Actividades gratuitas por un Madrid renovado

589
actividades gratuitas en Madrid

Poco a poco y con la cautela de quienes las habitamos y/o las disfrutamos, las ciudades y localidades de nuestro país van retomando la normalidad. Madrid -una de las más visitadas en los meses estivales, aunque solo sea ‘de paso’- no podía ser menos. Para los que os quedáis en ella y para los que llegáis a pasar unos días hay muchos, muchos planes que han retomado su actividad con seguridad. Es una estupenda ciudad para pasear por sus parques y jardines y para guarecerse a la sombra en otros lugares que también ofrecen relax y ocio. De los que os vamos a dejar nota son, además, gratuitos y para toda la familia.

De un gran parque muy ‘nuevo’ y con muchas actividades…

Empecemos el recorrido, que no tiene porqué ser de un solo día, al aire libre. A lo largo de un extenso tramo del río más emblemático de Madrid, el Manzanares, se estrenó el parque más nuevo de capital -y posiblemente el que cuenta también con más propuesta de ocio-, Madrid Río. Sobre las vías de la M-30, se inauguró en 2011 con más de 1.210 metros cuadrados de superficie y cerca de 34.000 árboles a los que se añadieron miles de arbustos (algunos están siendo tratados tras la tormenta de nieve Filomena, que nos asoló a primeros de enero de este año). Madrid Río cuenta hasta lo que se denomina como ‘playa’, una zona con chorros de agua para que -sobre todo, los más jovencitos- cuando aprieta el calor se refresquen.

Este moderno parque urbano cuenta con seis parcelas ajardinadas, 30 kilómetros para rodar en bicicleta, 33 pistas deportivas (para escalada, fútbol, fútbol sala, skate, pádel, tenis y baloncesto), 17 áreas de juegos infantiles y columpios, pistas de petanca, fuentes, rocódromo y los tres recintos acuáticos en el Parque de Arganzuela. También hay terracitas y kioskos para tomar un refresco o tentempié (es la única actividad, lógico, por la que hay que pagar).

…a un museo naval con interés histórico

De un lado a otro de la ciudad, nos trasladamos al Museo Naval, uno de los menos conocidos de Madrid, pero muy interesante. En el conocido como Triángulo del Arte (se sitúa entre el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, el Museo del Prado y el Museo Thyssen-Bornemisza) nos encontramos en un edificio, con una impresionante y bonita escalera central, en la que encontrar mapas, pinturas, instrumentos de navegación y armas y también el primer mapa conservado de las Américas, obra del navegante y cartógrafo cántabro Juan de la Cosa. Hay muchos más hallazgos. Está ubicado en el Museo del Prado, 3 y la entrada es gratuita de martes a domingo, en horario de 10:00 a 19:00 (los lunes permanece cerrado).

Talleres que retratan (con misterio) el pasado

museos y parques de Madrid

A pocos metros del Museo Naval (en el Paseo del Prado, 36), CaixaForum Madrid ofrece unos interesantes talleres para peques a partir de 5 años de edad, acompañados de un adulto, en los que de manera gratuita -los días abajo señalados- descubrirán el mundo del retrato en blanco y negro. Hasta el 25 de julio se ofrece en este espacio una propuesta muy especial: viajar medio siglo atrás para conocer los retratos que, en blanco y negro, inmortalizaron grandes fotógrafos y cartógrafos como el francés Cartier- Bresson (reconocido como ‘padre’ del fotorreportaje). Los peques se retratarán en los dos colores básicos y, sobre ellos, trabajarán tanto las expresiones del rostro como del cuerpo.

Pero lo más alucinante es que se realizará ¡sin hacer una sola foto! No os desvelamos el misterio. La actividad es gratuita todos los sábados, de 11:00 a 14:00 y de 16:00 a 20:00 y los domingos, de 11:00 a 14:00. Se precisa de reserva de entrada en las taquillas del centro y los niños deben ir acompañados, al menos, de un adulto.

…a un espacio que os hará revivirlo

actividades gratuitas Museo Romanticismo

También en el centro de la capital, pero en el barrio de Malasaña, en el antiguo Palacio del marqués de Matallana, se puede viajar al pasado de manera gratuita. Nos referimos al Museo del Romanticismo, una preciosa casa-museo, cuyo nombre ya lo dice todo; acudiendo a él nos trasladamos a finales del siglo XVIII, a las costumbres, vida cotidiana e historia de la época.

El estupendo patrimonio histórico de su interior está abierto al público y, habitualmente, ofrece actividades gratuitas para familias. Su recorrido es el mismo que haríamos al de adentrarnos en una casa edificada en 1776. En la planta baja se realizan exposiciones temporales (al igual que, en todo el museo, van cambiando las actividades dirigidas a las familias). Más de 17.000 piezas (dibujos, pinturas, muebles, objetos decorativos, moda o fotografías) esperan en el tiempo para que los visitantes, grandes y pequeños, conozcan la vida y costumbres de la burguesía en aquella época.

Ya en la primera planta os toparéis con la Sala de Baile, el cuarto de juegos de juegos de los niños (con juguetes muy curiosos de aquellos años), el comedor (incluidas vajillas y manteles), los dormitorios y la increíble Sala de Billar. Las actividades van cambiando y las gratuitas para los visitantes infantiles y familias precisan de reserva con antelación. Tras el recorrido por tan interesante lugar, podéis acudir a su cafetería con vistas al jardín a saborear una porción de tarta o una bebida (eso sí, de pago). El Museo del Romanticismo está en la calle San Mateo, 13. La entrada gratuita (con reserva) es todos los sábados y domingos a partir de las 14:00. Podéis consultar otras fechas gratuitas y actividades especiales en culturaydeporte.gob.es.mromanticismo.