El nuevo dulce navideño que encanta a los niños (y más delicias)

Mercadona vuelve a triunfar con uno de sus productos estrella para niños

653
crema avellana Mercadona

Ya estaréis haciendo acopio de los productos gastronómicos y especialmente de los dulces que protagonizan la Navidad. Aunque los clásicos –turrones, mazapanes, mantecados y polvorones– siguen siendo un ‘básico’, y más si son artesanos y con buenas referencias, en el mercado ha irrumpido uno que hace las delicias de los menores de la casa. Se trata de un nuevo turrón, elaborado con avellanas y lejos de los tradicionales. Se llama Crema de avellana y arrasa, sobre todo entre los peques, porque su sabor es el de Kinder Bueno. Además, no contiene aceite de palma y es apta para los intolerantes al gluten.

¿Qué dónde se puede comprar? Pues en los estantes de la cadena Mercadona la podéis encontrar y está elaborada por la empresa italiana Nutkao. Ya el año pasado otro producto diferente a los habituales en estas fechas tuvo gran éxito. Lo lanzo una de las marcar turroneras ‘de siempre’, la confitería Delaviuda. Nos referimos a los sticks (palitos) de turrón. Entre ellos destacó el de chocolate con turrón blando. Estamos seguros de que este año  volverá a estar en muchas mesas navideñas.

Los postres festivos menos convencionales o actualizados

Aunque no hay duda de que, por ejemplo en Madrid, la tradición se sigue instalando en las casas y que pastelerías reconocidas, como Casa Mira (en Carrera de San Jerónimo, 30, y también con venta online) o El Riojano (Calle Mayor, 10), ocupan un lugar de honor con sus elaboraciones artesanas de turrones y mazapanes, a nuestros hogares han llegado nuevas propuestas.

Empecemos por una ‘de aquí’, que se ha ido sofisticando: la torta de higo. Tienen fama las de La Alpujarra (granadina y almeriense), elaboradas con higos secos y almendras de manera artesanal. Las de la marca El Mirto se pueden comprar en algunas pastelerías, pero las podéis adquirir por venta online en tiendamaruja.com, en unidades de 500 gramos. Las de sello La Real contienen, además del higo (azucarado), anís molido, pimienta y canela también molidas, semillas de sésamo, pasas moscatel y almendras peladas. La de 1 kilo se puede comprar en los supermercados de El Corte Inglés.

Otros dulces innovadores -aunque desde hace algunos años- son los que venden en estas fechas en la pastelería madrileña Ascaso (calle Zurbano, 25), donde también se pueden comprar excelentes productos tradicionales. Destacamos dos de los ‘nuevos’. El primero de ellos es la Capuchina, un bizcocho de yemas que se deja empapado durante 24 horas en almíbar natural. Luego, una vez escurrido, se pone al baño María y completa su elaboración con yema y, a veces, con mazapán. El segundo es el Pastel de Fin de Año, que se consume los días 30 y 31 de diciembre. Se trata de un bizcocho de chocolate fino relleno de crema tostada.

Los dulces navideños ‘heredados’ que llegaron para quedarse

pastelerías dulces navideños niños

Hay deliciosas propuestas que hemos heredado de otros países y a las que nuestros prestigiosos pasteleros han dado forma o han añadido o cambiado ingredientes. Uno de los postres que ya lleva instalándose en estas fiestas es el tronco de Navidad (el bûche de Noël, de origen francés), que simula el tronco de un árbol y que en la receta original se elabora con relleno de crema de chocolate o crema de mantequilla de café. Os recomendamos los de la Pastelería Longinos (Paseo de las Delicias, 52, en Madrid). Los elaboran de forma artesanal y con buena materia prima.

El panettone, originario de la ciudad italiana de Milán, donde se ‘celebró’ el primero de ellos a final del siglo XV, lo hemos adoptado hace ya unos cuantos años; tantos que hasta está reconocido también como panetón. Pero, sobre todo, los pasteleros gourmet lo han actualizado, le han añadido sabor y valor.

Un buenísimo ejemplo es el del reconocido Oriol Balaguer -Mejor postre del mundo en 2001, Mejor pastelero de España en 2008 y Mejor Chef pastelero 2018, según la Academia Internacional de la Gastronomía-. Catalán tarraconense, decidió abrir tienda exclusiva en Madrid tras el éxito de sus elaboraciones en la Comunidad catalana. Y, a la calle José Ortega y Gasset, 44, de la capital, llegaron sus exquisitos bombones. Se puso también al frente de la centenaria La Duquesita (otro referente en dulces navideños). Pero vamos a referirnos a sus dos propuestas de panettone, el de frutas -Mejor panettone artesano de España- y el panettone de castañas, dos delicias en las que ha puesto mucha alma y creatividad.

Y del panettone… al pandoro

Este dulce, originario de la italiana Verona y con receta el siglo XIII, ha llegado más tarde a nuestro país. El tradicional, creado por Domenico Melegatti, era un bollo en el que predominaban el huevo y la vainilla y que imitaba, con picos, los Alpes nevados. No hace mucho la pastelería italiana Casabase, en la calle Doctor Castelo, 8, en Madrid, decidió traerlo a sus escaparates y lo ha convertido en un éxito, especialmente en la fiesta de los Reyes Magos. Pero el propietario ha decidido cambiar la forma del bollo; no lleva picos y simula una cúpula. Está elaborado con harina 00, mantequilla, huevos, azúcar, levadura de masa madre, vino Marsala, mantequilla de cacao, miel y vainilla bourbon de Madagascar.

Hay donde elegir, para todos los gustos y para todas las economías familiares. En un artículo anterior, Practicar con los peques para elaborar dulces navideños, también os recomendamos unas recetas navideñas de dulce navideño para prepararlos vosotros mismos con la colaboración de los niños de la casa. ¡Feliz Navidad!