Vive un mundo medieval en Chinchón

54
mercado medieval chinchón

Seguro que más de una vez habéis viajado a esta bella villa a poco menos de una hora de Madrid (46 kilómetros). Pero ahora os proponemos un viaje en el tiempo. Coincidiendo con la fiesta de Carnaval, Chinchón celebra su ya popular y reconocido Mercado Medieval Artesano (tiene lugar una vez al año desde 2004 y se ha convertido en un referente cultural de la zona sureste de la Comunidad de Madrid).

El Ayuntamiento de la localidad, la Asociación Cultural Arco Iris y los comerciantes son los responsables de que la localidad se llene de aromas y colores, de que nos tropecemos con personajes y atuendos del siglo V al XV por cualquiera de sus calles, de que disfrutemos de platos tradicionales o podamos adquirir piezas artesanas en los puestos de mercaderes de todas las disciplinas.

Fin de semana de época

Este próximo fin de semana, días 10 y 11, Chinchón es una fiesta para toda la familia. Los más pequeños disfrutarán a lo grande: habrá cuentacuentos, malabaristas, magia, bufones, músicos, guerreros, acróbatas, pasacalles y recreaciones históricas. Se verán, como sus acompañantes adultos, inmersos en un mundo mágico, en un interesante viaje al pasado.

Los niños tendrán un lugar especial dentro del mercado: El rincón infantil, con exhibición de animales exóticos y de antiguos oficios, así como, diferentes atracciones y una ludoteca.

El 10 de febrero, a las 18:30 gran gymkhana para pequeños y grandes, en busca del tesoro templario. Ese mismo día, y el 11 de febrero, a las 12:00 habrá representación de teatro de títeres para los más pequeños en la Plaza Mayor, donde también podrán ver un entrenamiento de aguerridos caballeros dentro de su campamento.

Además de diferentes espectáculos (música de la época, cenas y bailes, degustación de sopa de ajo, migas o chocolatada), uno de los atractivos de esta convocatoria es la recreación de la visita que los Reyes Católicos hicieron en la localidad a sus amigos Beatriz de Bobadilla y Andrés de Cabrera, marqueses de Moya y señores de Chinchón, en el siglo XV. La representación está a cargo de los habitantes del pueblo y merece la pena, tanto como descubrir el Patrimonio y la historia del lugar.

Sin duda, un buen plan de fin de semana para toda la familia, aunque –avisamos- haya que ir abrigaditos.