Planes por Madrid (y lugares cercanos) a varios metros bajo tierra

1637
planes bajo tierra

A todos, mayores y chicos, nos apasiona regresar al pasado a través de túneles, galerías, cuevas y bodegas subterráneas. La capital madrileña cuenta con más de 5.000 kilómetros cuadrados que se pueden recorrer a pie y bajo tierra. Os proponemos unos planes por Madrid pero bajo tierra.

Ya hemos hecho referencia a la Estación Fantasma, de la Línea 1 de Metro, la de Chamberí, inaugurada en 1919, cerrada en 1966 y con acceso a visitas desde 2008. Es un viaje a los años 20 del siglo XX y que se puede realizar de manera gratuita (jueves, de 10:00 a 14:00; viernes y sábados, de 10:00 a 19:00, y domingos, de 10:00 a 15:00). Y también os hemos recomendado la visita al Búnker del bello Parque de El Capricho. Pero hay otros lugares, en la ciudad, en la Comunidad de Madrid y, cerca de ella, en la Comunidad de Castilla y León. Es buen momento para pasear por curiosos y bellos lugares bajo el asfalto. Además, algunos de estos planes por Madrid cuentan con visitas guiadas.

Junto a los raíles del Metro

Sin salir del Suburbano, encontramos otra joya dentro del Metro de Madrid. Se trata del Yacimiento Paleontológico de Carpetana. Las obras de remodelación dejaron al descubierto un tesoro histótico, un yacimiento paleontológico del Mioceno –que se extiende de 5 a 25 millones de años; en el caso al que nos referimos, más de 14 millones-. Está en el distrito de Carabanchel, en el recorrido de la Línea 6 y en la estación de Carpetana. Los restos, de gran valor, están divididos en dos espacios, que se pueden visitar gratuitamente durante todos los días.

El primero de los espacios recrea –tras un panel de vinilo- el ambiente, con especies vegetales y fósiles incluidos, en el que vivían los animales de la época, también representados, como el ciervo Heteroprox u otras especies mastodónticas. En el segundo ambiente se representan animales como el oso, el lobo, el perro, rinoceronte, jabalí o una tortuga gigante de hace millones de años. Se puede visitar todos los días en el horario de apertura de la estación, de 6:00 a 1:30.

Las Cuevas del bandido Luis Candelas

Seguro que conocéis la historia del bandido madrileño más popular del siglo XIX, Luis Candelas. Fue perseguido y condenado a muerte (mediante garrote vil) por sus asaltos a diligencias y establecimientos y, finalmente, la sentencia se llevó a cabo en la Puerta de Toledo. Pero este bandolero ‘de altura’, nacido en los primeros años del siglo XIX, supo durante años despistar a sus perseguidores escondido, junto a su pandilla, en las cuevas del Arco de Cuchilleros, en la Plaza Mayor de Madrid, en lo que había sido una herrería.

Muchos años después, en 1949, el torero madrileño Félix Colomo decidió abrir un restaurante en el antiguo escondite del bandido y lo bautizó con su nombre: Luis Candelas. Es seguro también que, durante la larga trayectoria del reconocido local gastronómico (en el Arco de Cuchilleros, 1), muchos adultos lo hayáis visitado y ‘degustado’. Hoy, Las Cuevas de Luis Candelas son un estupendo lugar para comer o cenar en familia disfrutando de las ofertas culinarias más típicas: excelente cochinillo, cordero lechal -ambos en horno árabe de leña de encina- y deliciosos postres (tarta de chocolate, leche frita, copa de la casa, flan casero al caramelo), entre otras sugerencias de su estupenda carta. Su horario es de 13:00 a 23:30.

Mundos subterráneos a pocos kilómetros de Madrid

En la Comunidad de Castilla y León, hay dos enclaves con cuevas prehistóricas que os proponemos como un estupendo plan en familia para cualquier fin de semana. El primero está en Prádena de la Sierra (Segovia), está a poco menos de una hora de Madrid, y la segunda, en Arenas de San Pedro (Ávila), a menos de dos horas. En ambos casos, a las visitas se une la estupenda gastronomía castellana y los reconfortantes paseos por el entorno natural.

En la Cueva de los Enebralejos, en Prádena de la Sierra (Segovia), encontraréis impresionantes estalactitas y estalagmitas, galerías, pinturas y grabados y hasta una necrópolis trasladan a los visitantes al año 2500 a.d.C. Estas cuevas, no muy grandes, pero sí las más importantes y reconocidas de la provincia, se encuentran a los pies de Somosierra –muy cerca de la localidad de Pedraza y de las Hoces del río Duratón-, en un pueblo que se caracteriza por su gran bosque de acebos.

Las visitas por la Cueva de los Enebralejos son siempre guiadas y tienen una duración aproximada de 45 minutos. Se pueden visitar de martes a viernes, de 10:30 a 13:00 y de 17:30 a 18:00, y los sábados y domingos, de 10:30 a 13:00 y de 16:00 a 19:00 (los lunes están cerradas).

Os recomendamos un alojamiento, en el caso que decidas hacer una escapada de fin de semana: Granja El Enebral. Allí los niños se lo pasarán bomba con los animalitos, al igual que vosotros, disfrutando de la naturaleza y el buen yantar.

Una gruta a mil metros bajo vuestros pies

Las Grutas del Águila, en Arenas de San Pedro (Ávila) están a 50 metros bajo nuestros pies, y en un recorrido de 1.000 metros os encontraréis sumergidos en un espectacular mundo subterráneo en el que las estalactitas y estalagmitas están maravillosamente iluminadas; os atrapará el colorido de esta joya arqueológica –dicen que de más de medio millón de año- en la bonita localidad abulense de Arenas de San Pedro, en el también conocido como Cerro de Romperropas.

El recorrido, con un guía acompañante, es de unos 40 minutos aproximadamente y se realiza sobre terreno pavimentado. No debéis temer por el frío; la temperatura es estable durante todo el año: 17º C. Eso sí, hay que acudir bien calzado y protegido ante la humedad. En cualquier caso, esta cavidad kárstica está en excelente estado de conservación.

Se pueden recorrer de lunes a viernes, de 11:30 a 22:00, y sábados y domingos, de 11:30 a 22:00. Venta de entradas en cuevasdelaguila.com. Por los menores de 5 años no se paga. La entrada general es de 8 euros.