Recetas fresquitas y muy fáciles (para y con ellos)

40
Recetas con fáciles niños

En verano todo sienta mejor. Además de disfrutar de la playa, la piscina, el río, las excursiones y los juegos, es muy importante la comida; nos sabe más rica y nos hace sentirnos más felices. Si se hace en porche o terraza, estupendo. Pero también, relajados, en el apartamento o piso de vacaciones, todo resulta delicioso. Es importante también invitar a los peques a que sean nuestros pinches. Que empiecen a colaborar en las tareas del hogar –casi sin enterarse- es muy interesante si esta labor se inicia en la cocina con recetas que disfrutarán y de las que presumirán (reconozcamos que la limpieza de la casa no atrae tanto y les resulta más ‘trabajosa’).

Pues bien, os dejamos unas ideas de recetas fresquitas, rápidas y muy fáciles en las que ellos participarán y de las que todos disfrutaréis.

De aperitivo: bolitas de salmón ahumadococinar con niños salmón

Para empezar, estos exquisitos bocados. Los niños pueden ayudar a batir el contenido de un tarrina de queso crema en un bol, hasta que la consistencia quede más suave. Luego, hay dos opciones. La primera es picar unas nueces y poner éstas y el queso en el vaso de la batidora. Para la segunda no hace falta triturar; solo se añaden unas anchoas muy picaditas a la crema de queso cuando esté ligera y se mezcla todo con cuchara o tenedor. Son las dos opciones de relleno de las bolitas de salmón ahumado, que colocaremos en trozos algo más grandes en una cubitera de hielo, dejando sobresalir de cada uno de sus cubiletes. Luego, se introduce el relleno en cada uno de ellos, se cierran con el salmón que sobresale y, con las manos, se les da forma redondeada. Se dejan en el frigorífico entre media hora y una hora. Se sacan y, al momento, estarán listas para comer.

Comida o cena: ensalada de pollo con aguacate

Un básico del verano que nunca falla, ya sea como plato único en la cena, entrante de la comida o acompañamiento en el centro de la mesa. Para la que os proponemos hacen falta pocos ingredientes y tiene un aliño muy especial. Primero hay que limpiar bien una pechuga de pollo, salpimentarla y ponerla a la plancha (solo pincelada con un poco de aceite). Cuando esté doradita, se retira y reserva. Mientras, lavaremos las hojas de lechuga mézclum y las escurriremos bien. Las colocaremos en un bol grande o ensaladera. Cortaremos la pechuga en trocitos con unas tijeras de cocina y la añadiremos al bol. El paso siguiente es limpiar el aguacate y añadirlo cortado también en trozos. El aliño se hace con zumo de limón y de naranja, un poco de queso rallado, aceite y vinagre (mejor, balsámico de Módena) y se bate todo muy bien.

En cualquier momento: minisalchichas de queso y baconminisalchichas de queso y bacón

En el mercado se venden este tipo de salchichas rellenas de queso, pero es mucho más divertido hacerlas, que sean minifrankfrut y que se horneen. Pedidle a los peques que, con la ayuda de un cuchillo y mucho cuidado, hagan una incisión en cada una de las salchichitas. En ellas introduciremos un poco de queso de obleas. Luego, envolveremos cada una de ellas en un tira de bacon, que cerraremos con un palillo, atravesándolas y las pondremos en la bandeja del horno sobre papel sulfurizado, a 200º C, hasta que estén doradas. Mejor, no comerlas muy calientes.

A la hora de la cena: pequeñas pizzas

Son chiquititas e individuales, tan pequeñas que se hacen con un paquete de obleas para empanadillas. También se puede utilizar la masa precocinada para pizza y hacer pequeños círculos con cortapastas. Tras extender las obleas las cubriremos con tomate frito (mejor casero) y con queso rallado, al gusto. Mientras, en una sartén freiremos carne de ternera picada, que luego pondremos encima de las pequeñas pizzas. Y, por último, unos trocitos de jamón de york coronando cada una. ¡Y al horno! Las dejaremos allí 10 minutos a 180º C.

Desayuno y a todas horas: macedonia de frutasmacedonia de frutas

Otro básico de todo el año, pero que en época estival gana mucho gracias a la gran variedad de frutas con que contamos. Es una receta sencillísima y versátil, que sirve de desayuno, merienda, postre… Debemos elegir buenas piezas. Por ejemplo, melocotón y melón, más bien maduros. Los cortaremos en dados y los pondremos en un bol. Haremos lo mismo con kiwi y piña. Luego, removeremos bien y la dejaremos un rato a temperatura ambiente. Contamos con dos opciones para dar el toque final. Por un lado, podremos añadir yogur natural y mezclar con la fruta; por otro, optar por zumo de naranja y volcarlo sobre el cuenco o bol. ¡Feliz comida!

¡Ah!, recordad que si queréis que os acompañen a la hora del aperitivo, os hablamos la semana pasada de unos exquisitos mócteles sin alcohol para ellos a base de frutas que ¡están de moda!

B.C.