Consejos para conducir tras la visita de Filomena

Luis ha sido entrenador nacional de esquí y ha conducido por las peores carreteras invernales del mundo

172
conducir coche nieve

Tras el tremendo temporal de nieve que nos ha traído la borrasca Filomena, buena parte de nuestras carreteras se han quedado impracticables y ahora nos toca enfrentarnos a una ola de frío que las convertirá en peligrosas pistas de patinaje para nuestros coches.

No os voy a machacar con las advertencias que, tanto autoridades como expertos, llevan días repitiéndonos de forma machacona. Simplemente os voy a proponer algunos consejos basados en mi experiencia de más de 20 años conduciendo por las carreteras de los Alpes en invierno.

Previsión antes de coger el coche

conducir por nieve

Estos serían algunas medidas interesantes si no os queda más remedio que coger el coche:

  • Planifica tus trayectos. El principal enemigo para conducir en nieve son las cuestas (tanto hacia arriba como hacia abajo). Por lo tanto, os recomiendo que antes de salir busquéis alternativas frente a todas las cuestas que os vayáis a encontrar en vuestra ruta.
  • Utiliza el coche más adecuado dentro de vuestras posibilidades. Si disponéis de un 4×4 no hay duda. Pero si tenéis que elegir entre dos turismos normales, escoged el que tenga los neumáticos más delgados ya que penetran mucho más en la nieve y proporcionan mayor agarre. Además, los coches más ligeros se manejan mejor en caso de dificultad.
  • Una botellita de alcohol. Puede ser de vino o de cualquier licor que tengamos por casa (evitad los que tengan azúcar, como el anís). Os servirá descongelar el agua del limpiaparabrisas, deshacer el hielo de las lunas y los retrovisores o descongelar la cerradura de la puerta. En este último caso, lo más efectivo es orinar sobre la cerradura.
  • No os olvidéis de algunas obviedades tales como memorizar el número de vuestra asistencia en viaje en el móvil, llevar una linterna (muy útil también por el día), unos guantes (los necesitaréis para poner las cadenas) o, si disponéis de ella, echad al maletero una pala, rastrillo o similar.

Conducir sobre nieve o hielo

En un país cálido como España, la mayoría de los conductores no están acostumbrados a conducir sobre nieve o hielo. La premisa fundamental para hacerlo bajo estas condiciones es: “Todas las acciones que realicemos al conducir hay que tratar de hacerlas con la máxima suavidad posible, evitando las brusquedades” (freno, acelerones, cambio de marchas y cambios de dirección).

El freno sí se toca

Existe una afirmación muy extendida que dice que “en nieve no se toca el freno”. Pues bien, os aseguro que esa afirmación es rotundamente falsa y os puede llevar a la cuneta ¿Cómo se puede pretender parar un coche sin usar el freno? La forma más efectiva de reducir la velocidad en nieve sin patinar es a base de breves pisotones suaves de forma intermitente sobre el pedal del freno. Eso sí, se debe hacer sin pisar el embrague ni dejar el coche en punto muerto.

Mucho cuidado con el cambio marchas

Otra creencia extendida es que para reducir la velocidad se debe disminuir de marcha antes que tocar el freno. Pues como reduzcáis de marcha de forma brusca, terminaréis tirados en el borde de la carretera. Os aconsejo primero tantear suavemente el freno y luego introducir una marcha más corta acelerando levemente para evitar una retención brusca.

De forma general, aconsejo llevar una marcha más larga de lo normal si circulamos por una superficie llana (incluso en cuesta abajo para evitar la retención demasiado brusca del motor) y llevar el coche con cierta alegría de revoluciones en cuesta arriba (sin excedernos).

El uso del freno de mano para los más osados

Cuando utilizamos freno de mano, lo que hacemos es bloquear las ruedas traseras de nuestro coche. Esto nos puede servir para cuadrar la dirección en determinadas situaciones.

Un cuarto de giro de volante acompañado de un tirón de freno de mano hará que el coche gire sobre sí mismo. Cuando lo tengamos situado en la dirección correcta deberemos soltar el freno y dejar continuar la marcha del coche en esa dirección.

El freno de mano también nos servirá si queremos corregir la dirección del coche en parado. Para ello tiramos de freno de mano, introducimos la marcha atrás, giramos volante en la dirección contraria a la que queremos mover el coche y aceleramos fuerte.

Antes de lanzaros a usar el freno de mano en circulación, os aconsejo que comprobéis cómo reacciona vuestro coche bajo esas condiciones en un descampado o un parking desierto donde probar estas maniobras (a mi me han salvado el pellejo en varias ocasiones).

El mito de los 4×4

Un 4×4 es el mejor vehículo para circular por nieve, pero ello no significa que tengamos carta blanca para hacer de todo. He visto en los Pirineos muchos 4×4 tirados en la cuneta por exceso de confianza. Se trata de coches más pesados que cuando se descontrolan resulta dificilísimo volver a controlar. Por ello también es necesario actuar con suavidad.

Poner las cadenas

usar cadenas nieve

Poner las cadenas al coche correctamente es menos complicado de lo que pueda parecer si tienen en cuenta algunos detalles:

  • Las cadenas solo se ponen en las ruedas motrices. Colocarlas en las ruedas incorrectas no sirve para nada.
  • Colocar solo una cadena tampoco sirve para nada.
  • Tratad de colocarlas en llano, resultará mucho más sencillo. Os aconsejo que dobléis la distancia con respecto al vehículo que os precede ya que puede necesitar espacio para moverse.
  • Hay nieve y hace frío, usad guantes.
  • Una linternita os ayudará a localizar el enganche interior de las cadenas.
  • La mayoría de las cadenas son de aro o de lona. Empezad colocándolas desde la parte superior y luego mover el coche unos centímetros para terminar de colocar el resto y engancharlas.
  • Una vez puestas y tras circular unos 50 metros, parad para dar más tensión a su ajuste.
  • Recordad que con cadenas no se puede conducir a más de 40km/h y que llevarlas puestas sin nieve no está permitido.