Tres escapadas de un día perfectas para los madrileños

1140
escapadas en familia Madrid

La previsión del tiempo para este puente de La Almudena en la Comunidad de Madrid es de cierta inestabilidad. Sin embargo, a tenor de lo que dice la página meteorológica eltiempo.es, con lluvias (no más de 0,3 mm) y temperaturas suaves (entre 15º y 16º a mediodía) pueden no ser un impedimento para hacer una escapada de un día, especialmente el domingo que no lloverá, a algunos de los maravillosos sitios que existen en la provincia. Hay que aprovechar cada oportunidad que se nos presenta ¡A saber que normas nos imponen en las próximas semanas.

Os proponemos tres de los sitios preferidos de esta revista. El precioso pueblo de Patones, donde podemos comer un cabrito de escándalo, el Castillo de Manzanares el Real, que encantará a nuestros hijos y el impresionante Monasterio de El Escorial, sitio al que hay volver de vez en cuando.

Ya sabéis. Anorak, guantes y bufandita y a darse una vuelta por algunos de los pueblos de la Comunidad.

Patones: un pueblo bonito donde comer bien

Patones de Arriba

No hay duda de que se trata de uno de los pueblos más bonitos de la Comunidad de Madrid. Quienes lo hemos visitado –y más de una vez- damos fe de ello. En realidad se trata de una población divida en dos: Patones de Abajo –más habitado y con más servicios- y Patones de Arriba. Está a menos de 70 kilómetros de la capital y es una encantadora aldea con casas de pizarra, calles empedradas y balcones con flores. Se mantiene –con muchos cuidados por medio- como en la década de los 60, cuando su población comenzó a trasladarse a Patones de Abajo. Sus bellísimos paisajes, con senderos para realizar con los peques, y una excelente gastronomía, hacen este lugar único.

Una vez en el pueblo, tras pasear por sus calles y curiosear en las tiendas de artesanía y productos locales, os proponemos que visitéis El Pontón de la Oliva –a poco más de 5 kilómetros-, una pequeña excursión que merece la pena. Esta presa, que se construyó a mitad del siglo XIX para llevar agua a Madrid, está en desuso. Desde allí se pueden realizar varias rutas de senderismo que no presentan dificultad.

Comer como ‘reyes’ en Patones

Patones de Arriba cuenta con buenos restaurantes con menús, cartas y opciones gastronómicas para toda la familia. Uno de los más reconocidos y el más antiguo de la localidad –abrió sus puertas en 1970- es El Rey de Patones. Entre sus propuestas destaca el cabrito lechal al horno de leña.

Castillo Manzanares el Real

visita teatralizada en el castillo

Con el espectacular fondo de La Pedriza se alzan los muros de esta joya de la arquitectura medieval. En su interior se esconde un palacio de los albores del Renacimiento con grandes salones y una iglesia de tres naves.

Con los protocolos sanitarios pertinente se puede realizar la visita teatralizada hasta el 29 de noviembre (8€). Se inicia con dos anfitriones de excepción, Don Iñigo López de Mendoza (Marqués de Santillana) y su hija Brianda, quienes nos guiarán por las estancias del castillo mientras discuten como consecuencia de las ansias de libertad de la joven doncella y su sed de conocimientos humanistas.

También se puede realizar la visita por libre entre las 10:00 y las 18:00 los fines de semana y festivos. La entrada general cuesta 5 €, los menores de catorce años pagan 3 € y es gratuito para los que tienen menos de 3 años. En su web también podéis encontrar más actividades.

Para completar el plan, después de la visita turística no se puede uno perder la oportunidad de dar un paseo por este magnífico paraje y de paso hacer hambre antes de acudir a algunos de los restaurantes de la zona. Si se va con niños es un seguro de vida la Pizzería El Real, y para mayores expectativas culinarias el restaurante La Parra.

El Escorial, un clásico al que hay que ir regularmente

San Lorenzo de El Escorial, su Monasterio y Real Sitio, y el pueblo de El Escorial (o Escorial de Abajo) son quizás los destinos de la Comunidad de Madrid más solicitados por turistas y más visitados también por los madrileños. Está a solo 47 kilómetros de la capital. Organizar un fin de semana, o al menos un sábado o domingo, en esta localidad es un buen plan para ir en familia, con niños. No importa que haga un poco de frío.

ruta circular El Escorial

Si vais a hacer una excursión, es necesario llevar la ropa de abrigo y el calzado adecuado; los buenos aires nos vienen bien a todos. Os recomendamos visitar el Bosque de la Herrería.

Pero es visita obligatoria el monasterio de El Escorial. Situado junto al Real Sitio, unión de fincas colindantes al monasterio, ambos lugares fueron declarados por la Unesco Patrimonio de la Humanidad en 1984 y, en 2006, Bien de Interés Cultural. Hay visitas guiadas (muy recomendables) con una duración de cerca de cinco horas. pero, tal vez, si vais con niños pequeños el recorrido resulte algo agotador para ellos. Entonces podéis optar por la visita libre.

En el monasterio destacan el Palacio de los Austrias, el Panteón de los Reyes, la Sala de Batallas o el Palacio de los Borbones. Pero, además, en el Real Sitio, podéis visitar La Casita del Príncipe y sus jardines reales y El Jardín de los Frailes.

Precio: tarifa básica (6€), reducida (3€) y la visita guiada tiene un suplemento de 2€.