Madrid, barrio a barrio, con niños (II): Chamberí

446
Estación de Chamberí

El que hoy conocemos como barrio de Chamberí –residencial, pero abierto a la cultura, el ocio, la gastronomía y los espacios verdes– fue, en la Edad Media, propiedad de la Orden del Temple. En el siglo XIV pasó a formar parte del Consejo de Fuencarral, hasta que en el siglo XVIII, cuando lo que era bosque se comenzó a urbanizar, recibió su nombre actual.

Este agradable distrito, en el centro de la ciudad, fue bautizado con este nombre, probablemente, porque las monjas del Convento de las Salesas Reales –cuya fundación promovió Bárbara de Braganza, esposa de Fernando VI- procedían de la ciudad francesa de Chambéry, capital de la Saboya histórica. Fue en esa época –segunda mitad del siglo XVIII y primeros años del XIX- cuando se empezaron a edificar palacetes y residencias de nobles y aristócratas y también zonas ajardinadas.

Por otro lado, la cultura encontró un espacio que no ha perdido. Museos, cines –alguno reconvertido en la actualidad en teatro-, centros de ocio de interés artístico y  los parques de los depósitos reguladores del Canal de Isabel II, son algunos de los atractivos que invitan a recorrer sus calles.

Cultura para todos los públicos

Madrid tiene muchos y reconocidos museos, pero hay algunos que, al valor de las obras que albergan, unen el encanto del edificio en el que las obras están expuestas. Es el caso de la Casa-Museo Sorolla, que fue la residencia y taller –en el Paseo General Martínez Campos, 37- del pintor valenciano Joaquín Sorolla, de su mujer y sus tres hijos. Se trata de un palacete con un bonito jardín que conserva gran parte de la decoración –no solo los bellos y ‘relajantes’ cuadros del artista- que mantuvo desde que la familia inició su vida en él, en 1911, hasta que la viuda del pintor, Clotilde García del Castillo, lo donó en testamento al Estado en 1925.

Fue inaugurado como museo en 1932 y en 1962 se reconoció como Monumento-Histórico Nacional. Solo el hecho de entrar en él es un placer; fotografías de la época, piezas cerámicas de valor, joyas…, todas las estancias, que se pueden recorrer, tienen algo que os admirará a todos. El jardín, de estilo andaluz, es otra delicia.

Desde el pasado 15 de diciembre y hasta el 10 de enero de 2021, con motivo de las fiestas navideñas, la casa-museo ha puesto en marcha visitas guiadas en familia (un máximo de 5 personas por grupo, en las que los peques de entre 4 y 12 años tendrán que ir acompañados de un adulto). La entrada para descubrir la obra de Sorolla y el que fue su hogar familiar es gratuita y la inscripción para conseguirla se realiza en museosorolla.mcu.es. Fuera de estas fechas, el precio de la entrada es de 3 euros. El horario, de martes a sábados, es de 9:30 a 20:00, y los domingos, de 10:00 a 15:00.

Un punto de referencia para el teatro infantil son los antiguos cines Luchana, hoy reconvertidos en los Teatros Luchana de Madrid, donde el espacio LuchanaKids, lugar de encuentro de cultura y diversión en familia, triunfa con doce montajes en cartel que incluyen piezas para bebés, versiones de cuentos clásicos, musicales y espectáculos de magia. Aquí podréis ver su programación actual.

Talleres familiares y cuentos en los Teatros del Canal

En la calle Cea Bermúdez, 1, fueron inaugurados, en 2009, los Teatros del Canal, centro de artes escénicas con una variada e interesante programación: danza, teatro, zarzuela, espectáculos infantiles, talleres… Os referenciamos los de estas próximas fechas, más orientados al público familiar.

Desde el próximo 3 de enero (y los días 10, 17, 24 y 31 del mismo mes), bajo la coordinación de Silvia Pereira, la plataforma cultural Territorio Violeta, pondrá en marcha talleres para toda la familia (y también para niños mayores de 9 años y ya sin compañía de adultos) en los que se ‘trabajará’, se reflexionará y se aprenderá sobre el impacto medioambiental, la producción de residuos y la contaminación y la responsabilidad que todos tenemos ante ello. Habrá resolución de problemas, pero también juego. Por otro lado, los pequeños grupos familiares podrán visibilizar montajes de teatro de compromiso social, desde la cercanía con la escenografía y en cualquier lugar del teatro en Los rincones del Canal.

