Las nuevas familias crecen: aumentan las monoparentales

33

Más de un 10% de los hogares españoles están habitados por familias monoparentales, las formadas por un adulto –padre o madre- y uno o más hijos y que dependen económicamente de un solo progenitor. En total, nos referimos a 1.878.500 hogares, según una Encuesta de Fundación Adecco realizada este año, que también ha arrojado el dato del aumento de un 2% de este tipo de familia.

Somos muy conscientes del crecimiento de las familias monoparentales, ya que muchos de nuestros lectores y lectoras nos lo comunican al pedirnos consejo sobre qué hacer con los niños, con sus hijos, durante los fines de semana. También nos trasladan lo difícil que es, a veces, que se tengan que hacer cargo de todo, siendo los únicos responsables económicamente -por diferentes motivos- de los niños. El estudio de Adecco nos transmite cómo es esta estructura familiar. Os dejamos algunos de los datos que aporta.

El 82% de estos hogares los ‘dirige’ mamá

familias monoparentales según mujeres encuestadas

Las parejas con hijos que conviven en el mismo hogar siguen a la cabeza en los resultados del estudio de Adecco; son un 34%. En segundo lugar (25%) están los hogares unipersonales, y a estos les siguen los hogares de las familias monoparentales (los dos últimos van en aumento cada año). La gran mayoría de este último tipo de familia –bien sea por decisión voluntaria, por circunstancias no deseadas o por otro tipo de motivos, como es el caso de separaciones o divorcios- está encabezado por mujeres: 1.538.200 frente a los 340.100 hombres que se ocupan íntegramente de hogares en los conviven solos con sus hijos.

Divorciadas y solteras a la cabeza de estas familias

calidad de vida y las relaciones familiares: qué hacer con los niños

Durante el primer trimestre de este año, y según datos del Consejo General del Poder Judicial, el número de demandas de disoluciones matrimoniales, separaciones y divorcios se incrementó un 1,2% con respecto al primer trimestre de 2018. Según la misma fuente, la custodia de los hijos menores se otorgó a las madres (61,6%) –aunque el porcentaje de estos casos bajó  con respecto al año anterior-; el 4,2% de los padres la obtuvo, y en el 33,8% fue compartida.

La custodia mayoritaria de las mujeres divorciadas es, posiblemente, uno de los motivos de peso para que sean las madres, por delante de los padres, las que están al frente de los hogares monoparentales. Pero, por otro lado, el perfil de estas mujeres encargadas de hogares con responsabilidades no compartidas es –curiosamente-, el de solteras (41,5%) en un rango de edad que va mayoritariamente de los 41 a los 50 años (37%) y que tienen un solo hijo (55,26%).

Una apuesta por la conciliación…

De los datos del estudio de la Fundación Adecco se desprende que no solo por ser mayoritariamente el primer sustento del hogar sino por la dificultad de conciliar vida familiar y laboral y encontrarse en mayor riesgo de exclusión, hay que diferenciar a la mujeres que están a la cabeza de las familias monoparentales y hablar de monomarentales.

Según Isabel Pérez, consultora en Fundación Adecco, estas madres “suelen acceder a empleos de baja cualificación y jornada parcial pues priorizan la flexibilidad y el horario antes que las funciones a desempeñar; empleos que tienen los salarios muy bajos y que en muchas ocasiones les obligan, por necesidad, a combinarlos con segundos empleos, ya sea en empresa ordinaria o en la economía sumergida ”.

El 36,9% de las mujeres encuestadas están en desempleo y las que lo encuentran fuera de casa lo suelen tener que compatibilizar con otro trabajo de economía sumergida, algo que todavía les impide en mayor medida conciliar.

…y por recuperar el ocio, la calidad de vida y las relaciones familiares

 La solución está en que este ‘nuevo’ tipo de familia debe ser visible a la sociedad, ya que, en la mayoría de los casos, resulta prácticamente imposible conciliar la vida familiar con la laboral. Por ese motivo, las mujeres encuestadas para este estudio solicitan medidas de flexibilidad y el apoyo institucional para que su economía no se vea diezmada. Es decir, se reclama una Ley de Familias Monomarentales – las ayudas que reciben están supeditadas a un máximo de ingresos y al número de hijos- equiparable a la Ley de Protección de Familias Numerosas.

Las mujeres encuestadas señalaron estar insatisfechas, en este orden, con ciertos aspectos de su vida: ocio con amigos (55%), tiempo personal (54%), calidad del sueño (45%) y relación familiar (30%), ya que todo ello repercute en la calidad de su trabajo fuera del hogar. Quieren que se especifiquen cuáles son sus derechos y deberes y que, en definitiva, se les reconozca como un nuevo tipo de familia, que lo es.