Sentirse princesas y príncipes en un gran castillo

58
Castillo de Coca

‘Castillos en España’ es la expresión que utilizan los británicos y que se corresponde con la nuestra de ‘castillos en el aire’. Pero tanto los nuestros, como los de ellos, están muy bien asentados –el que os proponemos está en un foso y no en un cerro- y son magníficas joyas arquitectónicas. Ya os hemos hablado de algunos de ellos, pero os animamos a que visitéis este castillo –aprovechando la bonanza de la meteorología y que el verano toca a su fin- uno que esconde algunos secretillos en su historia. Es un buen plan para los fines de semana, retomar fuerzas y volver al cole –o al trabajo- con mejor ánimo.

Todo para sus ojos y su imaginación

Así es. Los peques se sentirán personajes del siglo XV en el magnífico Castillo de Coca, en la localidad segoviana del mismo nombre (a tres cuartos de hora de la capital, Segovia, y a 144 kilómetros de Madrid). La visita guiada es amena e interesantes y los niños no se cansarán de ver tanta maravilla ni de imaginar.

La idea de levantar esta maravillosa fortaleza fue del arzobispo de Sevilla, Alonso de Fonseca, en 1453. Veinte años después ya estaba construida –como ya hemos señalado sobre un foso, con una estratégica visión-. Muchos años después el castillo pasó a manos de la Casa de Alba y fue en 1928 cuando fue reconocido Monumento Histórico Nacional (formando parte del Tesoro Artístico Español). En 1954 los Alba cedieron la propiedad al Ministerio de Agricultura y, hasta el día de hoy, es la Escuela de Capacitación Forestal. La curiosa construcción de ladrillo y el imperio del mudéjar enamoran

Algún secretillo entre sus muros

Castillo de Coca
Foto: David Rubio

Como si de Romeo y Julieta se tratase, dentro de la hermosa fortaleza se produjo una tragedia amorosa. El marqués de Cenete, hijo del gran cardenal Mendoza, se enamoró de una Fonseca; murió abrasado por las lanzas ardiendo que le lanzaron desde las almenas. Otro motivo que llamará la atención de todos son las mazmorras. Nunca se ha sabido con certeza si albergaban a nobles sentenciados o si simplemente se trataba de un almacén. Bajo la ventana de la bóveda tiene pintada una estrella de David. Dice que por allí se introducía a los presos, pero nunca se ha demostrado.

La Capilla es otra incógnita; no se sabe el lugar de la original. En la visita se recorre la Sala de Armas, el Museo, la Sala Torre, la Galería Torre, el Mirador, con maravillosas vistas a la campiña segoviana.

Al dejar el castillo hay varias opciones: hacer un picnic entre pinares, acudir a la piscina municipal de Coca o comer o cenar en alguno de los cinco más valorados restaurantes de la localidad, con magnífica carne ibérica y pinchos.

Horarios del castillo. De lunes a viernes, de 10:30 a 13:00 y de 16:30 a 18:00. Sábados y domingos, de 11:00 a 13:00 y de 16:00 a 18:00. Cerrado: primer martes de cada mes y todo el mes de enero-. Nota: El sábado 18 de agosto de 2018, el castillo permanecerá cerrado durante todo el día con motivo de los fuegos de artificio por las fiestas de la localidad, que se celebran desde el pasado día 14 hasta el próximo día 19.

Precios. Niños de 7 a 14 años (acompañados de adultos): 2 euros. Adultos: 2,70 euros. Más información en su web.