Los mejores sitios para buscar setas de Madrid

2754
Los mejores sitios para buscar setas de Madrid

Pocas cosas pueden ser más satisfactorias en la vida que pasear por el monte o por el campo de Madrid con los tuyos, disfrutando de la naturaleza, haciendo ejercicio y, además, aprendiendo. Recoger setas aúna todo esto, porque además siempre tienes expectativas de encontrar un tesoro oculto, lo que lo hace mucho más emocionante. Si vas con los niños el día es completo, ya que gozan de verdad con cada pequeño descubrimiento. Para que la jornada sea redonda no hay nada mejor que a la finalización de la actividad comerse este delicado manjar.

En España, y por supuesto en Madrid, hay una larga tradición micológica en la recogida de hongos y setas. Con las últimas las primeras lluvias del verano y unos días de sol aparecen los primeros níscalos en los bosques de la Comunidad de Madrid. Hay que tener en cuenta esta norma, lluvia y un poco de sol y siempre surgen los apreciados hongos.

En Madrid hay una gran variedad micológica, pero cada zona tiene sus variedades específicas. Es decir, no están todas en todos los sitios. A continuación os mostramos zonas donde hay más probabilidades de encontrar esta especie. Si vais a la Sierra de Guadarrama no olvidéis que esta actividad está regulada por Uso y Gestión del Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama en su artículo 59. Y aunque está permitida siempre que sea de forma recreativa, es importante consultar los permisos y acotaciones de las diferentes zonas.

La Sierra de Guadarrama tiene el rey de las de las setas: Boletus Edulis

El rey indiscutible en otoño es el Boletus edulis, y su príncipe, el Boletus pinophilus. Son similares, con forma de tapón de champán y sus sombrerillos de color marrón, aunque, el segundo es más rojizo. Los edulis crecen en los robledales y hayedos y el pinophilus aparece a finales de primavera hasta principio de esta estación, en pinares maduros con ejemplares viejos. También en los pinares se encuentran los deliciosos níscalos y en los prados, los champiñones.

En el norte (zona de Lozoya y Rascafría), en verano tenemos rebozuelos y en septiembre puede estar la amanita de los césares y el Boletus aereus. En el sur y en el este están Boletus edulis y también la amanita caesarea.

rutas micológica

A continuación os mostramos algunas localizaciones concretas para lanzarnos a la ‘caza’ de la seta.

Puerto de los Leones: níscalos y boletus

Está situado entre la Sierra de Guadarrama y la Sierra de Malagón, cerca de Peguerinos, en la provincia de Ávila. El Valle de Pinares Llanos es una zona donde, en temporada, podremos encontrar níscalos y boletus.

Monte Abantos: senderuelas y setas de pie azul

Este monte, del que tanto hemos hablado en esta revista, pertenece al término municipal de San Lorenzo del Escorial. En otoño tiene abundantes las setas, y es muy visitado por los aficionados a esta actividad. Se pueden encontrar boletus, setas de cardo, senderuelas o setas pie azul.

Puerto de Canencia: boletus y setas de cardo

Más al sur de la Sierra de Guadarrama, en el Puerto de Canencia podremos encontrar níscalos, boletus, setas de cardo. En este paraje natural,del que ya os hemos informado anteriormente, se encuentra la espectacular cascada la Chorrera de Mojonavalle.

Valle del Paular: níscalos y champiñones

En pleno corazón de la Sierra Guadarrama, desde el Puerto de Cotos hasta el Monasterio del Paular, existen pinares y bosques espectaculares donde coger níscalos y champiñones silvestres. A los madrileños nos encanta ir y, sobre todo, tomar un buen cordero en los asadores de la zona.

Alameda del valle: perrechico y boletus

Al norte de la Comunidad, en el Valle del Alto Lozoya se encuentra una de las mejores zonas para encontrar en primavera el perrechico (habrá que esperar, claro,) pero en otoño hay setas de cardo y boletus.

Seis consejos si vas a recoger setas

Los aficionados a recoger setas en Madrid tienen unos mandamientos ‘sagrados’ que nunca podemos olvidar y entre los que se encuentran los siguientes:

1.- Las setas se recogen en cestas pero nunca en bolsas estancas. De esta forma están ventiladas y sus esporas se reparten por el monte lo que les permite reproducirse.

2.- La actividad de recoger setas debería tener como objetivo disfrutar de la naturaleza, pasear, hacer una actividad al aire libre con la familia y, como premio, encontrar este preciado tesoro. Esto no es una actividad industrial, así que no recojas más de lo razonable, no esquilmes el monte o campo. No debe sobrepasarse la cantidad de 5 kg, puede haber sanciones.

3.- Es imprescindible llevar un cuchillo o navaja (los hay específicos), ya que las setas y hongos se cortan siempre por el tallo para que puedan volver a crecer. Ojo, nunca se arrancan y siempre en manos de los adultos.

4.- No se deben recoger ejemplares jóvenes ni muy maduros, porque dificulta su reproducción.

5.- Es fundamental dejar el monte como lo encontraste y, por supuesto, no tirar desperdicios.

6.- Hay que ser muy prudente y si no se tiene la certeza absoluta de que sea comestible, lo mejor es descartar su ingesta y recolección. Ten en cuenta que hay algunas muy tóxicas.

En el portal de La Comunidad de Madrid podrás ver una serie de trucos para identificar qué setas silvestres no se deben recoger y cuales sí. Asimismo, tiene una Red de Centros sobre educación ambiental que ofrece formación micológica. Si estás interesado en esta actividad, no olvides las Jornadas Micológicas Sierra de Madrid, de la Central de Reservas de la Sierra de Guadarrama.

Recuerda que desde septiembre y hasta diciembre de este año las escapadas a la sierra madrileña en cercanías son gratis.