Una aplicación para conocer flores, plantas y árboles… y disfrutarlos en nuestros bosques

132
picturethis

Cuando los hoy adultos éramos niños disfrutábamos de los paseos por el campo y los bosques identificando, con la ayuda de nuestros abuelos o padres –ellos sí sabían y saben-, los árboles y plantas de nuestros placenteros recorridos. Hoy, aunque nuestros peques aprendan en sus centros de estudio algunos secretos y propiedades de la flora, lo cierto es que hasta a nosotros se nos ha olvidado.

Ahora y, especialmente, cuando llegue el otoño podemos recordar o despertar esa pasión en las escapadas y excursiones a los bosques y también enseñar a los más jóvenes de la familia cómo cuidar las plantas que tenemos en casa. ¿De qué manera? Muy fácil; la aplicación PictureThis –con la que se puede contactar a través de Facebook.com/PictureThisAI, Twitter.com/PictureThisAI e Instagram.com/PictureThisAI- identifica inmediatamente miles de plantas, flores y árboles. Más de 30.000.000 millones de usuarios en todo el mundo pueden dar fe de ello.

Cómo identificar las bellezas de la naturaleza y aprender a cuidarlas

Utilizando esta aplicación, recomendada en Google Play, solo tendréis que compartir la fotografía de la planta o árbol que os haya llamado la atención o sobre la que queráis obtener más información. Un grupo de expertos y especialistas en jardinería y horticultura os ‘contarán’ todo sobre ellas. Así, obtendréis sugerencias y normas para su cuidado, recordatorios de agua y hasta podréis crear un registro de todas las flores, plantas y árboles, además de compartir fotos de manera rápida y fácil con los amantes de la flora.

Os invitamos a que ahora, o dentro de un mes, visitéis algunos de nuestros bosques y disfrutéis de esta interesante experiencia. Os sugerimos dos de gran belleza.

Perdeos en un bosque y fotografiadlo

ruta fotografía bosques

El Pinar de La Boca del Asno, en Valsaín (Segovia) ofrece una ruta ideal para hacer con niños. Se encuentra a poco menos de una hora de Madrid y es una magnífica idea para animar a los peques a practicar el senderismo. Los pinos dominan el paisaje y, con suerte, los pequeños se toparán durante el paseo con algunas piñas. Lo mejor para iniciar este recorrido, de pinos altísimos y declarado Reserva de la Biosfera, es partir del aparcamiento de la Boca del Asno y continuar hasta Valsaín. La ruta es de 4 kilómetros –se puede reducir a 2 kilómetros llegando al Puente Navalacarreta, no presenta dificultad y se realiza a orillas del río Eresma. Si hace buen tiempo podréis disfrutar de un tentempié o comida campestre junto a él.

Áreas recreativas de La Boca del Asno y de Los Asientos, en Valsaín

Otro aliciente para los más pequeños son las dos áreas recreativas con que cuenta este bosque: la de La Boca del Asno y la de Los Asientos (cada una en un lado del río). Las dos tienen zona infantil de juegos, merendero y aparcamiento. Vosotros decidís cuál tomar. Si se inicia desde Los Asientos el río quedará a la derecha. Pronto llegaréis a un pequeño puente de madera y algo más adelante a otro más grande, el de Navalacarreta. Desde allí podréis regresar al área recreativa si los niños están cansados. Pero, seguramente, durante un agradable paseo jalonado de árboles y en el que también verán animales, querrán continuar hasta la Boca del Asno y su área recreativa. El regreso se puede hacer desde allí dejando el río a la izquierda.

En el camino de vuelta veréis la Silla de Carlos III esculpida en roca. No hay que olvidar que el lugar fue zona de descanso y vacaciones de la realeza.

Si vais por la mañana, después de comer podéis visitar La Granja de San Ildefonso, a tan solo 7 kilómetros, para rematar un día de cuento, en el que concienciar a los más pequeños en el respeto a la naturaleza.

Una escapada al Hayedo de Ayllón, en Tejera Negra (Guadalajara)

fotografía plantas y árboles

Es otro lugar bellísimo y siempre muy recomendable, y también uno de los bosques más solicitados debido a su enclave, mucho más al sur que el resto de hayedos, en la localidad de Cantalojas. Fue primero un lugar plagado de tejos –hoy apenas se ve alguno- tiene 400 hectáreas de hayedo dentro de un  Parque Natural que sobrepasa las 1.600 hectáreas, y dos atractivas rutas.

Está reconocido por la Unesco como Patrimonio de la Humanidad y en él, además de las hayas, proliferan pinos silvestres, robles, abedules, acebos y, en otoño, una joya del bosque el boletus edulis.

Se pueden realizar dos rutas circulares y paralelas determinadas por los ríos Lillas y Zarzas (en su inicio está el centro de interpretación). Ambas se encuentran dentro de la conocida Senda de Carretas. Con niños el mejor recorrido es el del río Lillas y si optáis por la visita guiada, lo más indicado es que os decidáis por la parcial. Así, los peques disfrutarán, como vosotros, pero harán un recorrido más accesible en el que, a 20 minutos del inicio, os toparéis con La Carbonera. Es un lugar interesante, una buena reproducción del lugar en el que se obtenía por combustión, con leña de haya que se enterraba bajo la tierra, el carbón.

Si esperáis a otoño para realizar la Senda de las Carretas es necesario reservar plaza en el parking. Teléfono: 630 36 79 90.

Las visitas guiadas se realizan los sábados y domingos de octubre y noviembre y también el 12 de octubre y el 1 de noviembre. Este año tendréis que consultar las condiciones, que pueden variar.

Horario. Ruta completa Senda de las Carretas: 11:00, 11:30 y 12:00. Ruta parcial (hasta La Carbonera): 15:30. No hace falta inscripción y se parte desde el aparcamiento interior del Parque Natural Hayedo de Tejera Negra.