Dos pequeños y bellísimos pueblos medievales para una escapada familiar

El otoño es perfecto para visitarlos en un fin de semana

1470
dos pueblos medievales

Ninguno de estos dos municipios de origen medieval que os recomendamos visitar durante un fin de semana –el otoño es perfecto para realizar una escapada familiar- alcanza en su censo los 307 habitantes, aunque cualquier verano el número se multiplique –incluso durante estos diferentes días de estío que tocan a su fin-, sobre todo con visitantes de uno o dos días. Son dos bellísimos ejemplos de belleza arquitectónica y natural, que, a pesar de estar poco habitados, cuentan con excelentes servicios de gastronomía y turismo rural. Además, hay algo en común; son pueblos relacionados, de una bella manera, con el agua.

Orbaneja del Castillo (Burgos), el pueblo de la gran cascada

En la Comunidad de Castilla y León, en el Valle de Sedano y en la provincia de Burgos, nos encontramos con esta preciosa localidad declarada Conjunto Histórico Artístico. Lo que hoy podemos ver en este pequeño municipio –con solo 53 habitantes censados– es un placer para la vista que se originó en la Edad Media y que, muchos años después, ocuparon los mozárabes. Sus huellas históricas son, por tanto, de gran belleza.

Se encuentra en el Cañón del río Ebro, sobre el que la gran cascada de aguas clarísimas, que brotan de la cercana Cueva del Agua, vierte en abanico un gran chorro, que divide al pueblo en dos. La cascada, de unos 25 metros de altura y con gran desnivel, es el gran atractivo de Orbaneja, pero no el único. La Guía Repsol lo premió como Mejor Rincón de Castilla y León y cuenta con muchos más galardones debido a su riqueza paisajística, arquitectónica y de flora y fauna.

La Cueva del Agua y un paisaje de ensueño

cueva del agua escapada familiar

Una escalera os llevará desde el final de la cascada al casco antiguo, en la parte más alta del municipio. Sus calles, empedradas, con casas de piedra y balconadas, os conducirán a la Plaza Mayor, en la que encontraréis la zona de restauración para hacer una paradita para tomar algo. Muy cerca está su reconocida Cueva del Agua. Si la visitáis el sonido ya os transportará a otro mundo. Hay visitas guiadas que se reservan en la Oficina de Turismo de Sedano. Consultad en los teléfonos: 947 15 01 03 y 947 15 03 11. Actualmente, como es lógico, hay que seguir las nuevas reglas y respetar las medidas que impone el momento. A la salida de la cueva, desde improvisados miradores, tendréis vistas impresionantes del paisaje kárstico; rocas con formas casi mágicas que ha esculpido la fuerza del agua.

Orbaneja del Castillo –reconocida como villa por los Reyes Católicos- tiene más encantos que ofrecer en vuestra escapada familiar, como las Eras, un conjunto de chozas que se utilizaban como graneros y que servían de refugio a labradores cuando las lluvias azotaban el lugar. Desde el municipio parten diferentes rutas de senderismo. La villa está a menos de una hora de la capital burgalesa, a menos de dos horas de Bilbao y a unas tres horas de Madrid.

Alquézar (Huesca) y su Ruta de las Pasarelas

pueblos medievales

Su belleza de origen medieval le valió el título de uno de los pueblos más bonitos de España. Está ubicado en la comarca de Somontano de Barbastro. Fue fortaleza árabe, con una muralla que fue creciendo con los años, porque, además de resultar defensiva ante los ataques e invasiones, les protegía de las tormentas, a las que los habitantes tenían gran terror. A sus pies está el río Vero y es otro de los pueblos muy relacionados con el agua. Sus calles empedradas cuentan con canalillos para que conducir el agua de los grandes chaparrones de hace siglos. Por el mismo motivo, las casas se construían muy pegadas y para cruzar a las de enfrente, sin pisar el suelo, se construyeron pasadizos volante o puentes. Su censo cuenta con solo 303 vecinos; su belleza, con muchos puntos.

Una de las propuestas de esta escapada familiar es subir a la Colegiata por su escalinata en zig-zag. También tenéis que visitar su Plaza Mayor y el conocido como Pasador de Casa Lailla, tan pulido que muchos niños durante generaciones lo utilizaron como tobogán. Del pueblo, tan bien reconocido como cuna del barranquismo en España (sus predecesores fueron los belgas y los franceses en los años 80 del pasado siglo), parten varias rutas de senderismo.

Pero, sin duda, recorrido obligado es su Ruta de las Pasarelas, puentes suspendidos sobre un cañón con vistas a auténticas estampas sobre las claras aguas del río. Para recorrer las Pasarelas, hay que informarse sobre las nuevas normas en el teléfono: 974 56 49 39 o a través del correo electrónico info@pasarelasdealquezar.com. Las visitas, reabiertas desde el pasado agosto, cuentan con todas las medidas de seguridad y el aforo se ha reducido. Las entradas se adquieren previamente online. El recorrido total es de unas dos horas. Alquézar cuenta con hotel y varias propuestas de casas rurales cercanas.