Excursión senderista sin salir de Madrid y con parada para el aperitivo

450
Excursión senderista sin salir de Madrid

Realizar una excursión senderista en familia, con mucha historia tras ella, muy accesible si vais con peques es algo factible, entre barrios y recorriendo pocos kilómetros desde el centro de la capital. Hemos optado por una que nos han recomendado unos amigos y sus hijos, la que transcurre junto a la ribera del Manzanares y parte del intercambiador de Moncloa con destino a El Pardo. Pero, al realizarla con niños, la hemos acortado y hemos fijado el final en Somontes.

También es conocida como la Senda Fluvial del Manzanares y pertenece a la Senda Real (por el camino que hacían los monarcas, desde Alfonso X el Sabio, para acceder al coto de caza de El Pardo). En ella veréis los restos de lo que fue la primera playa fluvial de Madrid, que se creó en 1932 aprovechando las aguas del río más emblemático de Madrid. Porque, además de la que va a ser próximamente la playa de interior más grande de Europa –ya os lo anunciamos-, en Torrejón de Ardoz, o de la famosa de la ‘costa’ del Pantano de San Juan, cerca de San Martín de Valdeiglesias, Madrid tuvo playa hace ya muchos años. En el camino veréis muchas más cosas. Lo iniciamos.

¡En marcha con los peques!

Ir preparados es la premisa y más en esta estación del año. Ya sabéis, calzado cómodo, ropa en capas (sudadera o camiseta, chaqueta o cazadora) y provisión de agua. La ruta -de 7,5 kilómetros y cuya vuelta a Madrid se puede realizar en autobús- se inicia en el Paseo Ruperto Chapi esquina con el Paseo Moret (justo frente del intercambiador de Moncloa).

Desde allí tenéis que caminar en dirección al Puente de los Franceses y continuar por el margen derecho del Manzanares hasta llegar al Puente de San Fernando. En ese punto cambiaréis la ruta desde el otro margen del río; es decir, tendréis que caminar por el izquierdo. A partir de aquí podéis seguir por la vía verde ciclista. A pocos metros pasaréis por lo que fue la primera Playa de Madrid, hoy en ruinas -aunque se intenta recuperar como concesión privada- porque después de ser destruida tras la Guerra Civil, se reconstruyó en 1947 por el mismo arquitecto, Manuel Muñoz Monasterio. En 2014, y debido a las deudas que acumulaba la gestión privada, cerró sus puertas.

Rumbo a la primera playa de Madrid

Lo que hoy son ruinas fue un gran complejo de 18,5 hectáreas, que unía a la playa fluvial -con una capacidad de 80.000 metros cúbicos de agua del Manzanares- y a las barcas que la surcaban, zona de tumbonas, instalaciones deportivas (por ejemplo, pistas de tenis, sala de billar…), áreas de ocio para niños y adultos, merendero… y arena. Era de titularidad pública y tuvo gran éxito. El edificio central era de inspiración modernista, pero en la reconstrucción de 1947 cambiaron muchos elementos arquitectónicos.

Muy cerca de ella está lo que hoy es el Parque Deportivo Puerta de Hierro, que nació a raíz del cierre del Parque Sindical sobre el mismo terreno y que también había diseñado Muñoz Monasterio y que fue inaugurado en 1955, a imagen y semejanza de su vecina Playa de Madrid, con embalse e isla central. Todavía hay quien piensa que se trataba del mismo emplazamiento de la Playa de Madrid. Podréis comprobar que no es así. La ruta está señalizada.

En el recorrido -sin dificultad alguna y accesible a todos por la vía verde- os toparéis con liebres u otros pequeños e inofensivos animales. Vuestro camino puede continuar (o iniciarse) realizando la Ruta circular Somontes-El Pardo (la podéis consultar en elpardo.es), pero, como os sugerimos, si vais con peques, la de Moncloa a Somontes es la más indicada. Una vez en el Club Deportivo Somontes –frente a los dos anteriores complejos que os hemos señalado-, dedicado, preferentemente al golf, al pádel y también con piscina (no natural), pero fuera de él, podéis realizar una parada muy reconfortante para el estómago y paladar y, después regresar a Moncloa. Si tenéis ánimo, caminando, pero también podéis volver en la línea de autobús 601, que os dejará en Moncloa, vuestro punto de partida.

Un reconfortante descanso culinario

Antes de la vuelta al centro de Madrid o de continuar la ruta, os sugerimos acudir a Carpio Somontes, un restaurante con una gran terraza y en bonito entorno en el que los más pequeños pueden disfrutar jugando a sus anchas en plena naturaleza. La cocina es casera -están bien valorados los platos de conejo-, pero podéis tomar un aperitivo generoso y reponedor (patatas, huevos rotos, sándwiches…). La ubicación exacta es Carretera Madrid-El Pardo, km 1.400. El horario es de 10:30 a 19:30, excepto los lunes, que permanece cerrado (también estará cerrado el festivo 12 de octubre). Teléfono: 611 31 61 79.

Ya tenéis la propuesta y, seguro, que ganas para hacer esta escapada senderista. Así que solo queda ponerse en marcha.