La Ciudad del Fútbol sirve para todo menos para el fútbol infantil

172
fútbol base Las Rozas

Desde el miércoles 18 de noviembre hasta el domingo 22, la esplendorosa Ciudad del Fútbol de Las Rozas, sede de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), acoge la fase final del World Padel Tour en su pabellón cubierto, situado junto a los campos de fútbol del complejo futbolístico.

El hecho en sí, parece que supone una gran noticia para el deporte español y especialmente para el desarrollo del incipiente deporte de pádel en España, cosa que no dudo, pero nadie nos ha explicado las consecuencias que la celebración de este evento conlleva.

Los equipos de fútbol base no han podido iniciar la Liga

En concreto me refiero a la expulsión de la Ciudad del Fútbol de todos los equipos de niños y niñas que llevan años practicando su deporte favorito en la escuela de la RFEF. El pasado sábado se iniciaron las ligas de fútbol de la Federación de Fútbol de Madrid y ninguno de los equipos de la escuela pudo iniciar la competición dado que no tenían campo para celebrar sus partidos.

En realidad no han tenido campo ni siquiera para iniciar los entrenamientos como consecuencia del veto impuesto por Rubiales y su entorno. Desconociendo los términos del convenio suscrito entre el ayuntamiento de Las Rozas y la RFEF, lo que me queda bastante claro es que, conociendo la voracidad económica de Rubiales, la cesión de las instalaciones de la Ciudad del Fútbol para la celebración del evento de pádel no es gratuita (sí así fuera, no tengo problema alguno en retractarme). La impresión que nos queda es que Rubiales ha vendido a todos los niños y niñas de su escuela de fútbol por un plato de lentejas.

Todo por la pasta y nada para el fútbol infantil español

La escuela de fútbol RFEF de Las Rozas convertida en sala de pádel.
La escuela de fútbol de Las Rozas convertida en sala de torneo de pádel.

Como ya he comentado en alguna ocasión, por redes sociales circula el rumor de que el verdadero objetivo de Rubiales es echar a todos los niños españoles de la escuela de la RFEF para convertirla en un centro de tecnificación orientado a niños procedentes de China y países árabes. Si así fuera, indudablemente el proyecto reportaría pingües beneficios, aunque todavía no sabemos para quién. Igualmente resulta indudable que los grandes perjudicados son los niños (especialmente del municipio de Las Rozas) que actualmente utilizan unas instalaciones que se han quedado desiertas por el momento. En fin, esto no deja de ser un rumor que próximamente podremos comprobar si se confirma.

Lo que no es rumor es el acuerdo alcanzado por Rubiales con China para la construcción de una réplica de la Ciudad del Fútbol en Pekín, que será explotada por la RFEF, además de otras cuatro sedes satélites en distintas ciudades chinas. El acuerdo tiene muchas similitudes con otro firmado en 2011 para desarrollar un megaproyecto urbanístico de 50.000 viviendas exclusivas en cuatro ciudades chinas, denominado Europe Royal, promovido por la empresa española Dataga. En el mismo se incluía la construcción del mayor centro de alto rendimiento del mundo, que sería gestionado por la RFEF, y la Real Escuela Española de la Fútbol de la RFEF.

La cuestión es que desde 2011 no hemos vuelto a saber nada ni del mencionado proyecto ni de la «oscura» empresa Dataga, que parece ser un auténtico “fantasma” en el panorama empresarial de nuestro país. El nexo de conexión que queda es José Miguel Monje, hombre de plena confianza de Rubiales, que participó activamente en la reciente campaña electoral a la presidencia de la RFEF y quien puso en duda públicamente la capacidad de Iker Casillas como gestor cuando anunció su candidatura a la presidencia. El señor Monje fue quien firmó los acuerdos para la participación de la RFEF en el proyecto “fantasma” promovido por Dataga.

Es indudable que el reciente acuerdo alcanzado con China abrirá puertas a España en el incipiente mercado asiático del fútbol pero surgen algunas dudas, que no estaría mal responder, tales como ¿Los beneficios que se obtengan van a revertir de alguna manera sobre el fútbol base español? ¿O se van a dedicar al enriquecimiento personal de los intervinientes? ¿Qué relación hay entre el proyecto de China y el cierre de la escuela de la Ciudad del Fútbol de Las Rozas? ¿Es cierto que se prevé traer futbolistas chinos para formarlos en la Ciudad del Fútbol a precios prohibitivos para los nacionales?

Siempre he pensado que la misión principal de una federación nacional es potenciar el desarrollo del propio deporte en su país. Sin embargo, parece que la RFEF antepone el desarrollo fútbol extranjero e incluso de otros deportes (como el pádel, por ejemplo) frente a los niños y niñas futbolistas propios. En fin, todo sea por la pasta.