Prepárate un planazo para después de la pandemia: viaje a la prehistoria en Burgos

En Paleolítico Vivo podrás ver de cerca a los bisontes europeos, los extinguidos uros y los antepasados de los caballos.

141
prehistoria paleolítico

Advertimos de antemano que con las constantes idas y venidas de los confinamientos no se sabe ni quién, cuándo y desde dónde podrán salir las personas de sus respectivas áreas. Solo hay una cosa clara no va a ver puente. Pero esta escapada a Burgos me ha parecido un plan tan increíble para pasarlo en familia con los niños que no me resisto a publicarlo en estos días; para que toméis nota y cuando volvamos a la verdadera realidad organicéis un ‘finde’ inolvidable. Lo malo es que como están las cosas quizás tenemos que esperar hasta la primavera.

Se trata de una visita a la reserva Paleolítico Vivo, ubicada en Salgüero de Juarros, Burgos, donde tendrás la oportunidad de vivir una experiencia concebida por sus fundadores como una «inmersión total en la prehistoria, en la contemplación de los paisajes y su fauna, adentrándote en el día a día de los habitantes de esa era, realizando sus actividades y aprendiendo sus técnicas de caza y modos de vida».
Esta reserva es única en Europa y está vinculada a un proyecto de reintroducción de bisontes y caballos en peligro de extinción en el entorno de Atapuerca (Burgos).

Permite al visitante ver y conocer cómo eran algunos de los animales que vivieron en Europa hace 10.000 años en un entorno con una riqueza natural extraordinaria. También posibilita acercarnos a la prehistoria, no sólo a través de sus fósiles o sus réplicas, sino además, directamente por medio de los protagonistas de aquellos ecosistemas del Paleolítico Superior.

Un safari por la prehistoria

Los animales prehistóricos

Paleolítico Vivo cuenta con cuatro especies de animales en libertad que no podrás ver en ningún otro sitio y de esta manera como son el Bisonte Europeo y el Caballo de Przewalski, ambos en peligro de extinción, y por otra parte, la recreación de dos especies ya extintas: el imponente uro y el caballo tarpán. Todos ellos son gran fauna, grandes herbívoros que modifican el paisaje y producen biodiversidad con su demanda de vegetales.

Según nos reconoce Estefanía Muro, responsable de Fauna de esta reserva «El bisonte europeo es el que llama más la atención de los niños con diferencia. Es el mamífero de mayor tamaño de Europa y uno de los más amenazados, por lo que es objeto de varios programas de reproducción en cautividad y conservación como el que desarrollamos en Paleolítico Vivo».

Pero también es muy llamativo el caballo de Przewalski. Es un equino salvaje mongol, una subespecie única de caballo asilvestrada a partir de animales domesticados en Asia central por la cultura Botai hace más de 5.000 años. Casi se extinguió a mediados del siglo XX, pero por suerte fue salvado de la desaparición por algunos naturalistas.

El uro euroasiático es un mamífero artiodáctilo extinto. Es un bovino de gran tamaño, precedente de las distintas razas de ganado doméstico actual. El último uro murió en Polonia en 1627. En 1920, los hermanos alemanes Lutz y Heinz Heck se propusieron ‘recrear’ el extinto uro mediante cruces de distintas razas. El resultado fue la aparición del ‘uro de Heck’, una nueva raza grande bovina robusta, de largos cuernos y pelo negro o pardo y de cuya raza son los ejemplares que se encuentran en la reserva Paleolítico Vivo.

El tarpán, también conocido como caballo salvaje euroasiático, es una subespecie extinta de caballo salvaje, considerada el antepasado de los caballos domésticos Habitó en Europa y Asia, y el último ejemplar murió en el zoológico de Moscú en 1875. A partir de la década de 1930, y a través de la cría selectiva, se hicieron varios intentos para desarrollar algunas razas de caballos parecidos al tarpán.

¿Cómo se puede hacer el safari?

El safari se puede hacer de dos formas a pie o en jeep. Según nos aconseja Estefanía con niños pequeños quizás es mejor escoger la opción del jeep. «Aunque la ventaja de ir a pie es que te puedes acercar más a los animales», señala. En cualquier caso el precio es el mismo.

En Jeep

La visita en Jeep se realiza en grupos de máximo 9 personas en cuatro todoterrenos tipo safari africano que les transportan durante un periodo de 130 minutos por recintos y campamento partiendo del centro de recepción.

También se puede contratar un safari totalmente personalizado en un coche 4×4 histórico de 6 plazas. La visita discurre por recorrido diferente que la estándar, con un acercamiento mayor a los animales y a los recursos naturales con la posibilidad de hacer paradas intermedias bajando del vehículo para hacer fotografías. Incluye un tentempié y un souvenir exclusivo de recuerdo. La duración de la visita es ligeramente superior, dos horas y media, al igual que su precio, 150€ por el coche completo.

A pie

La visita a pie se hace acompañado de un guía especialista en todo momento. El recorrido se divide en localizaciones, temáticas y tiempos, que incluyen: fauna prehistórica con aproximaciones, campamento prehistórico, pinturas y elaboración, la importancia del agua, recursos del hombre y caza, botánica, geología…

El recorrido tiene una distancia de 2,8 km y una duración de 2:30. La dificultad del mismo es leve y se puede hacer con niños. Ojo si son muy pequeños a lo mejor hay que acabar llevándolos en brazos.

Dónde:Calle Larga, 22. Salgüero de Juarros, Burgos

Contacto: Email: info@paleoliticovivo.com. Teléfono (+34) 947 421 714

Otras actividades por la zona

Y si quieres completar un fin de semana de aventuras y además educativo, puedes visitar los yacimientos arqueológicos de Atapuerca o la Mina Esperanza. No olvides que por la zona de Salguero hay bonitas casas de alquiler y casa rurales. Más información de alojamientos en www.cotur.es.

Yacimiento arqueológico de Atapuerca

Muy cerca de Paleolítico Vivo se encuentran unos de los yacimientos arqueológicos y paleontológicos más importantes del mundo, que ha dado fama universal a esta zona y donde se encontraron fósiles y cráneos de homínidos como el homo antecessor, con 900.000 años de antigüedad. Se puede visitar con un guía que nos ilustrará sobre la importancia de este hallazgo arqueológico.

Mina Esperanza

En Olmos de Atapuerca hay otra actividad interesante que se puede realizar en familia, la visita a la Mina Esperanza, que dejó de estar activa en 1975. Desde el 2013 se abrió al público y se pueden visitar sus más de 200 metros de galerías subterráneas. La visita se inicia en la bocamina en total oscuridad solo ayudados por los faroles de queroseno, como en la época. Al final se llega a la gran caverna de distribución donde, en una sala plenamente iluminada, se encuentra el único museo minero subterráneo de Europa.