Trucos para que los niños se cuiden la boca en casa

164
higiene bucodental hijos

No vamos a encontrar, desgraciadamente por el confinamiento, una época mejor que ésta para atender con más cuidado aspectos de nuestra salud, y de nuestros hijos, que quizás la vorágine del día a día nos lo hace más complicado. El mejor ejemplo es el cuidado de nuestra higiene bucodental en casa.

Según el último estudio dental de Sanitas, cuatro de cada diez españoles no mantienen los hábitos de higiene bucodental en su trabajo. La falta de tiempo y la ausencia de instalaciones adecuadas se revelan como los principales inconvenientes para seguir una correcta higiene bucodental, por lo que, en estos momentos, “la flexibilidad que aporta el teletrabajo favorece encontrar los huecos idóneos para mantener una correcta higiene bucodental y cepillarse los dientes tres veces al día”, dicen desde Sanitas,

Fundamental que el cepillo esté homologado

“Para llevar a cabo una correcta higiene bucodental en casa es fundamental el uso de un cepillo homologado y pasta fluorada después de las comidas junto con el uso, al menos una vez al día, de seda dental. Podemos complementar la higiene con el uso de un enjuague bucal tras el cepillado” señala Manuela Escorial, odontóloga de la Dirección Asistencial de Sanitas Dental.

“Ahora que tenemos más tiempo y la intimidad de nuestro propio baño, podemos aprovechar para utilizar la seda dental y para introducir a los más pequeños en su utilización”, destaca Escorial. De esta manera, se puede ayudar a crear unos patrones de higiene bucal diarios o reforzar los ya existentes en nuestros hijos. “Si se realizan las actividades de higiene bucal de forma conjunta, favoreceremos que los pequeños lo consideren una actividad entretenida que podrán continuar de manera autónoma una vez termine el confinamiento”.

El confinamiento familiar tiene un inconveniente ya que, al pasar más tiempo en el hogar, lo más probable es que abusemos de alimentos denominados de ocio: palomitas, chucherías o chocolates, que se encuentran entre los más perjudiciales para los dientes.

«Debemos evitar la ingesta entre horas de alimentos azucarados, así como los que sean ácidos, ya que facilitan episodios de erosión y caries”, recuerda Manuela Escorial.