Cuentos para leer al pie de la cama

Una selección de cuentos para ir a dormir que os puede ser muy útil

801

Nuestra selección de cuentos para leer

cuentos dormir

Listar la infinidad de cuentos que podéis consultar y que forme parque de vuestro ‘archivo de cuentos’ es casi imposible. Por ello, os vamos a hablar de aquellos que, tomando como base un formato, os permiten imaginar muchos más.

Este el es caso de El niño/La niña que perdió su nombre de David Cadji-Newby, uno de los libros infantiles más vendidos en el mundo. Un cuento totalmente personalizado que cambia su argumento según las letras del nombre del lector. Lo podeis encontrar en su editorial Wonderbly al precio de 29,99€.

Otro libro de cuentos que no te puede faltar a la hora ir a dormir es El mágico libro de los cuentos infinitos, un libro imprescindible que a través de sus 76 páginas te dará la posibilidad de leer un cuento diferente cada vez que se abre el libro, casi 2.450 cuentos diferentes. Lo podéis encontrar en su web al precio de 29,90€.

Ana Carbonell, la deportista olímpica española de natación, publico el pasado año el segundo volumen de la colección, Amistades a prueba‘ (Alfaguara IJ). Es una continuación del primero, en el que la protagonista –que tiene mucho que ver con la autora- vuelve a clase tras el verano con la intención de compaginar el cariño y la sinceridad con sus amigas y su secreto. En él muestra el valor de la amistad. En tapa dura el precio es de 15€.

Y también del otro ‘Carbonell’, el polifacético Pablo Carbonell,  ‘Oda al mar‘ -Editorial Nueve Nueve al precio de 16€-, publicado este mismo otoño. Se pretende concienciar sobre los valores medioambientales a los niños (y también a los padres), y del que os hemos hablado más extensamente en nuestro reciente articulo 10 (+1) libros infantiles que un adulto debería leer.

No necesariamente tenéis que adquirir en vuestra librería de barrio cada ejemplar. En la web de Cuentos para no dormir de Cuentopía (https://cuentosparadormir.com) muchos los podéis encontrar gratis.

Ventajas de contarles cuentos antes de dormir (o que te los cuenten ellos)

lectura para niños

Lo más importante de todo es que el cuento esté adaptado a la edad del niño y a su nivel de desarrollo. Por ejemplo, los niños menores de dos años no tienen un gran desarrollo cognitivo por este motivo es conveniente las historias con ilustraciones. Sin embargo, a un niño de tres o cuatro años ya se le pueden leer cuentos sencillos.

La primera ventaja está en que nos permite crear un entorno de lectura y diálogo familiar desde que son muy pequeños. Leer con tus niños un cuento antes de dormir, te permitirá la oportunidad de educarles en valores como el trabajo y la honestidad. De esta forma, podrá mejorar tanto su comportamiento como las relaciones con otros niños.

Cuando los niños leen o se les lee un cuento se introducen en un mundo mágico del que se sienten partícipes. Les gusta involucrarse en la historia y, por lo tanto, si los lees con ellos les ayudará a dotar de realismo la historia. Leer de manera conjunta hará que se pueda hacer una recreación del cuento que favorezca la creatividad del niño a la hora de interpretar lo escrito en éste. Sin lugar va dudas se expresarán con mayor fluidez.

Muchos niños se inician a la lectura con estos cuentos, por lo que podrán usarse sus historias como reclamo para mejorar su habilidad para leer, además de estimular hábito de la lectura desde pequeños. Cuando un niño lee acompañado, éste le puede ir corrigiendo los errores que pueda cometer. Además, podrá ir aprendiendo palabras nuevas que no escucha en su día a día. Todo esto mejorará su riqueza léxica, y también su afición lectora.

Por otro lado, el umbral de atención de los niños es limitado, para ellos es difícil mantener la concentración en una misma tarea durante un tiempo prolongado.  Las lecturas extensas los fatigan y no logran mantenerlos concentrados. Sin embargo, a la hora de dormir los pequeños se encuentran libres de distracciones y relajados. Por consiguiente, dispuestos a recibir el mensaje de valor contenido en la historia.

Gracias a la lectura, los niños se pueden fijar cómo se escriben las distintas palabras que hay a lo largo de las páginas. Podéis utilizarlo para que cuando un niño tenga alguna falta de ortografía escribiendo, puedan recurrir a los cuentos para tener un referente gráfico de cómo se escribe correctamente.

Y por último, al escuchar un cuento soñamos con los ojos abiertos. Los cuentos tienen un efecto relajante y les libera la mente de las preocupaciones o problemas del día y transporta a los pequeños a un mundo mágico.