Una escapada de lujo con niños para el verano

383
escapada organizada

Llega el verano y comienzan los infinitos planes que se pueden hacer con niños. Porque no nos olvidemos que poder pasar tiempo con nuestros hijos es siempre un regalo. Al fin y al cabo, ellos nos enseñan a mirar el mundo, de nuevo, por primera vez. Ese es un momento mágico que los niños nos regalan a los adultos. Los padres ya no recordamos esas primeras experiencias, ni la ilusión que nos provocaban. Pero sí podemos revivirlas a través de ellos. Las actividades nuevas con niños son un auténtico tesoro para los adultos. A ellos ya les llegarán esos momentos mágicos con los niños del futuro. Sin embargo, y sin ninguna duda, una primera experiencia siempre es un regalo necesario para los niños. Porque ya sabemos, aunque no lo recordemos, estamos hechos de nuestras rutinas de infancia y de todas nuestras primeras veces.

Así que aprovechemos este tiempo de verano, de buen clima y tiempo libre, para que disfruten y disfrutemos de experiencias enriquecedoras y de calidad.

Esto puede parecer complicado o de manual teórico muy difícil de llevar a la práctica, pero no lo es tanto. Solo tenemos que bajar nuestro listón de expectativas y dejarnos sorprender, como hacen ellos. Nadie dijo que no tuviéramos que aprender, pero la compañía de los niños siempre será un aprendizaje bien aprovechado.

Una solución son los viajes, escapadas o excursiones ya organizados

Hay trucos como pueden ser las escapadas con Buscounchollo que hacen que podamos disfrutar de una experiencia ya organizada y a un precio muy asequible. Una experiencia que podría suponer un coste económico mucho más alto y, sin embargo, con estas ofertas se convierten en una opción más que óptima.

Porque pensemos que muchas veces no sabemos qué hacer con ellos o cómo organizar el tiempo. Tantos días sin una guía se pueden convertir en una mala rutina. Así que podemos optar por viajes, escapadas o excursiones ya organizadas. Esto es un valor seguro sin opción de que salga mal, solo tenemos que dedicarnos a disfrutar.

Además, no cabe duda que es un momento perfecto para poder acercar a los niños a la naturaleza y al ejercicio físico. Porque necesitan desgastar energía. Por ejemplo, un viaje por Cantabria con una visita al parque natural de Cabárceno y teleférico es una visita inolvidable que dejará huella en una familia para siempre.

niños escapadas
Fachada Boí Taüll Resort en Lleida

Podemos encontrar opciones con tanto encanto como Trekking Cultural y Media Pensión en plena naturaleza de Boí Taüll. La descripción de la oferta ya lo deja claro, «3 días y 2 noches en el Hotel Romanic 3* en Boí Taüll Resort (Pirineo de Lleida) en régimen de Media Pensión (2 desayunos + 2 cenas, bebidas no incluidas) + 1 excursión de senderismo cultural por persona y reserva + programa de animación diario adulto y infantil a partir del 20/06 (juegos, yincanas, Tai-Chi, Yoga, Master Chef y más) + acceso a la piscina del Hotel Taüll (del 24/06 al 11/09). Niños de 3 a 12 años: el 1º y el 2º viajan con un 50% de descuento.»

Con estas opciones, los niños estarán entretenidos y los adultos podremos disfrutar de ellos. Vivir con ellos las experiencias, divertirnos con los propios espectáculos para ellos y volver a ser niños. Además, quizá tumbarse en alguna ladera del Pirineo sea una opción más que válida para que nuestros niños tengan un contacto puro con la naturaleza.

Podemos ver además que los niños tienen precios especiales y entretenimientos complementarios. Así que podemos reservar, quizá, en mitad de unos cuantos días de vacaciones en un lugar más rutinario o con mayor libertad, una escapada organizada donde participar todos juntos.

Una escapada en vacaciones tiene claros beneficios para los niños y mayores

  • Organización externa. Todos podremos disfrutar sin que ninguno tenga que hacer el esfuerzo de la guía. Porque es agotador para el adulto que busca y ejecuta planes. De esta forma, es un tercero el que ejecuta el plan para esa escapada.
  • Relajación y disfrute. Es evidente que, si todos pueden disfrutar de la experiencia, todos están más relajados y, por tanto, se disfruta mucho más.
  • Nuevas experiencias. Por supuesto, vivir una nueva experiencia es para todos un aprendizaje y esto siempre es enriquecedor. No solo para los niños, también para los adultos con los niños, que se exponen a situaciones nuevas y, como dijimos al principio, a la emoción de vivir algo por primera vez.
  • Emociones nuevas. Igual que la experiencia en sí, las emociones también son experiencias que hay que vivir por primera vez y repetir para ser capaces de comprenderlas y canalizarlas. Y esto no sucede solo con las emociones que se consideran negativas. Es bueno que un niño experimente procesos de emoción positiva extrema para aprender a canalizarlos. Hay muchos niños que ante un gran entusiasmo reaccionan con tantos nervios que incluso se ponen agresivos. Así que vivir la intensidad también es necesario para aprender a controlarla en su medida.
  • Fortaleza de lazos y vínculos. Ya se dice que los niños no recuerdan el tiempo con los adultos, recuerdan el tiempo de calidad. Por lo que vivir una experiencia gratificante que quedará para el recuerdo se convierte en un vínculo familiar importante. La risa conjunta es la encargada de estrechar lazos.