De tapeo familiar para recibir la primavera

1411
Madrid tapas

¡Nos encanta salir a tapear! Muchas veces con un surtido de estos pequeños y deliciosos bocados sustituimos una comida (o cena) de manera informal, alegre, compartida… Nuestra tierra, de norte a sur, de este a oeste, es rica -en todos los sentidos: calidad y variedad- en la tapería, ya se denominen pintxos o tapas. Su origen se lo atribuyen en todas las comunidades autónomas, pero con un denominador común: una rebanada de pan o una loncha de jamón cubrían el vaso del vino en las ventanas de las tascas (en unos casos para evitar que entrase suciedad o polvo, en otros moscas o mosquitos y, en el norte del país, para que no cayesen las gotas de lluvia. En fin, ya Don Quijote ‘tapeaba’. Tanto y tan bueno se ha conseguido a lo largo de los años que hoy muchas están en la ‘alta cocina’.

Pero llega la primavera y -aunque en abril haya aguas mil, veremos- hay que estrenarla con paseos y aperitivos; hay que darle la bienvenida tras tiempos revueltos. Vamos a recorrer con vosotros algunas de las tabernas, bares y restaurantes de Madrid en los que disfrutar de este placer para todos los paladares.

Las estrellas: tortilla de patata, croquetas, calamares

Hay tapas o pinchos que, con sus variantes, triunfan en cualquier rincón de nuestro país. Sí, empezamos por las tapas clásicas, de las que todo el mundo opina: tortilla de patata con o sin cebolla, calamares a la romana o rabas (tentáculos del calamar en tiras fritas, muy populares en Cantabria), croquetas… Pero hay pinchos más sofisticados con sabrosas combinaciones. Iniciamos un variado recorrido.

Bodega de La Ardosa

Empezamos por un local centenario y castizo, en un barrio castizo, el de Malasaña. La Bodega de La Ardosa abrió sus puertas en 1892 y su fama se extendió desde el primer momento con el ‘boca a boca’. Su cerveza de grifo (la primera de estas características de la capital) y su vermú -también de grifo- atraen a los adultos. Pero sus especialidades son para todos. Su tortilla de patata con cebolla y en su justo punto, cuajadita y deliciosa, fue premiada en el V Campeonato de España de Tortillas de Patatas para Profesionales. Las rabas, las estupendas croquetas, la empanada de bonito y las anchoas y arenques están ‘de rechupete’. Es todo un referente del tapeo madrileño, una tasca de verdad. Está en la calle Colón, 13. Abre todos los días de 10:00 a 1:00. Teléfono: 91 521 49 79.

Juana La Loca

Otra taberna auténtica -aunque inaugurada en 2001- es Juana La Loca, en un barrio también castizo: La Latina. Sus pintxos son de inspiración vasca y están riquísimos. Respetan el producto y son creativos, pero -como ellos señalan- huyen de los artificios. A las propuestas de tapeo, unen una carta excelente en su restaurante (juanalaloca.es). Pero vamos a referirnos a sus señas de identidad. Apuntad: tortilla de papas y cebolla confitada (cuajada en su punto justo), crepe de espinacas con gulas al ajillo y espárragos trigueros, pintxo de solomillo de buey con huevo de codorniz y pimiento de Gernika o el de Ravioli de boletus, trufa negra y yema de huevo, entre otras suculentas propuestas. Está en la Plaza de Puerta de Moros, 4. Cierra los lunes y martes. El horario de miércoles a domingo es 13:00 a 16:30 y de 20:00 a 00:00. Teléfono: 91 364 05 25.

Y los de producto innovador

Otros locales gastronómicos mantienen su carácter de taberna, pero añaden sugerencias con algo novedoso. Muchas veces desde la decoración del propio espacio y la presentación de las tapas. También hace ya años que los mercados tradicionales han abierto ventanas y barras culinarias, mesas y taburetes para degustar tapas con productos de proximidad y gran calidad.

La Tía Feli

De nuevo una taberna castiza, pero con una ‘vueltecita’ a la andaluza. La Tía Feli ha abierto su tercer local en la capital madrileña en el barrio de Chamartín (a la altura de Cuzco). Le precede el éxito de sus ‘hermanas’ de la calle Ponzano y de Ronda de Segovia. Su oferta -señalan- “sencilla pero divertida, de calidad y elaborada con gusto”. Los adultos os quedaréis más que satisfechos con sus callos, pavías de bacalao y el salmorejo del Califato, y vuestros peques se deleitarán con las buenísimas croquetas cremosas de jamón ibérico, los molletes de sobrasada con queso curado y miel de romero o la ensaladilla, incluso con los flamenquines. Los amantes de las chacinas tenéis donde elegir entre los quesos y embutidos nacionales e internacionales.

Por otro lado, sibaritas y gourmets contáis con una buena carta de vermutería y de vinos y caprichos, como su caviar amur beluga, acompañado de una copa de champán.

La Tía Feli cuenta con una amplia terraza. Tanto ésta como la zona interior y de barra animan a acomodarse ante una estupenda oferta de tapas y raciones. El más ‘joven’ de los locales está ubicado en la calle Doctor Fleming, 33. El horario de jueves y viernes es de 12:00 a 2:00, y el resto de la semana de 12:00 a 2:00 (el de cocina es de 13:00 a 16:00 y de 20:00 a 23:00).

Mercado de San Miguel

Y por último, el que fue el pionero en los mercados tradicionales que, a sus puestos de venta ‘de toda la vida’, añadió sus locales gastro dónde tapear. Todos tienen algo especial y delicioso. Recorriéndolos podréis degustar pinchos y tapas de Galicia, Levante, Castilla y León, Asturias, País Vasco… y os quedaréis más que satisfechos con sus delicias de marisco, jamón ibérico, platillos de arroz, croquetas… De paso, comprad los productos frescos de los puestos. Está en la Plaza de San Miguel s/n. El horario de viernes y sábados es de 10:00 a 1:00, y el resto de los días, de 10:00 a 00:00.