Madrid, barrio a barrio, con niños (VII): Vallecas

El barrio más popular de la capital

397
barrio vallecas Madrid

Descubrir un barrio con calles cuyos nombres homenajean al gran cine (El Padrino, La Reina de África, Mogambo…), pero también a los filmes y cuentos favoritos de los peques o a sus ídolos (Cenicienta, Fantasía, Payaso Fofó…) ya tiene algo de mágico. En Puente de Vallecas existen más de una veintena de ellas. Porque lo que hoy es una gran zona urbanísticamante con buen trazado, agradable, residencial, fue hasta diciembre de 1950 un municipio de Madrid perteneciente al partido judicial de Alcalá de Henares.

Hoy, el barrio de Vallecas (Puente de Vallecas, Ensanche, Pozo del tio Raimundo y Villa de Vallecas) nada tienen que ver  con un ‘cinturón’ madrileño dedicado a la agricultura, con casas bajas –en su mayoría chabolas- y que acogía a gran número de inmigrantes que buscaban trabajo en el campo. En los años 70 ya se añadían lugares de paseo y se edificaban edificios familiares en lo que se consideró como un espacio de alfombra verde.

Actualmente es un distrito que cuenta con espacios abiertos para pasear, movimiento cultural reconocido, locales de tapeo y comida reconocidos y con una referencia política: la Asamblea de Madrid.

El largo camino hacia un barrio en ascenso

Vallecas cultura y deporte

Hay dos referencias deportivas que marcan Vallecas: su club de fútbol, el Rayo Vallecano, y la carrera de San Silvestre, que poco después de su primer ‘pistoletazo’ de salida, en 1964, llegó a tener proyección internacional, y cuenta con su versión matinal mini. Pero ya algo antes las tierras que estuvieron destinadas a campos de cultivo empezaban a tomar otra forma con las obras de la M-30 y con la construcción de la Ciudad Residencial Santa Eugenia, que se edificó junto al pinar del Cerro Almodóvar.

Lugares para pasear y con bellas vistas

En Puente de Vallecas se encuentra el parque Cerro Tío Pío (antes conocido como Cerro Tío Felipe), un amplio espacio alabado por sus puestas de sol y que está formado por varias colinas y desniveles, pero que también cuenta con zonas arboladas. Se trata de un estupendo espacio para pasear y que dispone de carril bici y algún equipamiento deportivo. Y también de un estupendo mirador en la zona más alta del parque. Allí, durante buena parte del año –y lógicamente durante los meses en los que la temperatura es más agradable- se puede hacer una reconfortante parada en la cafetería con terraza El Mirador, con buenas vistas panorámicas. Se accede a él por la calle Benjamín Palencia, 2.

Vallecas también forma parte del proyecto europeo Walking  People (Gente que camina), en el que –como en otros países, como Italia y Alemania- se promueve la actividad física caminando en un entorno adecuado por distintos barrios de Madrid. La ruta del barrio de Vallecas parte del Centro Madrid Salud Villa de Vallecas (calle Sierra de Gador, 68), pero se inicia en la Calle Real de Arganda. El recorrido, muy saludable y perfectamente señalizado, es de 5,2 kilómetros. Podéis consultar toda la ruta y fechas en el portal Madrid.es.

Un barrio con señas de identidad

Algunos de vosotros recordaréis haber visitado el Museo Municipal de Bomberos de la calle Pío Felipe, 24 –también en Puente de Vallecas-. Hace ya unos años que este lugar se está rehabilitando para que cuente con dos nuevas plantas con paneles interactivos, salón de actos, aula experimental y tienda. Ha sido uno de los lugares más solicitados para visitar por los peques durante años, pero de momento habrá que esperar a que se retomen las obras de rehabilitación.

Sí que, hasta ahora, siguen en activo las visitas guiadas al Parque Tecnológico Valdemingómez. Se trata de recorridos gratuitos para que se conozca el proceso de tratamiento de los residuos que genera la capital y de la recuperación de materiales en depósitos controlados. Las visitas guiadas, que se iniciaron en el año 2007, están adaptadas a la comprensión de los diferentes grupos de asistentes –desde los 6 años de edad-. Se debe realizar una petición en los teléfonos 91 513 20 62 y 91 588 88 74. Tienen lugar de lunes a viernes (excepto los martes), de 9:30 a 14:00, pero, por la situación actual a causa de la pandemia, fechas y horarios pueden ser modificados. Se encuentra en la Carretera Valdemingómez, 201.

Por sus fiestas populares

fiestas barrio vallecas Madrid
©Jesús Inastrillas

Sí, Vallecas es un barrio de origen campesino y obrero que ama el festejo. Y dos de sus máximos exponentes son las fiestas de la Carmela y ‘Vallekas, puerto de mar’. La primera, es una fiesta autogestionada y autofinanciada por los vecinos del barrio, y congrega actividades de todo tipo y para todas las edades, con una gran variedad de conciertos con música de todos los estilos, pasacalles de Gigantes y Cabezudos, Rondacañas, espectáculos teatrales de calle, torneos deportivos y variados talleres y actividades infantiles. Durante una semana, en el mes de julio y coincidiendo con la festividad del día de eses mes en que se conmemora a la Virgen del Carmen, el día en el que las mujeres con el nombre de Carmen, Mamen, Carmela, Karmele o Maricarmen celebran su santo.

