Las mejores heladerías especializadas de Madrid

458
helados en madrid

¡Cómo nos gustan los helados y no solo en verano! En nuestro país hay heladerías especializadas y con premio que nos hacen olvidarnos de las alamas de algunos productos industriales con aditivos perjudiciales utilizados como estabilizantes. Por eso, hemos recurrido a las artesanas, a las reconocidas con galardón gastronómico y sanitario y a las que propician que personas con diabetes, por ejemplo, los puedan consumir. Son heladerías seguras y con elaboraciones de alta calidad. Os animamos a acudir a algunas de ellas en Madrid y, seguro, que vais a volver.

Dos ‘soletes’ de heladerías de Madrid

Pues sí, la prestigiosa Guía Repsol ha premiado este año a dos heladerías con sus sonrientes soletes que reconocen la calidad de los locales de restauración, en esta ocasión en un año especialmente difícil para ellos. Una de las heladerías galardonadas es Kalúa, fundada en 1982 en Buenos Aires por iniciativa de un italiano residente en Argentina y apasionado de los helados. Años después, en 2003, llegó a España y abrió su primer local en Málaga y allí tiene actualmente abierto cinco establecimientos -cuatro en la capital malagueña y uno en Alhaurín de la Torre-. Luego llegó el de Madrid, a la calle Fuencarral. Su éxito, tanto en las localidades andaluzas como en la capital madrileña, fue inmediato.

¿Su secreto? La elaboración diaria y artesana 100% en los obradores con los que cuenta cada uno de sus locales y, por su puesto, en la calidad del producto y en la amplia paleta de sabores: más de 40. Entre ellos, lógicamente por su origen, reina el de dulce de leche, pero también el de limón o chocolate. Y es que su materia prima añade a la calidad denominación de origen de ingredientes: pistacho de Bronte, turrón de Jijona, nueces de Sorrento… Además de los helados, podéis degustar granizados, smoothies, horchata, leche merengada… Dirección en Madrid: Calle de Fuencarral, 131. Teléfono: 91 445 42 29.

Otra heladería distinguida por la Guía Repsol es Maison Glacée, con dos locales en pleno corazón de Madrid. Se puede denominar alta heladería; está avalada por un repostero reconocido, Ricardo Vélez, que ha apostado por la calidad y por la sostenibilidad (desde los envases a las cucharillas). Sus helados cremosos están elaborados con leche ecológica de la Comunidad de Madrid y sus sabores estrella son los de chocolate, avellanas del Piamonte, tarta de limón o leche merengada con tocino de cielo. La versión sorbetes es también sorprendente, sin leche y con excelente fruta. Hay que probar el de fresa con lima. También son deliciosos sus brioches.

Direcciones: calle Alcalá, 77 (zona Retiro) y calle Ibiza, 42.

Con ingredientes ecológicos y naturales, y para diabéticos

Más de setenta años respaldan a la heladería Los Alpes, en el barrio madrileño de Chamberí. Dedicados en cuerpo y alma a la elaboración de helados artesanos (con avellanas de Reus, limones de Murcia, pistachos de Sicilia o fresas ecológicas, entre otros ingredientes de altura), sus productos de éxito son los helados de nata, de crema catalana, mantecado, frutos secos… y también semisalados, así como sorbetes y granizados. Y, como desde allí señalan son “un perfecto equilibrio de azúcares, grasas y sólidos”. Además de los helados, sus horchatas están buenísimas. Dirección: calle Arcipreste de Hita, 6. Madrid. Teléfono: 91 543 94 46.

En la innovación de la artesanía heladera hay un buen ejemplo -que ya os hemos recomendado alguna vez-, Lupita Paleta. Es una excelente heladería de tradición mexicana que ha abierto sus puertas en el centro de Madrid. Sus paletas (polos) están elaborados con ingredientes 100% naturales, sin colorantes ni saborizantes y con mucha fruta de calidad añadida.

Pero, además, los pueden degustar todos los miembros de la familia (incluidas las mascotas), ya que a las clásicas unen todo tipo de propuestas: sin gluten, veganas (solo emplean leche ecológica o de productores que cumplen con normas oficiales de bienestar animal), sin lactosa (sustituyen la leche de vaca por la de arroz o de coco) y libres de azúcar (para quienes padecen diabetes).

Por otro lado, es la primera heladería artesanal que se une a #yocuentoporti –iniciativa de La mesa azul-, un conteo de carbohidratos que ayuda a las personas diabéticas a consumir estos productos, ajustando su dosis de insulina externa. Sus sabores son, además, muy originales: naranja con semillas de amapola, choco-plátano, pepino con lima, arroz con leche… El precio de la paleta es de 2,95 euros (1,20 euros los de las mascotas). ¿Quién se resiste?

Dirección: Calle Toledo, 81. Madrid.

Y tú…¿conoces otras heladerías de Madrid que merezcan este galardón?