El Gobierno ‘castiga’ a los niños madrileños sin piscina

1612
piscina de verano niños

Hace unas semanas nos criticaron en las redes por un artículo en el que explicábamos la dificultad que habría para abrir las piscinas comunitarias según decía la orden publicada en el BOE el 16 de mayo pasado en su Capítulo X sobre el uso de piscinas y playas durante la desescalada.

En la mencionada información se detallaban las medidas que se impondrían en las Comunidades que pasasen a la Fase 2, entre las que destacaban: aforo máximo del 30%, separación de 2 metros entre usuarios, entrada mediante cita previa, es decir estableciendo turnos, desinfección tres veces al día, etc. Se nos achacó que estas normas eran exclusivamente para las piscinas públicas y que no se referían a las comunitarias, que todo era producto de una ‘campaña’ del Consejo General de Colegios de Administradores de Fincas (CGCAF), que eran parte interesada.

Pues, si bien la mencionada asociación realizó declaraciones a este respecto, también lo es que solicitó por carta al ministro de Sanidad que les aclarase su postura respecto a las medidas a adoptar con las piscinas comunitarias. Y este ya les ha contestado diciendo que se regirán por la misma orden SND/414/2020 publicada el 16 de mayo en el BOE para las piscinas públicas. Vamos, lo que decíamos desde Qué Hacer con los Niños.

Medidas casi imposible de cumplir

En Madrid existen en torno a 12.000 piscinas de comunidades de propietarios y urbanizaciones y la mayoría de éstas no disponen de ningún sistema de control del aforo. No hay personal responsable a cargo de la instalación que pueda controlar o limitar el acceso de los propietarios y, en los casos que disponen de socorrista, (obligatorio para las urbanizaciones de más de 30 viviendas) su competencia se limita al control del vaso de la piscina.

Pero claro, además está el problema de obtener cita previa para organizar los turnos. Para esto es necesario una persona y, al menos, un teléfono. Pero esto no solucionaría el problema, ya que se generarían enormes problemas vecinales por la asignación de los turnos.

Drama para los niños (y los padres) este verano

Está claro que va a ser un problema este verano. No se sabe todavía que va a pasar con los campamentos, las guarderías y los coles cerrados, las piscinas públicas a un tercio del aforo, las comunitarias cerradas en su mayoría, los parques de ocio muy limitados … ¿Qué se va a poder hacer con los niños este verano?

En el caso de Madrid hablamos de varios centenares de miles de personas que no podrán acudir con los peques a su piscina comunitaria y muy difícilmente a una pública en las que habrá largas colas de espera.

Como ejemplo tenemos una carta del administrador de una urbanización de la Comunidad de Madrid donde esclarece que los gastos extra para seguir la nueva normativa serán de casi 3.000 euros más por mes, y que teniendo en cuenta el número de vecinos y el espacio de la piscina, cada familia podrá contar con 45 minutos de piscina a la semana. En fin, como si nada.

Al menos los residentes en la costa –también con limitaciones, la verdad- siempre tienen la opción de irse a la playa o a algún lugar costero donde les de la brisa marina. Pero las familias que viven en el interior y no tienen el privilegio de tener una piscina privada individual ¿qué hacen? Recordemos que también está prohibido bañarse en los pantanos de la Comunidad de Madrid y que no son pocos los días en los que se alcanzan los 40 º de temperatura.

El Gobierno se preocupa más de las discotecas

Es curioso que en estos momentos el Gobierno esté más preocupado en regular el acceso a las discotecas en la Fase 3, que en dejar claro que va a pasar con el uso de las piscinas.
En mi opinión ha quedado demostrado que las familias se están comportando de una forma ejemplar en las salidas con los niños. Mucho mejor que los adultos que se manifiestan por lo que pasa en otros países o los jóvenes que se lanzan a la locura del botellón.

La mayoría de los padres son, y están siendo, extremadamente cuidadosos y responsables. Entiendo que si alguien (o sus hijos) sobrepasase las normas de distanciamiento social estipuladas en una piscina, sería advertido por sus vecinos. Seamos serios, nadie quiere enfermar a su familia.

Desde Que Hacer con los Niños incidimos varias semanas en la necesidad de permitir las salidas controladas de los niños con los padres. Se hizo, y la gente se portó bien y de forma obediente, y no significó que aumentase el número de contagios, todo lo contrario. Ahora debería tomarse una decisión lógica, sensata y de acuerdo a lo que digan verdaderos expertos. No hablo de Fernando Simón, claro, que le parecía bien que su hijo fuese a la manifestación del 8M. Hablo de lo que recomienden prestigiosos epidemiólogos, que no pongan al mismo nivel las medidas de seguridad de un recinto cerrado como una discoteca a la que se va a interaccionar de noche (a veces ligar), en las que se bebe y se consumen otras cosas y donde las hormonas flotan excitadas por el aire; con las de una piscina familiar donde el cloro y el calor achicharrante del verano dejarán pocas probabilidades de que la Covid-19 sobreviva.

En fin, lo único que me consuela es que como este Gobierno toma medidas tan precipitadas y se equivoca tanto, lo mismo recapacita como con el paseo de los niños y rectifica de sus errores.

Y si no… «ajo, agua y resina», pensarán.