Degusta los mejores calçots de Madrid en Hoyo de Manzanares

64
Restaurante calçots hoyo de manzanares

Los calçots (calsots en castellano) son un tipo de planta de la familia de las cebollas que crece muy habitualmente en las zonas del interior de Cataluña, especialmente de las tierras del Ebro, constituyéndose como el plato más emblemático de la población de Valls en la provincia de Tarragona. Este delicioso manjar, típico de la gastronomía catalana, lo puedes degustar en todo su esplendor junto a tu familia en el espectacular marco natural que nos ofrece el Restaurante Calsot de la madrileña localidad de Hoyo de Manzanares.

Cocina catalana centrada en la brasa

Los auténticos calçots se cocinan a la brasa, se sirven en una teja envueltos en papel de periódico y su aspecto inicial resulta bastante feo, pero cuando desnudas sus capas exteriores descubres la belleza y el sabor que guarda como un tesoro en su interior. La salsa romesco que los acompaña es toda una delicia que se complementa a la perfección formando un conjunto verdaderamente exquisito.

La temporada de consumo de calçots da inicio a mediados de octubre y finaliza a mediados de abril y, si te animas a probarlos, debes estar preparado para ensuciarte las manos a fondo en un entorno distendido y relajado. Tras la comida, podrás disfrutar de tu sobremesa, mientras los niños se divierten en el parque infantil.

Para los niños, dado que su aspecto inicial les puede producir cierto rechazo, disponen de un menú infantil compuesto de hamburguesa casera o perito de butifarra, patatas y refresco; y en cualquier caso, su carta ofrece una variedad de ensaladas, carnes a la brasa y tostadas de pan con tomate acompañadas de jamón o embutidos típicos catalanes.

Una buena calçotada resultará el final idóneo de una jornada tras haber disfrutado del privilegiado enclave paisajístico que nos ofrece el Parque Regional de la Cuenca Alta del Manzanares que, desde 1992, está designado por la UNESCO como Reserva de la Biosfera.

Hay que tener en cuenta que habitualmente sólo abren de viernes a domingo estableciendo dos turnos a mediodía (de 13:30 a 15:20 y de 15:30 a 15:30) y en horario de 21:00 a 24:00 para las cenas, por lo que es conveniente reservar previamente. El resto de la semana solo se abre para grupos superiores a 50 personas.

Pero si sois más de carne, no os perdáis nuestra reseña al Cordero de Pedraza