Una artista cargada de historias y cuentos

Ilusión y sonrisas es lo que hay que poner en nuestros peques en estas fechas. La multifacética artista Eugenia Manzanera –con una experiencia de 30 años en las artes escénicas- lo sabe muy bien y llega a los Teatros del Canal (el 3 de enero de 2021, a las 12:00) con una maleta cargada de marionetas y trastos, en el cuento Con la cabeza en las nubes. Se trata de un espectáculo dirigido a niños a partir de los 3 años de edad, en el que la artista y sus objetos, y, sobre todo, sus palabras y actuación harán que los chiquillos disfruten mucho y hagan volar su imaginación durante 50 minutos.

Las entradas para este espectáculo se pondrán a la venta a partir del día 28 de diciembre. La venta, tanto para esta propuesta como para los talleres, se realiza en taquilla o en teatroscanal.com, web en la que recibiréis más información.

Los relajantes espacios verdes

Hasta hace muy poco, el principal espacio verde era el Parque de Santander, que se construyó sobre uno de los depósitos del Canal de Isabel II. Se inauguró en 2007, con 120.000 metros cuadrados divididos entre el deporte (footing, zona de petanca, circuito de biosalud, mesas para jugar al ajedrez, pistas de pádel y campo de fútbol) y el ocio, con un estanque y fuentes de chorro y cafetería.

Al Parque de Santander se ha sumado –como ya os avanzamos- hace pocas fechas, el Parque de Bravo Murillo (calle Bravo Murillo, 42), con un bello jardín vertical en una de las fachadas del Segundo Depósito del Canal de Isabel II. Tiene una superficie de 3.745 metros cuadrados y un área infantil con juegos adaptados a niños con diferentes capacidades y con un arenero. Por otra parte, pronto se reiniciarán las obras de remodelación de las antiguas instalaciones de golf del Centro de Ocio y Deporte del Tercer Depósito del Canal (en Islas Filipinas) con pistas de deporte y zonas de senderismo.

También hay que tener presente una coqueta plaza en la que darse un ‘respiro’ en pleno centro de la urbe, la de Olavide, con fuente ajardinada.

Lugares con historia

En nuestro recorrido por Chamberí, en la calle Mejía Lequerica, 7, os toparéis con el frontón de pelota vasca más antiguo, el Beti Jai (‘siempre alegre’ es su traducción del euskera). Fue inaugurado en mayo de 1894 y se utilizó como tal hasta 1919. En 1991 fue declarado Monumento Nacional y en 2011 Bien de Interés Cultural. Desde su cierre como frontón ha pasado por varias manos y destinos hasta que en 2015 el Ayuntamiento madrileño lo convirtió en edificio municipal. El pasado agosto, tras una rehabilitación –principalmente de los espacios exteriores-, se decidió abrir al público esta joya de estilo neomudéjar con visitas guiadas gratuitas de 30 minutos de duración. Y así se han realizado desde septiembre, mediante la reserva en la página web reservaspatrimonio.es. Hasta el pasado 15 de diciembre han estado programadas. A finales de mes podréis consultar en la web citada las próximas visitas y horarios.

…y bajo el asfalto madrileño

También os hemos invitado a visitar el conocido Andén 0, cuyo acceso, como estación de Metro, estaba cerrado desde 1966. La línea 1 de Metro de Madrid –como su número indica- fue la primera del suburbano de la capital y ya ha cumplido un siglo. Una de las ocho paradas iniciales de esa línea era la estación de Chamberí, diseñada por Antonio Palacios. Su visita es un viaje al pasado, a los años 20. Desde 2008 se pueden realizar las visitas –guiadas o no- de manera gratuita. Llama la atención la llegada al andén tras recorrer sus pasillos con azulejos de cerámica y carteles con anuncios de la época. Tiene acceso desde la Plaza de Chamberí y se puede visitar de jueves a domingo (excepto el 25 de diciembre y el 1 de enero). Mucho más hay que contar de este coqueto barrio; lo descubriréis recorriéndolo.

Continua en página siguiente >>