El lío de las cenas de Navidad de este año

133
cena familiar Navidad en casa

Aunque nos encanta a los españoles la cena familiar de Nochebuena y la comida de Navidad, lo cierto es que, valga el topicazo, suele haber problemillas y riñas casi todos los años. «Bueno -dirán los más optimistas- siempre ocurre algo, pero al menos no suele llegar la sangre al río».

Fuera de bromas, independientemente de lo que pase en cada casa, sí que es verdad que la mayoría de las familias españolas le echamos empeño, ilusión y… mucho dinero. Pocos olvidan de poner exquisitas viandas en la mesa –a pesar de los prohibitivos precios que alcanzan en estas fechas- y en pocos hogares, por humildes que sean, falta el marisco, la merluza, el cordero, el solomillo… Aunque este año, la verdad, no sé lo que va a pasar. Entre ERES, ERTES que no se pagan, autónomos arruinados, pagas mínimas vitales que no se tramitan, a algunos se les pueden atragantar las navidades y no precisamente por lo que cenen.

Diez comensales contando los niños

Pero el debate se encontraba en el número de comensales que podrían asistir, hasta que hora, si se podría viajar a casa de la familia, cuantos hogares de convivientes… Está claro que en España estas fechas son muy especiales y me temo que ningún político quiere agraviar a la ciudadanía imponiendo restricciones a los ciudadanos. ¿Pensando en los votos? Seguro que sí.

El primero de todos el Gobierno central, que primero anunció por medio de su presidente Sánchez que «según la ciencia solo podrán juntarse 6 comensales» y que a los pocos días se rectifica a sí mismo (y a la ciencia) aumentado la cifra a las 10 personas para esta tradicional cena familiar. Eso sí, a diferencia de países como Alemania, el que mejor ha lidiado con la pandemia de los grandes del mundo occidental, los niños cuentan en este tope de comensales. Y eso a pesar de que los últimos estudios han demostrado que los niños menores de 10 años tienen 8 veces menos poder de contagiar que los adultos.

Esta decisión, que ha sido aprobada casi por unanimidad por el Consejo Interterritorial de Salud de las Comunidades Autónomas, exceptuando por el voto negativo de Madrid y la abstención de Cataluña, será de obligado cumplimiento igual que otras que a continuación exponemos.

También es curioso que la Comunidad de Madrid sea la única que haya votado en contra, y eso que ha quedado demostrado que las medidas que ha impulsado Ayuso, siempre contra corriente del Gobierno español, han sido hasta la fecha las más exitosas de las emprendidas en España.

Cierre de desplazamientos desde el 23 de diciembre al 6 de enero

pandemia restricciones movilidad

Pero hay más líos. Se prohibirán los desplazamientos entre el 23 de diciembre y el 6 de enero, salvo que se vaya a visitar a familiares y ‘allegados’ en estos días. El toque de queda se alargará en Nochebuena y Nochevieja hasta la 1:30 de la madrugada. De todas formas, el Ministerio deja margen a las comunidades autónomas para que apliquen esta medida y la modifiquen en función de la evolución de la pandemia en sus correspondientes territorios.

Esto ya es de traca. Si se puede visitar a ‘allegados’, es poco menos que decir que tenemos vía libre para desplazarnos a la comunidad que nos apetezca. Porque, no nos engañemos, que policía o guardia civil es capaz de discernir quien es o no allegado. El truco va ser muy fácil, me voy a un hotel o apartamento, y digo que voy a ver a unos amigos muy queridos. Lo dicho, imposible de demostrar que no es cierto.

Hay más medidas, pero en realidad son recomendaciones. Es decir… como si nada.

Eventos de masas

El Ministerio pone limitaciones a la celebración de eventos multitudinarios, y propone como guía el documento de ‘Recomendaciones para eventos y actividades multitudinarias en el contexto de nueva normalidad por Covid-19 en España’. La intención es que los actos, en la medida de lo posible, se celebren de forma virtual, o de manera estática, como sería el caso de las cabalgatas.

Residencias de mayores

Se recomienda que los usuarios de estos centros limiten al máximo sus salidas y, si lo hacen, sea en grupos de convivencia estable o familiar. Además, se plantea la realización de una prueba de diagnóstico cuando regresen a las residencias.

Estudiantes

Los estudiantes deben extremar al máximo las medidas. Se propone que limiten sus interacciones los diez días previos al desplazamiento. Cuando estén en sus domicilios de destino, deberán igualmente preservar al máximo las precauciones. También se aconseja que interactúen en lugares al aire libre, en vez de en interiores.

Celebraciones religiosas

Se seguirán las normas de aforo contempladas en cada una de las regiones. También se indica que, en la medida de lo posible, se ofrezcan por vía telemática o por televisión. Además, Sanidad indica que la celebración de eventos religiosos, tales como la misa del gallo tendrá las mismas restricciones de toque de queda que el resto de actividades.

Lo dicho. Navidades raras, muy raras. Eso sí, tendremos el consuelo de que este año no habrá que soportar durante la cena familiar los consejos del cuñado para hacer las gambas perfectas.