Dos bellos parques ‘escondidos’ en el centro de Madrid

1781
parques y zonas verdes de Madrid

Madrid cuenta con bonitos y destacados parques urbanos, zonas verdes para ‘respirar’ dentro de la capital. Algunos son muy grandes, muy populares…, ocupan espacios centrales y turísticos y han sido premiados y también escenarios de destacados eventos. Pero, en la almendra central de la capital, hay dos parques bien conocidos por los habitantes del distrito o barrios colindantes, pero prácticamente desconocidos para muchos madrileños y turistas.

Estupendos espacios con historia en el corazón de la capital

Uno de ellos -aunque no nació como tal- es, con seguridad, el más antiguo de la capital, porque data de la fundación de ésta por el emir Mohamed I de Córdoba en el año 865. Hasta entonces la capital era una aldea, Mayrit -llamada así por su gran cantidad de cauces de agua-, a orillas del río Manzanares. Está en la Cuesta de la Vega y pegado a un lateral de la catedral de la Almudena, perteneciente al primer recinto amurallado de Madrid.

El segundo, el Parque Atenas, está también en pleno centro de la capital es grande y cuenta con diversidad de flora y fauna. En cambio, no es muy conocido. Su origen es más ‘reciente’; data del año 1590, cuando Felipe II compró el solar en el que está ubicado como centro de ocio para torneos entre caballeros y otros juegos nobles. Os animamos a recorrerlos y disfrutar de ellos.

Una zona verde con estrella

Foto de Luis García –Wikimedia.org

El Parque de Mohamed I es un espacio público ajardinado, de estilo andalusí, en pleno centro de Madrid. Su origen está en la alcazaba que el emir del mismo nombre mandó construir junto a la muralla árabe de la capital, declarada Patrimonio Histórico Artístico en 1954 y que, posteriormente, tras en diversas excavaciones, fue restaurado. En realidad, la denominación de parque público la tiene desde 2010, cuando el Ayuntamiento de Madrid los inauguró como tal. Su encanto reside en su fuente con forma de estrella de seis puntas y su parterre pegado a la antigua muralla. Cuenta, además, con árboles ‘históricos’, como una higuera, un almez y algunos cipreses.

Anexa al parque se conserva parte de la muralla defensiva de Madrid, que también ordenó construir el emir. Hoy cuenta con 120 metros de largo y una altura de 11,50 metros. También conserva algunos torreones de planta cuadrangular.

Este curioso e interesante parque se puede visitar todos los fines de semana y días festivos, de 10:00 a 21:00.

Un lugar de recreo cerca del Palacio Real

Foto de Luis Miguel Bugallo Sánchez –Wikimedia.org

Lo de ‘escondido’ es una licencia o un guiño que nos permitimos, porque hay muchos madrileños que, aunque esté en el distrito Centro, en la zona de Palacio, no lo conocen. Fue el monarca Felipe II quien adquirió los terrenos que hoy ocupan el Parque de Atenas a finales del siglo XVI. El rey lo compró como lugar de recreo para realizar, entre otras actividades, torneos entre caballeros o para el juego de cañas, en el que los nobles, montados a caballo, se tiraban lanzas de caña (la tradición era de origen musulmán). Después, el lugar -desde el siglo XVIII al XIX- quedó abandonado hasta ya bien entrado el siglo XX (1971) cuando se urbanizó esta zona verde y se le dio el nombre de Atenas, en honor a la entonces princesa Sofía.

Este parque fue conocido inicialmente conocido como Campo de la Tela (parece ser por su origen como lugar de torneos). Hoy cuenta con zonas recreativas, de deporte y ocio y, como señalamos líneas arriba, es un estupendo espacio para disfrutar de la flora y fauna. Es un parque accesible. Su entrada principal está en la calle Segovia, 28, delimitado por el Paseo de la Virgen del Puerto, la Cuesta de la Vega y el Campo del Moro.

Disfrutad durante estos días (o en cualquier momento) de estos dos bellos parques que merecen la pena, a la altura de otras zonas verdes de la capital.