La alimentación de los niños bajo el confinamiento

259
La alimentación de los niños

En el escenario actual donde los niños no pueden salir apenas de casa, solo ante una circunstancia especial, es necesario comprender la necesidad de seguir una alimentación adecuada y planificar la cesta de la compra de forma que cubra el mayor número de días posible. Además, no hay que dejar de lado la importancia de ofrecer a los más pequeños lo mejor para su desarrollo. 

Por ello, pasar más tiempo en casa puede ser una buena excusa para aumentar el consumo de comidas saludables. Como sabéis, en esta dieta deben estar todos los nutrientes esenciales: carne, pescado, huevos, arroz, pasta, patata, lácteos, verdura, hortalizas, fruta, legumbres, pan, cereales, etc. Se deben potenciar, además, los alimentos naturales, de temporada y ricos en fibra.

Por ello vamos a daros unas pautas en el campo de la alimentación, que además de resultarles divertida, les aporte una dieta con la que cubran sus necesidades alimentarias y de crecimiento.

La rutina de comidas y los habitos saludables

Más que nunca, en estas circunstancias de cuarentena es importante crear un horario de comidas constante para los niños desde el desayuno hasta la cena. Todas las comidas son importantes en la alimentación de los niños. Hay evitar saltarse el desayuno, aunque se levanten más tarde estos días, o la merienda. Un desayuno saludable proporciona a los niños los nutrientes esenciales que necesitan para comenzar su día.

Como padres, es importante involucrarlos en esta rutina, además de en la preparación de las comidas. Aprovechemos este tiempo extra para enseñarles hábitos saludables.

Antes de que esto pasase, las prisas del día a día dejaban poco tiempo para que padres e hijos disfrutasen juntos en la mesa, en muchos casos tan solo los fines de semana. Los horarios más relajados que impone la cuarentena son una oportunidad para charlar en la mesa. Compartir comidas también tiende a promover hábitos en la alimentación de los niños más saludables y a hacer que todos los miembros de la familia interactúen.

Actividades entorno a su comida

picnic bajo techo para la cena

Posiblemente una forma divertida de inculcarles estos hábitos saludables es permitiendoles que os ayuden en los quehaceres alimenticios diarios, al menos alguna vez por semana, y de esta forma puedan aprender más fácilmente la importancia de una dieta equilibrada.

Cocinar galletas y bizcochos 

Las recetas de galletas permiten grandes dosis de creatividad. Se pueden elegir la forma de la galleta, los ingredientes y su decoración. Aquí tenéis una receta de galletas muy sencilla en la que ellos podrán participar en su elaboración.

Un picnic bajo techo

Una simple merienda a base de sándwiches y frutas en un mantel, permiten un picnic ‘bajo techo’. Pero no todos los días van a ser sándwiches, os dejamos dos recetas, una de ellas muy golosa, en las que además deberán participar en su preparación: Ricas y sabrosas meriendas para los niños.

Preparar postres y recetas más elaboradas

Cocinar postres es una experiencia que estimula los sentidos y además ayuda a incorporar en la dieta de los niños gran cantidad de frutas y vegetales. Se pueden preparar postres y tartas de zanahoria, remolacha, limón, naranja, manzana, pera. O quizás optar por tartaletas saladas de champiñones, calabacín, cebolla o salmón. En todo caso, se trata de recetas relativamente complejas paso a paso que también contribuyen a desarrollar en los niños habilidades como la atención y la concentración.

Existen muchas recetas, que por su aspecto, pueden ser atractivas para ellos a la hora de consumir un determinado alimento al que de siempre han sido reacios. Es típico de los niños su respuesta contundente de «eso no me gusta», sin haberlo probado ni tan siquiera. Por ello, muchas veces nos vemos en la necesidad de engañarles inocentemente para que al menos lo prueben. Recuerdo mi hijo pequeño que solo comía pollo y nada de pescado. La solución, aunque parezca tonta, fue decirle que el pez emperador era ‘pollo de mar’ y, por su aspecto similar un filete de pollo a la plancha, nunca lo discutió. Si les pasa, en este enlace podéis ver recetas sugerentes que os ayudarán: ChiquiMenús divertidos que les gustarán.

Consumo de más alimentos con vitamina C

La vitamina C es esencial sobre todo en niños ya que es trascendental para el sistema inmunológico y como antioxidante. Asimismo, contribuye en la absorción de hierro, un componente vital de la sangre, en el organismo. Dentro de nuestra lista de la compra no deben faltar aquellos alimentos que aportan vitamina C. Frutas como naranjas, pomelos, mandarinas, fresas, por ejemplo. También las verduras como las espinacas o el brócoli pueden formar parte de las comidas y meriendas. Todos ellos son una potente fuente de esta vitamina C, capaz de estimular el sistema inmunológico de toda la familia. Implicarles en su preparación favorece su educación nutricional.