Madrid, barrio a barrio, con niños (V): Tetuán

154
ocio con niños barrio a barrio Madrid

El que hoy es un distrito céntrico y con mucha vida y actividad –que acoge los barrios de Cuatro Caminos, Bellas Vistas, Castillejos, Valdeacederas, Almenara y Berruguete- fue uno de los más humildes de la capital, que agrupaba a campesinos, comerciantes, traperos y a algunos artesanos. Fue pleno campo en la zona en que hoy se ubica la Glorieta de Cuatro Caminos y la actual calle Bravo Murillo. Recibió el nombre de Tetuán de las Victorias debido al asentamiento del ejército que, victorioso, se asentó en esas tierras para entrar triunfal en la capital tras su regreso de la Guerra de África (1860), concretamente de la ciudad marroquí de Tetuán.

Años después, en 1955, ya fue distinguido como distrito y perdió el ‘apellido’ de las Victorias. La inauguración de la línea de Metro Progreso-Cuatro Caminos, en 1919, y la instalación del alcantarillado y las líneas telefónicas, a principio de los años 30 del siglo XX, iniciaron el desarrollo y edificación del barrio, en su inicio con las que se denominaron –como en otros distritos de la capital- casas baratas; muchas de ellas eran corralas y otras chabolas. Hasta la ampliación del Paseo de la Castellana, cuando ya se empezaron a levantar viviendas unifamiliares de una planta.

Un barrio con mucho arte

Actualmente este distrito multicultural se divide entre, por ejemplo, la zona financiera de los altos edificios del complejo Azca y las zonas de casa bajas de Bella Vista, con un recorrido plural desde Plaza de Castilla a Cuatro Caminos. Y ya en esta última zona con muchas pequeñas zonas que acogen cientos de negocios y comercios, menos ‘residencial’ que el otro extremo de Castellana. Es un barrio con mucha vida: locales de restauración y tabernas típicas, bibliotecas y zonas de ocio, y arte. Ahí vamos.

En la calle Marqués de Viana nos topamos con un Museo de arte al aire libre. Sí, murales de artistas urbanos que han dejado su huella –algunos son ya muy antiguos- en este distrito. El proyecto, que tomó forma más oficial en 2014 como Paisaje Tetuán, reúne, a lo largo de esta calle y otras aledañas, obras de algunos artistas reconocidos, como las que figuran a la salida de la estación de Metro de Estrecho. En la calle Olite, por ejemplo, hay una fachada repleta de flores y, en las más pequeñas, graffitis de ‘altura’, murales llenos de color y buen gusto.

… y con huella cultural

En la calle Coruña, 11, la ONCE creó, en 1992, el Museo Tiflológico, con esculturas, maquetas y obras de arte para acercar a la personas invidentes a un espacio dedicado a ellos; no solo como visitantes sino también como creadores (hay exposiciones de obras de artistas ciegos y del material que utilizan para crearlas). Las visitas (gratuitas) no están solo destinadas a personas con discapacidad visual, ya que el museo fue concebido como un lugar para ver también las piezas y, por supuesto, para tocarlas. Está también muy cerca de la estación de Metro de Estrecho. Está muy bien que acudáis con vuestros peques para que sean partícipes de estas grandes capacidades. El horario de martes a viernes es de 10:00 a 15:00 y de 16:00 a 19:00, y el de los sábados, de 10:00 a 14:00.

Por otro lado, la pionera de las bibliotecas populares de la capital se encuentra en el Paseo de Ronda, junto a la Glorieta de Cuatro Caminos. Nos referimos a la Biblioteca Pública Ruiz Egea, inaugurada en 1915 y que, desde 2006, está especializada no solo en libros para lectores de todas las edades, sino en música, cine y material audiovisual. Hay un apartado de documentales dirigido al público infantil, así como miles de libros para pequeños lectores y un fondo con más de 11.000 películas y más de 7.000 discos de música de todos los géneros. Su fachada de ladrillo es también impresionante. Teléfono de contacto: 91 534 90 29.

Zona de descanso, deportes y bellos atardeceres

En pleno centro financiero y de rascacielos, en la urbanización Azca, apartado del tráfico, se encuentra un parque en el que dar un respiro en plena vorágine capitalina. En el centro de este pequeño y tranquilo parque urbano –que cuenta también con locales de restauración- se encuentra una fuente cuadrada con surtidores. La plaza está pendiente de remodelación para adecuarse más al relax en una zona muy movida.

Pero realmente la zona verde por excelencia de Tetuán es el Parque Rodriguez Sahagún (Paseo de la Dirección, 301), que cuenta con una extensión de 18 hectáreas y es uno de los referentes deportivos del distrito. Todo tipo de deportes se dan cita en él, ya que, además de pistas deportivas y circuitos para correr, tiene canchas de baloncesto y fútbol, mesas de ping pong y zona de deporte outdoor y de calistenia workout (para practicar ejercicio en barras, anillas…). Pero si algo destacan quienes acuden al parque, bautizado así en homenaje al que fue alcalde de Madrid, de 1989 a 1991 –y que acoge una escultura que Chillida le dedicó-, son los bellísimos atardeceres y puestas de sol que se ven desde la parte más alta, en el cruce con la calle de Marqués de Viana. También tiene terrazas donde darse un pequeño placer, y muchos caminos para pasear.

Además, es su zona norte, podréis descubrir un gran juego de agua en tres niveles con estanques, fuentes y cascadas, y un elemento circular giratorio, similar a una noria, que debería marcar las horas con el curso del agua.

Caprichos para todos los paladares

Pocos niños (y adultos) se resisten a la comida italiana, sobre todo si es de calidad y el producto es bueno, aunque solo sean pizzas. Pero muy buenas son las de Piccola Napoli (calle Palencia, 29), un restaurante especializado en platos napolitanos –de ahí su nombre- y también sicilianos. Cuenta con opciones vegetarianas, veganas y sin gluten. Las pizzas son más que destacables y muchos clientes destacan también sus gnocchi alla sorrentina o su tarta de queso y pistachos. Abre de 13:00 a 16:00 y de 20:00 a 23:00. También realizan repartos a domicilio. Teléfono: 91 143 71 21.

En la zona de Bella Vista (calle Lope de Haro, 38), Delicias del 38 es, como su nombre, un local repleto de delicias. Destacan las empanadas gallegas con rellenos de lo más variado: pulpo, bacalao con pasas o pollo con curry, entre otros. Pero también expenden excelentes panes de masa madre, embutidos ibéricos, croquetas, quesos…

En este distrito está uno de los mercados más consolidados de la capital, el de Maravillas (calle Bravo Murillo, 122). A los productos de sus excelentes puestos se unen los que sirven (para tomar o llevar a casa) buenísimos bocados venezolanos (arepas, tequeños…).

A la hora del desayuno o la merienda os recomendamos acudir a la pastelería Bonjour y haceros con sus estupendos cruasanes de mantequilla (algunos hasta con relleno), que están elaborados, en su obrador, con harina ecológica. Pero también podéis llevaros sus baguettes u otros dulces de origen francés.

Para el tapeo (muy bueno, por cierto) os animamos a acudir a Ondiñas do Mendo (calle Villaamil, 4), uno de los clásicos del barrio, un mesón gallego con unas tapas que hacen subir el ánimo a los clientes de todas las edades. Por señalar solo algunas sugerencias, además del pulpo, los calamares a la romana o el lacón son todo un referente.

Callejear, visitar sus comercios y tabernas, descubrir su arquitectura… os acercará más a otro barrio castizo de la capital.