Playas de interior seguras y con Bandera Azul

No en todas está permitido el baño , pero sí el disfrute

471
Playas de interior con bandera azul

No es necesario trasladarse a una localidad costera para disfrutar de nuestras magníficas playas (589 de ellas acaban de ser reconocidas, el pasado mes de junio, con Bandera Azul). Hay muchas en el interior, las conocidas como fluviales, que también han sido distinguidas con el calificativo que otorga la Asociación de Educación Ambiental y del Consumidor (ADEAC) y que acredita su calidad en diferentes conceptos; no solo el agua.

No en todas está permitido el baño (está prohibido en las del centro de la península, por ejemplo en los embalses y pantanos de Madrid, Segovia, Guadalajara y Ávila), pero sí el disfrute; cuentan con chiringuitos, arenales, lugares acondicionados para picnic, pedaletas, lugares para práctica de deportes náuticos… y, especialmente este verano, con muchos servicios de seguridad (socorrismo y desinfección), según el protocolo por la COVID-19. Os recomendamos tres de ellas y también que sigáis al pie de la letra las medidas higiénico-sanitarias establecidas y los consejos para evitar ahogamientos que os hemos dado en nuestra revista.

Playa de Orellana la Vieja (Badajoz): once años de excelencia y calidad

También conocida como Playa Costa Dulce de Orellana la Vieja, en este término pacense han revalidado por undécima vez la reconocida Bandera Azul. En el mismo lugar, por tercer año consecutivo, también la han conseguido en su Puerto Deportivo y en el Sendero Azul.  Desde el pasado 15 de junio y hasta el 15 de  septiembre, se puede disfrutar de ella. Eso sí, tiene un aforo más reducido (un tercio con respecto a años anteriores: un máximo de 1.000 personas), aunque las terrazas, restaurantes y chiringuitos han ampliado su espacio.

playas de interior

Cuenta con 12.000 metros cuadrados para el baño y solárium y la seguridad estará atendida por unas cien personas. Al no poder practicarse el ‘boca a boca’, se dispone de los ya conocidos como balones resucitadores con filtros antivirales y también de drones para controlar los posibles rescates y de embarcaciones de salvamento. En fin, un destino –a poco más de hora y media de desplazamiento en coche de Badajoz capital- ‘de bandera’ para que os sintáis seguros en todos los sentidos.

A Calzada, en Ponte Caldelas (Pontevedra): baño y vegetación a tope

Ya en 2015, esta coqueta playa fluvial gallega consiguió alzarse con Bandera Azul. Este año, el encantador paraje, de 250 metros cuadrados rodeado de un bosque y con una magnífica poza de aguas limpísimas para darse un reconfortante chapuzón –en un lugar de presa de piedra- y con zona recreativa (y segura) para los peques y merendero, también la ha conseguido. A la playa se llega atravesando el puente que cruza el río Verdugo y se realiza un recorrido de unos 900 metros desde el municipio pontevedrés.

Robles, castaños y abedules rodean el recinto, que cuenta, además, con un parque biosaludable. Es un lugar magnífico para un pícnic familiar, con amigos y para realizar reconfortantes paseos. También es recomendable, darse un placer –ya en el pueblo- con la rica gastronomía de la zona.

El Pantano de San Juan: la playa de Madrid

Conocido también como Playa de la Virgen de la Nueva o la playa de los madrileños, en 2018, tuvo el honor de convertirse en la primera playa fluvial con Bandera Azul de la Comunidad de Madrid. A algo más de 60 kilómetros de la capital y muy cerca del municipio de San Martín de Valdeiglesias, sus casi 14 kilómetros playeros convierten este pantano –con vistas a la Sierra de Gredos- en un lugar único. El baño y las aglomeraciones están prohibidos; no nos cansamos de insistir en la seguridad y responsabilidad; hay que respetar aforo y normas.

El pantano se construyó en 1955. Cuenta con zona de deportes acuáticos, tiene baños públicos y servicio de vigilancia y socorrismo (este año potenciado).

De pícnic familiar

Es un lugar idóneo para celebrar un picnic familiar y con amigos. Los niños pueden realizar rutas sencillas de senderismo. La zona cuenta con locales de restauración de diferente tipo (con propuestas gastronómicas más elaboradas o informales) si no queréis cargar con la comida desde casa. Por otro lado, en las cercanas localidades de San Martín de Valdeiglesias y Pelayos de la Presa también podéis encontrar restaurantes en los que se come muy bien.