La importancia de la práctica deportiva veraniega en los niños

73
beneficios salud niños deporte verano

Según el informe que publicó la Organización Mundial de la Salud (OMS) en 2016, en España tan sólo el 30% de los niños y el 12% de las niñas menores de 10 años realiza un mínimo de 60 minutos diarios de actividad física global (incluyendo desplazamientos, juegos, recreos, prácticas deportivas, etc.) Aunque en las franjas de edad inmediatamente superiores los porcentajes se incrementan (hasta el 50% de los chicos y un pírrico 14% de las chicas entre 13 y 17 años), los datos sobre la actividad física que realizan los niños y adolescentes españoles resultan verdaderamente alarmantes.

Estoy seguro de que a estas alturas todos somos conscientes de la tremenda importancia que tiene la práctica regular de ejercicio o de actividades deportivas, especialmente en niños y adolescentes, para salvaguardar la salud y garantizar un correcto desarrollo de nuestros jóvenes. Pero de lo que no estoy tan seguro es de que nos tomemos en serio el fomentar, facilitar y poner todos los medios posibles para asegurarnos de que nuestros hijos practiquen un mínimo de ejercicio físico diario.

Durante el curso escolar, solemos delegar la práctica de ejercicio y deporte en los centros escolares y en determinadas actividades extraescolares (generalmente insuficientes como muestra el informe de la OMS) pero ahora que finaliza el curso y se terminan todas estas actividades la pregunta que toca hacerse es ¿Qué ejercicio físico van a realizar nuestros hijos durante las vacaciones de verano?

Los beneficios en su salud al practicar deportes

Si nosotros, como padres, no ponemos un especial énfasis en inducirles a que practiquen ejercicio físico durante la época estival, nuestros hijos tenderán al sedentarismo al que les inducen multitud de tentaciones como son los ordenadores, videoconsolas, teléfonos móviles, televisión, etc. Si a todas estas tentaciones le añadimos el tremendo calor que nos azota durante el verano, el cocktail que se genera resulta tremendamente perjudicial para la voluntad de practicar ningún tipo de ejercicio. Con suerte, podremos esperar que hagan algo de ejercicio jugando cuando estén en la piscina o en la playa, pero ya ni siquiera debemos confiar demasiado en ello ya que cada vez es más habitual ver a nuestros niños y jóvenes enganchados a sus móviles en estos recintos.

actividad o prácticas deportivas

Una solución que solemos buscar es inscribir a los niños en algún campamento donde con toda seguridad van a practicar un montón de ejercicio (los hay muchos y muy variados). Hacerlo resultará tremendamente beneficioso para ellos, pero hay que tener en cuenta que se trata de una solución temporal. Los campamentos, por lo general, tienen una duración limitada de una o dos semanas, mientras que las vacaciones de verano se alargan hasta los tres meses, así que todavía nos queda un mínimo de dos meses y medio que debemos afrontar.

El mismo informe de la OMS, analiza cómo influye el entorno familiar sobre la práctica de ejercicio o deporte de los niños y adolescentes y los datos son esclarecedores ya que muestran que, de los niños y niñas de 8 y 9 años que son activos físicamente, el 80% tienen un familiar cercano activo. Entre los adolescentes, este porcentaje se sitúa en el 40%. Conclusión, si nosotros somos activos, fomentaremos positivamente que ellos también lo sean.

Por lo tanto, no nos relajemos en este sentido, también nuestra salud nos lo agradecerá. No se trata de pegarse ahora unas tremendas palizas para que los niños hagan deporte. Podemos participar con ellos en multitud de juegos en la playa o en la piscina, como pueden ser los pequeños partidillos de fútbol, vóley playa o baloncesto familiares, por ejemplo; practicar cualquiera de los deportes acuáticos más extendidos como el surf y diferentes derivados, el buceo o las canoas; u otras actividades como el senderismo, las bicicletas de montaña, los caballos… Para realizar cualquiera de estas prácticas es imprescindible una buena elección del horario apropiado, que por general será a primeras horas de la mañana o al atardecer, cuando hace menos calor en verano.

Todavía recuerdo con cierta nostalgia un profesor de lengua que tenía cuando era adolescente y nos insistía constantemente “Lean, por favor lean. Lean todo lo que puedan, aunque sea lean comics, tebeos, revistas o lo que puedan, pero no dejen de leer nunca”. Pues en este caso yo lo aplicaría de la misma forma a la práctica deportiva “Hagan ejercicio con sus hijos, por favor, no desaprovechen ninguna oportunidad, por pequeña que sea, para practicar deporte con ellos. Jueguen con ellos a lo que sea, caminen, corran, salten, jueguen, pero no dejen de hacer ejercicio con ellos nunca.”