«Mi hija tiene acné y se siente el patito feo»

Puede llegar a afectar a casi el 80% de los niños en algún momento de su preadolescencia.

12
consejos dermatóloga sobre acné

El título de este tema es la frase que una amiga, madre de una niña de 10 años, nos trasladó para que alguno de los especialistas que colaboran en este medio las tranquilizase –a  ambas- y les diese alguna respuesta, indicándoles si hay que acudir a consulta. La pequeña se dio cuenta, prácticamente de un día para otro, de cómo su bonito rostro se transformaba, salpicado de espinillas y granos, el acné. Es algo común en la preadolescencia –de los 7 a los 12 años de edad, aproximadamente-, en la época de la adrenarquía (es decir, en la del aumento de los estrógenos y andrógenos), pero no siempre ocurre. A la madre de nuestra protagonista no le ocurrió y, según nos cuenta, tampoco a sus hermanas, tías de la pequeña.

Nos hemos puesto en contacto con la doctora Rahil Zurita, dermatóloga del Instituto de Dermatología Integral, para que aclare vuestras dudas.

Contra el acné, seguid los consejos de la experta

acné preadolescente en las niñas dermatóloga

Ante la aparición de comedones o espinillas en la frente o en la llamada zona T (de la nariz a los extremos de la barbilla) en la franja de edad que va hasta los 12 años, ¿qué tipo de tratamiento y hábitos son los más indicados?

Este tipo de acné está relacionado con la acción de las hormonas, que hacen que las glándulas sebáceas estén hiperactivas y segreguen más grasa de lo habitual. Para combatirlo, la higiene es fundamental. Debe hacerse dos veces al día con productos para pieles grasas (no está indicado realizarla más veces porque se puede producir un efecto rebote y que aparezcan más granitos). Posteriormente, se puede aplicar una crema que tenga como producto activo el peróxido de benzoilo, siempre bajo recomendación de un dermatólogo, que será el encargado del diagnóstico y del tratamiento del acné juvenil. Por último, como la piel se encontrará deshidratada, es recomendable utilizar productos no comedogénicos (oil free).
En cuanto a los hábitos, se debe evitar la manipulación de los granitos o puntos negros, ya que pueden generar cicatrices debidas a que se produzca una infección.

-¿Cuándo se hace necesaria la visita a la consulta del dermatólogo en estos casos?

Para evitar que el acné deje cicatrices o se agrave, es recomendable acudir, en todos los casos, a un dermatólogo, ya que hará una evaluación de las causas del acné e indicará que tipo de tratamiento es el más adecuado.

-¿Qué es más indicado, la limpieza dermatológica o la exfoliación?

La limpieza se debe utilizar en todos los casos, ya que permitirá eliminar los residuos y la grasa que se acumula en la piel a lo largo del día con el consiguiente taponamiento de los poros. La exfoliación debe ser recomendada por un especialista, para que indique cada cuánto tiempo debe hacerse y con qué tipo de productos o técnicas. Entre ellas, se encuentra la microdermoabrasión (es decir, se lleva a cabo una exfoliación más profunda pero no agresiva para la piel), técnica que siempre debe ser realizada en un centro dermatológico.  También es posible que el especialista considere que no es necesaria en los casos en los que el acné no es lo suficientemente grave como para este tipo de tratamiento.

-¿Son desaconsejables en esta etapa las cremas hidratantes?

Si se realiza una higiene facial con productos no comedogénicos es recomendable usar una crema facial hidratante oil free o muy ligeras para mantener el manto hidrolipídico (el que protege la piel de las agresiones externas) sano.

-¿Cómo convencerlos de que se trata de algo temporal y de que no va a dejar cicatrices?

Hasta el 80% de niños, preadolescentes y adolescentes, tendrá espinillas, puntos negros y acné. Esto no significa que tendrán acné para siempre. Una buena solución es explicarles que es algo normal que está totalmente ligado a su crecimiento y que lo más probable (a no ser que no sea ya moderado o sea grave) es que se trate de algo temporal. De todas formas, lo más adecuado es ir acudir a la consulta de un dermatólogo para que les explique, de una manera sencilla y objetiva, lo que les está ocurriendo tras una evaluación de su caso.

Por otra parte, las cicatrices dependerán de la severidad del acné, si los granitos o espinillas son manipulados y de si se ha utilizado un tratamiento incorrecto (de ahí la recomendación de acudir siempre a un dermatólogo).

*La doctora Rahil Zurita ejerce como dermatóloga del Instituto de Dermatología Integral, en Madrid (www.ideidermatologia.com).