Cómo llevar la mochila del cole sin dañar la espalda

Los escolares transportan en sus mochilas un peso muy superior al recomendado

113
mochilas vuelta al cole

La vuelta a clase llegó y con ella vuelve también una de las actividades diarias que puede convertirse en causante de dolores y patologías crónicas en la espalda: la carga de la mochila.

Y es que el peso que se introduce en ella, la forma de colocarla en la espalda o la manera en que se levanta para ponerla en su lugar es muy importante a la hora de cuidar la columna de nuestros peques.

Por eso, hoy nos hemos acercado a la prestigiosa Unidad Integral de Neurocirugía, dirigida por el Dr. Manuel J. de la Torre Gutiérrez, para que nos den algunos consejos a tener en cuenta no solo para los adultos sino también para los más pequeños de la casa, que vuelven al colegio cargados de ilusiones, pero también de libros, cuadernos y material escolar.

Cuidado con el peso en la mochila

Según el Ministerio de Educación, y para evitar que sufran lesiones musculares o articulares, la carga que soporten en la espalda no deberá ser mayor del 10% del peso corporal de los niños y adolescentes. Sin embargo, un estudio realizado por el colegio de Fisioterapeutas de la Comunidad de Madrid (CPFCM) en niños de 6 a 8 años, los escolares transportan en sus mochilas un peso muy superior al recomendado. La norma es sencilla y sirve tanto para niños como para mayores. Por ejemplo, una persona que pese 65 kilos puede llevar en la espalda un máximo de 6,5 kilos.

Sin embargo, el mencionado estudio revela que el peso promedio que los escolares transportan en sus mochilas es de 5 kilos, cuando la media de peso entre los encuestados es de 29 kilos.

Además, el 28% de los padres encuestados afirma que su hijo se ha quejado en algún momento de sufrir dolor de espalda. ¿Las causas? En buena medida, una mala higiene postural, ya sea al levantarse de la cama, al coger peso, al sentarse en casa o en el cole, o al cargar con la mochila del colegio.

Consejos de cómo llevar la mochila

lesiones musculares espalda

1. La carga de la mochila no debe superar el 10 al 15% del peso corporal, de acuerdo a la edad, constitución y estado físico de cada uno.

2. Usar ambas asas de la mochila y no sólo una en uno de los hombros. Eso reparte equitativamente el peso.

3. El tiempo máximo de carga de la mochila no debería superar los 15 minutos.

4. La mochila ideal es aquella que descansa y se adapta a la curva de las vértebras dorsales y termina por encima de la zona lumbar unos 5 cm, evitando cargar dicha zona. Además, sus cintas deben ser anchas y acolchadas para que se acoplen bien al hombro.

5. Economizar el peso de la mochila. Esto se puede conseguir llevando sólo los libros y materiales que se vayan a utilizar, colocando los más grandes atrás y los pequeños delante. Si se lleva estuche, mejor uno pequeño de tela, más ligero, antes que uno metálico.

6. Al levantar la mochila, como cualquier otro peso, se debe hacer flexionando ambas rodillas.

7. Al llegar a casa, dejar la mochila en una zona elevada, por ejemplo en una la mesa en vez de en el suelo, para sacar las cosas que se vayan a necesitar. Al volver a coger la mochila es mejor hacerlo desde la mesa, acercándose de espaldas a la mochila para colocarse las dos asas, antes que agacharse para cogerla del suelo.

8. En la medida de lo posible, sustituir las mochilas de espalda por las que llevan ruedas. Este tipo de carrito se debe empujar con las dos manos para hacer menos esfuerzo y que no se desvíe hacia un lado. Al arrastrarlo, hacerlo con los hombros rectos, codos flexionados y lo más cerca posible del cuerpo.