Cinco destinos de costa espectaculares para ir con niños

La playa en vacaciones es ideal para las familias

3391
lugares de costa
Villajoyosa (Alicante)

La verdad es que, a diferencia de otros años,  a estas alturas de la primavera de este curioso y caluroso año climatológico que estamos atravesando, entran muchas ganas de pensar en escapadas a la playa. Por mi parte tengo la sensación de haber comenzado a pasar calor desde finales del mes abril y no haber parado todavía de meterme bajo la ducha cada vez que llego del trabajo.

En cualquier caso, como uno tiene la certeza de que tarde o temprano nos daremos de bruces con el sofocante calor del verano y además, tengo la esperanza de que esto ocurra en no días muy lejanos. Os propongo cinco destinos en la costa donde toda la familia podrá disfrutar de unos días de descanso.

Y si el tiempo no acompaña, por esas rarezas del cambio climático, aunque no podáis pisar la playa, tendréis la opción de disfrutar de las peculiaridades de cada uno de los destinos que he seleccionado.

Castell de Guadalest (Alicante)

Desde 2015 forma parte de Los Pueblos más Bonitos de España y desde 2016 entra en la Federación de los Pueblos más bonitos del mundo. Declarado conjunto histórico artístico desde 1974, entre su patrimonio cultural se encuentran las siguientes edificaciones merecedoras de una visita:

  • El Castillo de San José. Se trata de una fortaleza del siglo XI creada por los musulmanes y que está situada sobre la roca de la parte más elevada del municipio.
  • El Castillo de la Alcozaiba. Es otra fortaleza del siglo XI, creada por los musulmanes, situada en el dominio de la antigua Casa Orduña. Actualmente sólo queda una torre en ruinas.
  • La Casa Orduña. Edificada por la estirpe vasca de los Orduña, quienes actuaron durante casi trescientos años como alcaides de la fortaleza y gobernadores del marquesado.
  • La Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de la Asunción. De estilo barroco y construida en el siglo XVIII por José Sierra. Se encuentra situada en la parte antigua del pueblo junto a la casa de los Orduña.
  • Prisión del siglo XII. Es una edificación del siglo XII construida en los bajos del ayuntamiento.

Pero como no solo de cultura vive el hombre (y menos aún los niños), en las cercanías se puede practicar el senderismo o la escalada por la Sierra de Xorta y a tiro de piedra de Castell de Guadalest se encuentra una buena variedad de sitios con actividades lúdicas para niños como son:

  • Las playas de Benidorm. Desde las más típicas de Levante y Poniente, hasta las menos masificadas como son la Cala TI Ximo, la Cala la Almadrava o Cala Mal Pas cuyas aguas claras y tranquilas son ideales para los niños más pequeños.
  • El parque temático Terra Mítica que está ambientado en las grandes civilizaciones del Mediterráneo y donde es casi imposible que los niños no se lo pasen bien.
  • Mundomar Benidorm. Donde hay más de 30 especies de animales, se celebra un impresionante espectáculo de delfines e incluso te puedes bañar junto a los leones marinos.
  • Terra Natura con su combinación de animales salvajes, espectáculos de rapaces y safaris nocturnos.
  • Aqua Natura, para deslizarse por sus toboganes o disfrutar de sus variopintas piscinas.

Para comer hay diversos restaurantes de diferentes estilos como el restaurante familiar El Riu especializado en carnes a la brasa (precio medio entre 16 y 18€); el restaurante La Plaça de cocina tradicional y casera (precio medio entre 19 y 20€, con unas vistas magnificas al embalse y la sierra de Xartá; o el restaurante El Tossal con sus abundantes platos de comida de la región (precio medio de 10€).

Para dormir se puede optar por un alojamiento rural como la casa rural El Tossal que dispone de varias habitaciones con posibilidades de hasta cuatro camas; la Casa Mika el Molinet, que es un antiguo molino harinero restaurado y convertido en cinco casas rurales independientes de alquiler completo (con barbacoa común), o el espectacular boutique hotel Cases Noves de Guadalest.

La Vila Joiosa

No queremos dejar en el tintero otro pueblo cercano a Castell de Guadalet, también en la provincia alicantina. Villajoyosa (foto portada) sería otro pueblo turístico más de la costa de Alicante de no ser por las llamativas fachadas de colores de sus casas. No es de extrañar que su nombre valenciano Vila Joiosa signifique “ciudad alegre”. Capital de La Marina Baixa, también conocido por “La Vila”, comienza a divisar las cumbres de las sierras Aitana y Puig Campana, barrera que defiende a la comarca de los vientos del norte y permite gozar de temperaturas muy agradables todo el año.

La Vila disfruta de tres kilómetros y medio de playas, las más cercanas la del Centro y Paradís, y otra con aguas también transparentes llamada De Torres, donde se ubica el conjunto arqueológico de la torre de la Cruz y la de Sant Joseph, popularmente conocida como Torre de Hércules. La vocación marinera de Villajoyosa se revive en sus fiestas de finales de julio, cuando los moros llegan por mar para enfrentarse al bando cristiano.

Tan antigua como famosa es la industria chocolatera de Villajoyosa. Por ello, no debéis olvidar degustar sus afamados Chocolates Valor, emblema dulce de la ciudad. Lo podríes hacer en su cafetería de la calle Pais Valencià Nº 14, o visitar su Museo del Chocolate, reconocido por la Generalitat Valenciana en 2008 como Museo Valenciano del Chocolate. Ubicado en la primera fábrica del Chocolates Valor, en su recorrido nos muestra todo el proceso de fabricación, desde la materia prima de origen, pasando por las máquinas usadas en el proceso de elaboración. También durante la visita se ilustra la evolución que ha experimentado Chocolates Valor desde su nacimiento en 1881, a través de las 5 generaciones de maestros chocolateros que la han dirigido. La visita finaliza con las instalaciones actuales y una degustación, como no, ¡de chocolate!.