Tres rutas perfectas para ir con los más ‘peques’ de la casa

Se pueden hacer hasta con el carrito de los niños

9769
senderismo con niños por al sierra de Madrid

Todos los que tenemos niños pequeños, o los hemos tenido, sabemos lo que supone la llegada del fin de semana cuando nuestros peques se levantan temprano y están llenos de energía que no se puede mantener enjaulada por mucho tiempo. Si sois de esos padres inquietos, a quienes os encanta la naturaleza y, además, queréis que vuestros hijos aprendan a disfrutarla tanto como vosotros, las excursiones por el campo o la montaña también son para los más pequeños de la casa.

Os ofrezco una pequeña muestra, cerca de Madrid, de las innumerables excursiones aptas para los más pequeños, incluso con carrito de bebé. Seguro que os pueden ayudar a salvaros de un dramático fin de semana encerrado en casa y rodeados de hijos con necesidad de salir a desfogarse.

Paseos por la Ribera del Eresma

Área recreativa de Boca del Asno

En la vertiente segoviana del Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama, existen dos preciosos paseos circulares a orillas del río Eresma, con salida y llegada en área recreativa de la Boca del Asno.

Ambos recorridos están bien señalizados y sus correspondientes rutas coinciden hasta llegar al puente de Navalacarreta siguiendo la orilla derecha del río. Una vez allí, se puede optar por el itinerario corto, volviendo al punto de partida o, por el contrario, continuar hasta adentrarse en el pinar  llegando hasta del arroyo de las Cárcavas y vuelta al punto de inicio en la Boca del Asno.

Su dificultad es baja y permite disfrutar de un entorno relajado en plena naturaleza. El itinerario corto (azul) tiene una longitud de 2 km que se recorren perfectamente en una hora y media, mientras que la longitud del largo (rojo) es de 3 km que ofrecen un paseo de unas dos horas. Se debe tener en cuenta que las raíces de los árboles en el sendero pueden dificultar el trayecto en determinadas zonas si se realiza con carrito.

Senda La Horizontal en El Escorial

En el monte Abantos, junto a San Lorenzo de El Escorial, se encuentra la denominada como senda La Horizontal, un camino de tierra amplio, compacto y sin baches, que resulta idóneo para ir con carritos de bebés y bicicletas de niños. Su longitud es 4,5 km (ida)

Se trata de una senda botánica en cuyo recorrido se pueden contemplar distintas especies en medio de una gran masa de pinar y donde se encuentran fresnos, melojos, madroños y bosque de ribera. Está señalizada con diversos carteles que muestran información de las diferentes especies botánicas que nos vamos encontrando.

Para llegar a su inicio, en San Lorenzo de El Escorial se toma la calle Camino de Peguerinos y antes de llegar al restaurante La Horizontal se toma un camino que llega hasta una verja con un cartel señalizador de la ruta.

La ruta dispone, además, de papeleras, bancos y mesas de merienda repartidos estratégicamente por todo su recorrido. Al poco de iniciarla, se encuentra un mirador que ofrece unas espectaculares vistas de la Comunidad de Madrid, destacando el Lago Valmayor y las cinco torres de Madrid al fondo. Su tramo final presenta un pequeño desnivel muy fácil de transitar y que es asequible para los más pequeños.

Ruta a la Ducha de los Alemanes

Un salto de agua de dos metros, la ‘Ducha de los Alemanes’, fue el lugar favorito para refrescarse de varios alemanes pioneros del alpinismo en la Sierra madrileña.

En la localidad de Cercedilla, en el Valle de la Fuenfría, encontramos esta magnífica ruta que se puede recorrer perfectamente con los más pequeños de la casa e incluso con carrito, si es todo terreno. En realidad, el último tramo no es apto para carritos.

La ruta se inicia en el área recreativa de las Berceas, donde hay unas piscinas naturales y un parque de tirolinas, ambos de pago, aunque el parking es gratuito. Desde allí mismo, la ruta comienza siguiendo una calzada romana, muy bien conservada, por la que se llega al puente romano del Descalzo. Si abandonar la calzada, comienza la ascensión dejando el río a mano izquierda hasta que lleguéis a la pradera de los Corralitos, donde podréis aprovechar para descansar un poco o atacar a los bocatas.

En ese punto abandonaréis la calzada romana para continuar por una pista de tierra, llamada la carretera de la República donde, tras la segunda gran curva encontraréis el cartel “Ducha de los Alemanes.” Subiendo por un pequeño sendero de tierra podréis contemplar la pequeña cascada que se forma en el arroyo de la Navazuela y que es la Ducha de los Alemanes.

La longitud de la ruta no llega a los 5 km (entre ida y vuelta) que, a pesar de ser en ascensión, resultan muy llevaderos para los niños. Si os quedáis con ganas de más, podéis optar por continuar 2,5 km más, por la pista de tierra, hasta llegar a los Miradores de los Poetas (Vicente Aleixandre y Luis Rosales) desde donde las vistas son espectaculares incluyendo el Embalse de Navacerrada, la Maliciosa, la Bola del Mundo y los Siete Picos.