El curioso pueblo ‘escondido’ dentro de una roca

Forma parte de Los Pueblos más Bonitos de España

1038
castell guadalest Alicante

¡Al filo del precipicio! Este es el emplazamiento del pueblo alicantino de El Castell de Guadalest. Esta frase, que a menudo es utilizada como un símil, en el caso de esta pequeña población de la Marina Baixa es literal, está ubicado sobre el filo de una roca, que para llegar hasta el casco antiguo hay que franquear un túnel excavado en la piedra.

Su ubicación es magnífica. Construido en un promontorio afilado rodeado, a su vez, de montañas cercanas que en invierno incluso llegan a emblanquecerse con suaves nevadas: sierras de Xortà, Serrella y Aitana. Y al fondo del valle, el espejo azul turquesa que forman las aguas del embalse del río Guadalest.

Desde 2015 forma parte de Los Pueblos más Bonitos de España y desde 2016 entra en la Federación de los Pueblos más bonitos del mundo. Es un reflejo de la historia desde la época musulmana y la posterior reconquista.

Qué ver y qué hacer en El Castell de Guadalest

Tra las entrada por su túnel excavado en cuesta, se distingue una de las casas más afamadas de la localidad, la que perteneció a los Orduña, familia vasca que se desplazó aquí al servicio de los Cardona, quienes actuaron durante casi trescientos años como alcaides de la fortaleza y gobernadores del marquesado. La conocida entre los lugareños como Casa Gran (Casa Grande) es ahora un museo municipal, cuyo valor principal es conocer los ‘lujos’ con que los aristócratas podían vivir hace siglos.

También destaca la visita a sus castillos:

  • El Castillo de San José. Se trata de una fortaleza del siglo XI creada por los musulmanes y que está situada sobre la roca de la parte más elevada del municipio.
  • El Castillo de la Alcozaiba. Es otra fortaleza del siglo XI, creada por los musulmanes, situada en el dominio de la antigua Casa Orduña. Actualmente sólo queda una torre en ruinas.

Senderismo con los niños

El Castell de Guadalest es un refugio sensacional para los amantes del senderismo por tierras mediterráneas. Una que os recomendamos es la ruta circular Embalse del Guadalest. Esta sencilla excursión de 10 km transcurre por una zona de especial belleza conocida como la Joya Esmeralda de Alicante, por el color azul de las aguas del embalse del Guadalest.

El embalse tiene una de los más bonitos y fáciles paseos para iniciarse en el senderismo. Algo más de la mitad de la ruta discurre por una carretera local sin apenas circulación y el resto por una amplia pista forestal que nos permite disfrutar del color esmeralda de las aguas del embalse.

Su acceso se hace desde el mismo pueblo por la CV-755 y, aproximadamente, a 1,8 km se llega a un cruce muy pronunciado a la izquierda que nos lleva hasta la misma presa del embalse. Allí hay una gran explanada donde se aparca sin problemas y junto a ella el camino que discurre por encima de la presa circularmente y que constituye la ruta.

…y algo más para disfrutar en tu visita a la Marina Baixa

Tiene la ventaja adicional de encontrarse a tiro de piedra (a poco menos de media hora en coche) de algunas de las playas más hermosas y centros de ocio de la provincia de la Marina Baixa de Alicante, que es un aliciente tras una jornada de marcha con los niños.

Podrás acercarte a las playas de Benidorm. Desde las más típicas de Levante y Poniente, hasta las menos masificadas como son la Cala TI Ximo, la Cala la Almadrava o Cala Mal Pas cuyas aguas claras y tranquilas son ideales para los niños más pequeños. En cuanto a ocio, el parque temático Terra Mítica (este año parece que permanecerá cerrado por las medidas sanitarias y las reformas) donde es casi imposible que los niños no se lo pasen bien. Mundomar Benidorm, Terra Natura y Aqua Natura, para deslizarse por sus toboganes o disfrutar de sus variopintas piscinas.

Dónde dormir en tu estancia

Para dormir se puede optar por un alojamiento rural como la casa rural El Tossal que dispone de varias habitaciones con posibilidades de hasta cuatro camas; la Casa Mika el Molinet, que es un antiguo molino harinero restaurado y convertido en cinco casas rurales independientes de alquiler completo (con barbacoa común), o el espectacular hotel boutique Cases Noves de Guadalest.

Hablando de estas vacaciones, también os recomendamos leer un anterior artículo sobre otros pueblos medievales para visitar en verano.