor dificultad para ellos y cronometra el tiempo que tardan en realizarlo.

Curso de espionaje en casa

Con una serie de pruebas muy sencillas, podrás crear tu propio curso de ‘peque-espionaje’. Las pruebas pueden ser variadas como esconder algún objeto por la casa, con pistas a lo escape room, escribir mensajes con tinta ‘invisible’ de limón –instrucciones aquí-, etc.

divertidos juegos caseros

Pero todo buen curso de ‘peque-espías’ no está completo sin actividades de habilidades y destreza. Casi seguro que por casa tienes algún ovillo de lana o cuerda – de hilo de bramante- de la que se usa en la cocina para atar algunas recetas de carne. Su construcción es muy simple, une el pasillo de tu casa con el hilo formando una telaraña, sujetándolo a la pared con cinta adhesiva. Para terminar su ‘formación’ deberá sortear esta dificultad sin despegar ningún hilo de la pared.

Esperamos que con estos divertidos juegos caseros os lo paséis bomba. Si conoces alguno divertido, y quieres compartirlo, escríbenos con tu propuesta de juego casero a kids@qhn.es y lo publicaremos.