Cómo cuidar la piel de tu bebé

66
cuidar la piel de los bebés

Tenéis un bebé y, lógicamente, queréis que sea el más guapo, el mejor vestido, el que huele mejor… Todo lo que os haga presumir de él y que sea objeto de miradas y halagos. Pero, claro, sabéis que lo más importante es su salud y, cuando son muy chiquititos, es fundamental su bienestar a flor de piel. Por ahí empezamos. No siempre es necesario disponer de un neceser cargado de productos, muy alabados publicitariamente, pero que no son imprescindibles para su cuidado. Las caricias y las sonrisas mientras los bañáis o aplicáis aceites y cremas sobre su cuerpecito son básicas. Pero, aparte del contacto sensorial, muy importante, os dejamos algunas sugerencias para sus primeros meses de vida.

La importante hora del baño

Es un momento de placer, ya que el contacto con el agua les hace sentirse como en el útero materno. La temperatura del baño –siempre con la puerta cerrada- debe rondar los 24º y la del agua entre los 35º y los 37º. No son recomendables los geles con mucha espuma. Es mejor utilizar jabón neutro y champú indicado para bebés, que se debe aplicar en cantidades muy pequeñas. Después de secar suavemente su piel, lo ideal es aplicar sobre ella aceites vegetales de absorción rápida y que no obturen los poros. No están indicadas las vaselinas. En cuanto a las aguas de colonia, no deben contener alcohol (fijaos bien en la etiqueta) y, si queréis que huelan bien –su olor después del baño ya es bueno- aplicadlas mejor sobre su ropa.

Consejos para evitar eczemas y picores

La piel de los niños no se desarrolla del todo hasta los 4 o 5 años de edad. Es habitual que se irrite y que aparezcan en ella eczemas, que suelen desaparecer con los cuidados arriba indicados (¡atención a las cremas hidratantes que no sean específicas para bebés!). Cuando los picores sean más habituales y se sospeche de una dermatitis atópica, por sensibilidad a factores externos, posibles alergias alimentarias, sudoración o sequedad, debéis acudir a la consulta del pediatra.