Recetas fáciles y deliciosas con ‘estrellas Michelin’ a vuestro alcance

504
recetas fáciles estrellas michelín cocina

Durante el ya largo confinamiento en casa muchos de vosotros os habéis atado el delantal y puesto al servicio de los fogones; cada día con más ímpetu y, de pinches o cocineros del día a día, ya aspiráis a convertiros en aprendices de chefs. No hace falta preparar elaboradísimas recetas –si no sois expertos en el arte culinario- para preparar un plato de ‘estrella Michelin’ sin que un pequeño fallo, al ser amateurs, eche por tierra el resultado.

Os sugerimos dos recetas fáciles, con productos que podéis conseguir sin problemas en las tiendas de alimentación de vuestros barrios y en los supermercados, y, lo más importante, que gustarán a toda la familia. Para ello, hemos seleccionado dos propuestas de dos grandes de la gastronomía, Martín Berasategui –el chef español que acumula más estrellas Michelin en la historia; nada menos que 12 desde 1986- y Francis Paniego (tres estrellas Michelin). Están a vuestro alcance, tanto en la elaboración como en el precio de los productos, que no vaciará vuestros bolsillos.

Escalopes de pollo con salsa de mostaza y patatas, de Berasategui

recetas fáciles con salsa de mostaza

El chef donostiarra, que acumula muchos más premios, además de las afamadas estrellas –en 7 de sus 12 restaurantes- que reconocen la excelencia gastronómica a nivel mundial, propone una receta muy sencilla y riquísima. Os la trasladamos.

Sobre una bandeja ponemos pequeños cuadrados de papel de aluminio, con una patata entera, pelada y limpia, sobre cada uno de ellos, y salamos un poquito las patatas. Las untamos con una pizca de mantequilla y cerramos los paquetitos con las láminas de aluminio. Las ponemos a asar en el horno, precalentado a 180º, durante 40 minutos.

Mientras, preparamos la salsa de mostaza. Para ello, disponemos en un cazo 100 g de cebolla, 60 g de mantequilla y 180 ml de vino fino y lo ponemos al fuego hasta reducir a seco. Agregamos al cazo 300 ml de un buen caldo y lo dejamos hervir hasta que pierda ¼ de volumen. Añadimos a la mezcla 20 ml de zumo de limón, 20 g de mostaza y 150 ml de nata y dejamos hervir todo durante 10 minutos. Luego, pasamos todo al vaso de la batidora con 10 g de mostaza en grano y 40 g de mantequilla. Trituramos bien y colamos. ¡Ya tenemos la estupenda salsa de mostaza! Y las patatas están a punto de abandonar el horno.

Vamos a por los escalopes. Preparamos en una bandeja o plato grande una mezcla con 50 g de harina, pan rallado, queso rallado (cantidad al gusto) y trocitos de jamón serrano (muy pequeños). Rebozamos con esta mezcla los escalopes de pollo y los pasamos a una sartén precalentada con aceite y un ajito. Una vez hechos los escalopes, los dejamos escurrir sobre papel absorbente de cocina. Servimos con las patatas asadas y una ración de salsa de mostaza por comensal (se puede poner en vasitos o pequeños boles).

Croquetas de jamón y pechuga de pollo, de Francis Paniego

recetas fáciles de cocina

El chef riojano, al frente, entre otros establecimientos, de El Portal del Echaurren y Echaurren Tradición, en la localidad de Ezcaray, homenajea esta receta que heredó de su madre, Marisa Sánchez (Premio Nacional de Gastronomía), fallecida hace dos años y medio. Sus alabadas croquetas, de corazón cremoso, llevan su tiempo, pero son recetas fáciles de elaborar.

Las cantidades de la receta están indicadas para seis comensales. Ponemos en una sartén grande 130 g de mantequilla y dejamos que se derrita a fuego lento. Añadimos unos 80-90 g de jamón serrano muy picadito. En otra sartén disponemos 50 g de pechuga de pollo cortada en trocitos con cebolla muy picada y dejamos rehogar hasta que el pollo esté bien hecho. Retiramos de la sartén solo los trocitos de pechuga (descartamos la cebolla) y los pasamos al vaso de la batidora (o a un robot de cocina). Trituramos mucho, hasta que obtener casi textura de tierra. Pasamos el contenido a la mezcla de jamón con mantequilla y removemos bien al fuego, añadiendo harina (160 g) hasta que ésta esté bien tostada.

Poco a poco, vamos agregando a la sartén chorritos de leche –cocida previamente- hasta completar 1 litro y medio. Seguimos removiendo hasta conseguir la masa de besamel. Cuando la mezcla sea homogénea, añadimos –es el toque del chef-  jugo de carne (unos 50 ml), poco a poco y seguimos removiendo. Paniego prepara previamente este jugo con puntas de carne de ternera y verduras. Solo queda hacer dar forma a la masa de besamel (ya fría) y rebozar las croquetas en 2 huevos batidos y en pan rallado. Luego freímos y dejamos escurrir sobre papel absorbente. ¡Y a disfrutar de estas recetas fáciles con estrellas Michelín! Lo haréis todos, pero, con seguridad, los peques.