Madrid, pueblo a pueblo, con niños (XIV): Horcajo de la Sierra

207
horcajo de la sierra Madrid

Regresamos a la Sierra Norte de Madrid, al Valle Medio del Lozoya, para visitar, conocer y recorrer Horcajo de la Sierra, un municipio que, en realidad, está formado por dos núcleos urbanos: el propio Horcajo de la Sierra, que funciona como capital, y Aoslos, a 3 kilómetros del anterior, en zona de prados. El origen de este municipio -bautizado como Horcajo, ya que etimológicamente la palabra hace referencia a la confluencia de dos ríos; en este caso, el Madarquillos y el del Valle de las Moreras- parece estar en un poblado en la zona más alta del lugar y en torno a una torre fortaleza, que luego fue sustituida por un campanario.

Las viviendas rústicas de piedra, que aún se conservan, muchas de ellas a imagen y semejanza de los antiguos corrales de los pastores, las rutas junto al río Madarquillos y las viejas vías pecuarias; es decir, naturaleza y arquitectura serrana, son dos reclamos para visitarlo. A ello hay que añadir sus fiestas y gastronomía. El ya reconocido como Horcajo de la Sierra-Aoslos (desde 2009) está a menos de 90 kilómetros del centro de Madrid.

Un viaje al pasado entre viviendas serranas

Este pequeño municipio -vecino de otra belleza rural, Horcajuelo de la Sierra- se recorre, entre pequeñas y bonitas calles que nos trasladan a un pasado con casas de piedra de una planta, establos, corrales, pajares… Pero su origen es indeterminado. Las primeras referencias documentadas son del siglo XIII, en las que ya se reconoce una pequeña población dedicada al pastoreo –así se comprueba en la Dehesa Boyal de roble, en la que pastaban los animales y que dependía de Buitrago- y también a la actividad defensiva. Esta última estaba localizada –como hemos señalado- en la parte más alta del pueblo, en el conocido como Cerro Horcajuelo, que controlaba todo el territorio. Desde allí parten varias vías pecuarias, que ahora se pueden recorrer como rutas de senderismo. Entre ellas, destaca la de la Cañada Real del Cerro.

Muy cerca se eleva el que quizá es el edificio más reconocido del municipio, la Iglesia de San Pedro in Cathedra, una belleza en piedra de estilo gótico y construida en el siglo XV. El templo cuenta con un retablo del siglo XVI con tablas flamencas.

Zona recreativa, de pícnic y ruta por el río: diversión para todos

El área recreativa La Alberca y La Tejera es un estupendo lugar para respirar ese aire puro que tanto ansiamos. Dispone de mesas y bancos, zona de juegos infantiles y fuente de agua potable. Es una buena idea para pasar un día campestre llevando la comida de casa. Se recomienda consultar en el pueblo si la situación metereológica permite disfrutarlo el día que hayáis decidido ir. Los peques lo pasarán en grande en el parque infantil con juegos. También dispone de zona de aparcamiento. Desde allí podéis realizar, además muchas y bellas rutas de senderismo.

A solo 8 kilómetros de allí se encuentra la Dehesa Bonita, un increíble paraje de cerezos, avellanos, robles, acebos…, una ruta única que debéis apuntar en vuestra agenda de pequeños y grandes caminantes. Pero si os queréis alejar de zonas más concurridas, lo indicado es seguir la ruta del río Madarquillos. Os sorprenderán las muchas represas o pozas que alberga y que son aptas para refrescarse y darse un chapuzón. Extended las toallas y disfrutad del sol o de la sombra de los árboles que bordean el río.

Os hacemos una recomendación: si os vais a mojar mejor que no lo hagáis descalzos, especialmente los niños. Para evitar posibles resbalones provocados por las piedras del río es bueno calzarse unas cangrejeras u otro tipo de calzado apropiado para el agua.

Espíritu festivo y una buena oferta culinaria

A mediados de agosto –este año el día 17 oficialmente- Horcajo de la Sierra celebra sus fiestas patronales en honor a San Roque, que se añaden a las del Día de la Virgen (16 de agosto). Así, durante unos cinco días –mientras la situación epidemiológica lo ha permitido hasta el pasado año que se suspendieron- los habitantes y visitantes bailan a ritmo de dulzaina y disfrutan de la bebida más popular de la localidad, la limonada. Existe una antigua tradición conocida como la Ronda de mozos y mozas; un día ellos cantan jotas a las jóvenes mayores de 14 años y al día siguiente ellas toman el relevo.

Los peques también tienen su lugar para disfrutar de juegos e hinchables. Y el día 16 de agosto se realiza la famosa subasta de rosquillas de San Roque y la caldereta popular, que tiene lugar en el prado de Las Vegas.

¿Cochinillo o cordero asado? Pues para gustos, colores. Toda la carne de la zona, de la Sierra Norte de Madrid, es excelente. Os recomendamos un restaurante en el propio pueblo -en las localidades vecinas muy cercanas y bonitas también cuentan con buenas referencias-. Nos referimos al Bar Restaurante El Fogón de la Sierra, un buen lugar para tomar una paella o los mencionados cordero y cochinillo –estos tres platos por encargo- o degustar unas chuletillas o un buen solomillo de ternera. Cuenta con terraza y con propuestas de menú del día (también hay menú de fin de semana, a muy buen precio). En verano abre todos los días. Los lunes y martes el horario es de 9:30 a 17:00; los miércoles, jueves y domingos, de 9:30 a 22:00; los viernes, de 9:30 a 23:00, y los sábados, de 9:30 a 24:00. Está en la Calle del Corral, 1. Teléfono de atención y reservas: 642 99 43 94. Ya tenéis pistas para un plan especial de excursión. Ahora, ¡a disfrutarlo!