Inglés en verano, la mejor forma de empezar el curso bien

54
estudiar inglés en verano

¿Pueden mejorar o mantener durante el verano su nivel de inglés?

Hay opciones para todas las edades, gustos y presupuestos; cada una con sus pros y sus contras. La época del verano es para que los más pequeños se diviertan mientras disfrutan de su tiempo libre, sin deberes y sin actividades extraescolares. Sin embargo, es también una etapa perfecta para reforzar lo aprendido durante todo el curso. Por ello, es fundamental que los alumnos sigan en contacto con lo que han ido adquiriendo.

En el caso del refuerzo de idiomas, hay muchas alternativas para que los niños no se aburran y no sientan que están sentándose a memorizar una serie de reglas gramaticales o vocabulario. A continuación detallo las tres más comunes: cursos en el extranjero, intensivos, por su cuenta o campamentos de verano.

Estudiar inglés en el extranjero.irlanda aprender ingles en verano

Es una opción estupenda para quienes pueden permitírsela ya que además de aprender, aprovechan su estancia para conocer un país de habla inglesa mientras ponen en práctica sus conocimientos del idioma. Los cursos cortos en el extranjero son muy divertidos para los jóvenes y pueden convertirse en una gran oportunidad para conocer a otros estudiantes de todo el mundo, mientras gozan de su independencia al estar lejos de casa.

Sin embargo, estos cursos no suelen ser baratos: hay que pagar por las clases, las actividades, el alojamiento, los vuelos y, además, añadir el dinero de bolsillo. Otra pega es que, al estar dirigidos a estudiantes extranjeros, con frecuencia los adolescentes españoles acaban haciendo grandes amigos de Madrid, Andalucía, Barcelona o Galicia… que es fantástico para su vida social, pero quizá no tanto para sacar el máximo partido de su inglés.

Cursos intensivos de inglés

Para algunos adolescentes, la idea de hacer un curso con clases diarias en inglés durante todo un mes puede no corresponderse con la imagen de un verano ideal; ¡vaya, seguro que lo detestan! Pero lo cierto es que estos programas proporcionan a los alumnos una valiosa oportunidad para centrarse realmente en su inglés. Según mi experiencia, cuando los estudiantes están todos los días en contacto con el idioma ganan muchísima confianza.

Con el método 121Conversation de aprendizaje con tutores online, es mucho más fácil que vuestro hijo aprenda en el horario que os resulte mas conveniente y, por supuesto, sin renunciar a salir de vacaciones. Además, seguro que les parecerá más divertido hablar desde su ordenador con un profesor nativo que tener que soportar tediosas clases en un aula.

Es obvio que con una exposición diaria al inglés mejorarán rápidamente su pronunciación. Porque al final, hablar inglés con propiedad es el resultado de practicar, practicar y seguir practicando. Tanto en los intensivos de verano, como mediante profesores online, tendrán tiempo de sobra para hacerlo. Tampoco hace falta que sea todo el mes, una quincena puede ser muy provechosa.

Estudiar por su cuenta

Para quienes prefieren disfrutar del sol español y no marcharse tan lejos de casa, o no les apetece estar metidos en un aula en julio, una buena alternativa es estudiar por su cuenta. Los jóvenes pueden aprovechar una pequeña parte de su enorme tiempo libre para repasar el vocabulario que han ido aprendiendo a lo largo del curso o terminar actividades del libro que hayan quedado sin hacer. Hay recursos por internet que les ayudarán mucho en este aspecto.estudiar en verano

Pueden empezar con LearnEnglishTeens  o LearnEnglishKids que ofrece muchísimas actividades, desde las más formales, como prácticas de exámenes, hasta otras más lúdicas, como blogs y vídeos. También hay muchos juegos. Los chicos pueden estudiar a su ritmo y repasar aquello que necesiten más. La mayoría de estos recursos son gratuitos y pueden utilizarse en casa (¡y hasta en la piscina!). Los alumnos pueden consolidar lo que han aprendido a lo largo del año de un modo más relajado. El problema es que hace falta tener mucha disciplina o alguien que esté encima de ellos.

Otra opción es la lectura graduada. Leer un libro en inglés adaptado a su nivel. Hay todo tipo de historias y seguro que encuentras alguna que le guste. También puedes buscarles cómics con historias de superhéroes para los más jóvenes. Estas lecturas pueden resultar una manera muy divertida y sencilla para aumentar y mejorar el vocabulario; el objetivo final no es entender palabra por palabra, si no el contexto en el que se encuentran. Por eso, los niveles básicos cuentan con imágenes que sitúan al lector en el contexto de la historia, mientras que los niveles avanzados son libros más extensos con un vocabulario más culto y complicado. Muchos libros cuentan con grabaciones de audio que permiten corregir la pronunciación.

En casa podemos programarles un conjunto de actividades como ver televisión, leer libros o cantar canciones, eso sí, siempre en inglés. Y esto es un recurso muy eficaz para el aprendizaje de una lengua extranjera.

Campamentos de verano en España

Si queréis que vuestro hijo estudie y experimente lo que es pasar una temporada fuera de casa, pero sin tener que mandarlo muy lejos, podéis optar por un campamento en España. Los campamentos de verano suelen ser muy divertidos, y además permiten a los chicos probar actividades nuevas, desarrollar habilidades y conocer a nuevos amigos. Dependiendo de cómo estén estructurados, pueden incluir bastantes horas de clase, lo que significa que su nivel debería mejorar significativamente.

Existen muchos campamentos de verano para niños con inmersión en inglés. En estos campamentos de verano los niños disfrutarán de actividades lúdicas y deportivas.

Para terminar, decidáis lo que decidáis para el verano, con tantas opciones no hay excusa para dejar que el inglés de vuestro hijo se oxide. Tomad nota de estos consejos y veréis cómo vuestros hijos seguirán aprendiendo inglés sin renunciar a la diversión.

 

Vivian Martin-Fisher

English Teacher 121 Conversation