Cómo vivir y disfrutar un San Isidro diferente

889
Fiestas de San Isidro 2022

El Ayuntamiento de Madrid calienta motores para celebrar las fiestas patronales de la ciudad, las de San Isidro, como siempre y sin ya casi restricciones. Este año, San Isidro recupera todos los festejos y actividades de su tradicional programa cultural organizado por el Área de Cultura, Turismo y Deporte. Las celebraciones volverán a la pradera de San Isidro, escenario que se convierte en uno de los protagonistas del cartel de las fiestas, y también a la plaza Mayor, a los jardines de las Vistillas y seguirán en Matadero Madrid. Para 2022 las fechas oficiales van del 13 al 15 de mayo y nada impide que pequeños y grandes salgan a la calle vestidos de chulapos y chulapas; ellas, pañuelo y clavel rojo en la cabeza, y ellos con la castiza visera.

De momento, Madrid celebrará desde el 15 de mayo el Año Santo de su patrón, San Isidro Labrador. Es patrono de la ciudad de Madrid desde 1212 y por sus orígenes de labrador es declarado patrono de los agricultores, campesinos e ingenieros agrícolas y agrónomos desde 1960. Conciertos instrumentales, líricos y espectáculos de zarzuela, ciclos de cine y teatro, rutas gastronómicas y actividades ambientales y religiosas se suman a la programación que se prolongará hasta el 15 de mayo de 2023

De cualquier forma, a partir del 6 de mayo, podréis acceder a la web de San Isidro 2022 donde conocer la programación completa de todas las actividades previstas por el Ayuntamiento de Madrid.

Casticismo y algo más en La Pradera y en familia

San Isidro fue un labrador mozárabe nacido en la capital en época musulmana (1082-1172) y que trabajó las tierras de distintas familias adineradas. Uno de los poderes que se asocian al santo es su capacidad de encontrar agua y, por ello, su fiesta gira en torno al líquido elemento. Por ejemplo, es costumbre que los madrileños que acuden el 15 de mayo a La Pradera beban la conocida ‘agua del santo’, que emana de un manantial que se encuentra junto a la Ermita de San Isidro. Hay otras tradiciones, como beber la ‘limoná’ –así, en jerga castiza-, pero solo es para los adultos, ya que al zumo de limón con azúcar y fruta troceada se añade vino. De lo que sí pueden disfrutar los peques es de las famosas rosquillas (de ellas os dejamos seña más abajo).

Además de los actos religiosos, como la bendición del agua de la Fuente y la misa en la Colegiata de San Isidro –éstos ya están confirmados-, el Ayuntamiento ha programado actos más verbeneros y festivos que dentro de poco podréis consultar en la página web de las fiestas: https://www.sanisidromadrid.com/, para que la familia al completo disfrute de sus variadas propuestas.

Actividades paralelas para los peques

Pero, además de disfrutar de los parques y de una jornada de paseo por algunas calles cortadas al tráfico, el Ayuntamiento sí ha preparado programas especiales para San Isidro para los más pequeños, espectáculos que tendrán lugar hasta el 15 de mayo en centros culturales y otros espacios dependientes del Consistorio. Uno de ellos, por poner solo un ejemplo, es la Yincana de Viverismo, que organiza para niños de 4 a 7 años -junto a sus padres- en el Aula Ambiental La Cabaña del Retiro. Una divertida actividad gratuita para toda la familia. Requiere preinscripción en el teléfono 915040131, o través del correo electrónico: [email protected]. Tiene lugar en el Paseo de Fernán Nuñez de El Retiro. Hay muchas más que podéis consultar (y también adquirir las entradas, a un precio muy ajustado) a través de madridcultura.es.

Pero si hay algo casi obligado en estas fechas es degustar las rosquillas de la tía Javiera, un personaje legendario –en realidad no se sabe si real-, que las vendía, hace muchos, muchos años, por las calles madrileñas. El dulce se quedó entre nosotros y lo podemos adquirir en muchas pastelerías y panaderías. Las rosquillas del santo son de cuatro tipos: las tontas (sin ningún tipo de glaseado), las listas (cubiertas con glaseado de limón y azúcar), las de Santa Clara (con merengue seco blanco) y las francesas (recubiertas con azúcar y almendra picada).

rosquillas de San Isidro

Las podéis encontrar, de gran calidad, en Casa Mira (Carrera de San Jerónimo, 30), en El Riojano (calle Mayor, 10) o en el Horno de San Onofre (calle San Onofre, 3).

Pero no solo a base de rosquillas viven los madrileños su fiestas patronales, también con desayunos y aperitivos castizos.

Y si sois padres ‘cocinillas’…

La tradición manda si sois de los que os animáis ante los fogones. Somos conscientes de que el guiso de rabo de toro no gusta a todos, pero también es una delicia para muchos. Y a los peques les atrae como contenido de unas croquetas, un pastel o de unos canelones. Para que consigáis el mejor producto os dejamos una referencia con más de 110 años de experiencia: Solobuey. Podréis adquirir la mejor carne a través de venta online en su página solobuey.com. Cuenta con la garantía de servir las mejores carnes a los restaurantes más reconocidos.

Pero, tanto si se trata del guiso tradicional como de alguna de las otras propuestas, hay que acompañarlo con un buen pan. Y en este caso también os sugerimos un lugar centenario, el obrador Viena La Baguete (calle Antoñita Jiménez, 58). Encontraréis todo tipo de panes (hasta de cacao), pero para estas recetas el más apropiado es el candeal, aunque también le va muy bien la hogaza madurada. Lo podéis comprar en la tienda, pero también realizan envíos a domicilio (pedidos superiores a 15 euros) llamando al teléfono: 91 560 09 22. El horario del obrador es de 9:00 a 14:00.

En fin, hay muchas –y prudentes- formas de disfrutar la fiesta: en casa, en una terraza, en los parques o celebrando un picnic, pues a priori se espera que disfrutemos de buen tiempo. ¡Feliz San Isidro!