Casi en paralelo a esta semana de fiestas, el distrito de Vallecas acoge una fiesta en la que se utilizan miles de litros de agua por pura diversión, para regocijo de grandes y pequeños, y que cada verano congrega a más público, llegado de todas partes. Entre sus actividades, destaca la Batalla Naval -siempre en domingo-, una fiesta nacida en 1981 dentro de la las fiestas de la Carmela, y que, desde el año 2001, la organiza la Cofradía Marinera de Vallecas. Es uno de los planes de verano más divertidos para los que nos quedamos en Madrid o para los visitantes de la capital.

Ambas fiestas tienen, ademas del festivo, un espíritu reivindicativo, desde cuestiones sociales como de medioambiente.

Y también en el arte

La escultura, la poesía y la pintura tienen sede en la reconocida Escuela de Vallecas 3.0, en la calle Esteban Carros, 37, un espacio artístico que, ‘capitaneado’ por el escultor Alberto Sánchez y el pintor Benjamín Palencia, organiza exposiciones y actividades y se adapta a la realidad actual vallecana. Por iniciativa del centro, de la vecinal y de la Mesa de Cultura y Deporte Villa de Vallecas se realizaron lo que denominaron caminatas poéticas o paseos de la Escuela de Vallecas –que esperamos que se reanuden-. El lugar cuenta ya con más de 90 años a sus espaldas y es todo un referente cultural para todos los miembros de la familia; un espacio ideal para los más jóvenes que aman el arte.

Uno de los mejores cocidos de España… y unas tapitas

La Cervecería Cruz Blanca Vallecas es un local de hostelería más que recomendable, ya que, unido a la fama de su cocido madrileño –reconocido como uno de los mejores de España- fue destacado en la Guía Repsol 2020. También cuenta con otros importantes galardones gastronómicos: Premio Alimentos de España 1016, Premio Nacional de Hostelería de España 2015, Premio a la Mejor Fabada de Madrid… En fin, Antonio Cosmen, su chef y propietario desde que el local abrió sus puertas en 2005, tiene que estar más que orgulloso de que su fama haya traspasado hasta nuestras fronteras.

Su producto estrella es el tan premiado cocido elaborado con una materia prima de excelencia, partiendo de los garbanzos seleccionados a las guindillas vascas, a lo que se suma el buenísimo chorizo, la morcilla, el caldo, el cocido… Y todo empieza por un entrante de croqueta casera con tomate natural y salsa. Si preferís disfrutarlo en casa os lo preparan en un tupper. Está en la calle Carlos Martín Álvarez, 58, y tiene terraza. Las reservas se realizan por teléfono: 91 477 34 38. ¡Ojo, no confundir con la otra Club Blanca de Asamblea también en Vallecas! Actualmente regentado por personal asiático y que no tiene nada que ver.

cultura gastronómica Vallecas

Si optáis por el tapeo, cerca del estadio del Rayo Vallecano (calle Payaso Fofó, 24), la Tasca La Frasca os gustará, sobre todo a los más jóvenes de la casa. Sus aperitivos están muy bien valorados, pero –además de su cocina española 100% casera- destacan sus hamburguesas americanas y las patatas con salsa. Suele ser el lugar en el que se reponen los participantes de la Batalla Naval de Vallekas. Ah!, cuenta con terraza todo el año.

Otro local a tener en cuenta a la hora del tapeo es La Cervecera, en la calle del Monte Perdido, 61. Es un local de paredes de ladrillo, barra de azulejos y sillas de hierro en un acogedor ambiente clásico de tapas y raciones. Destaca su vermú de grifo y, posiblemente, la mejor cerveza nacional tirada de barril en el barrio. Dispone de dos zonas de comedor (una en sótano), además de una amplia zona de barra con mesas. Os recomendamos que probéis sus flores de calabacín a la plancha (en temporada), y como no, sus boquerones en vinagre, anchoas, o cualquiera de sus variantes de foie gras, ibéricos o los huevos rotos (con morcilla, picadillo de chorizo o el trufado). Es conveniente reservar en su web para las cenas pues suele estar muy concurrido.

Un punto y aparte en Villa de Vallecas

Otro referente en la zona es, sin duda, La Taberna en la calle Sierra de Tortejada, 2 (junto a la estación de metro de Congosto, en el antiguo pueblo de Vallecas). Pepe, su propietario, veterano de la hostelería madrileña al mando de los fogones, junto a su hijo Pablo, forman el binomio perfecto ofreciendo calidad y buen servicio.

Al local, pequeño en su interior, han sabido darle ese aire de cafetería parisina al integrarle una terraza cubierta en la fachada donde dan servicios de comidas y cenas. Su carta completa de entrantes, pescados y carnes se enriquece con las mejores tostas de la zona. Hay que prestar atención a su ‘fuera de carta’, basada en productos de temporada. Entre sus platos, destacar las setas con foie y huevo poché, sus ‘buñuelos’ de bacalao y sus torreznos, traídos desde el mismísimo Burgo de Osma en Soria, un auténtico manjar, de crujiente cobertura y jugoso interior. Es imprescindible reservar en el teléfono 912234254 si quieres tener mesa para comer o cenar.