Lo que debes tener en cuenta para acertar con sus juguetes

30
juguetes niños reyes magos

No hay nada más bonito que la sonrisa que se dibuja en la cara de un niño cuando coge entre sus manos un juguete. Un regalo que les servirá de entretenimiento, pero con el que también aprenderá de forma natural, casi sin darse cuenta. Pero, ¿qué debemos considerar para elegir bien ese juguete? Una de las claves es la edad.

Colorbaby, especialista y referente en la distribución de juguetes con sede en Ibi, el denominado Valle del Juguete, te cuenta los mejores consejos e ideas para que aciertes.

Para niños y niñas de 0 a 1 año

A esta edad, les encantan los juguetes con sonidos, los que tienen movimientos y a partir de los 6 meses los de colores. Piezas sencillas con las que irán descubriendo un mundo de texturas y sensaciones y con los que fomentarán la coordinación de sus movimientos. Los juguetes fáciles de agarrar, que les inviten a moverse son una buena idea. Pero, además, ten en cuenta que estos juguetes deben ser sólidos, con piezas que no se desprendan y fabricados con materiales seguros.

De 1 a 3 años

En esta etapa ocurren multitud de cambios en sus vidas. Empiezan a andar, a hablar y a comprender, a sentir curiosidad por todo lo que les rodea. Todos estos cambios les conducen a explorar su entorno, por eso todos los que estimulan la marcha, la coordinación al andar o a orientarse son perfectos. Las construcciones o los puzzles, sobre todo los de bloques de madera que puedan manipular con facilidad con sus manos, son la mejor elección. Es el momento de empezar también con los juegos de rol, en los que imitan a los adultos, o con instrumentos musicales que les abra la puerta al mundo de la música.

De 3 a 6 años

A partir de esta edad los niños corren, saltan y empiezan a aceptar las reglas de algunos juegos. Los juegos de construcción con mayor número de piezas, las maquetas o los de razonamiento como el parchís son buenas alternativas.

También los patinetes o las bicicletas sin pedales (para los más pequeños) son ideales para consolidar su motricidad. Los juegos de carácter simbólico como las casas de muñecas, las cocinitas o los de oficios son algunas de sus preferencias porque con ellos desarrollan el lenguaje y sus habilidades y empiezan a socializar y a jugar con sus amigos.

De 6 a 9 años

A partir de esta edad, sus preferidos son los juegos más complejos como los de construcción con maquetas y piezas más pequeñas. Los juegos al aire libre se convierten en su día a día además de los monopatines o los coches teledirigidos.

No hay que olvidar las manualidades, muy importantes para fomentar la creatividad de los niños.

Y para los más mayorcitos hasta 12 años

Sus preferencias se centran en actividades deportivas, complementos electrónicos, audiovisuales… También les gusta experimentar con juegos de ciencia o tecnología.

Los juegos manuales, tan presentes en todas las edades, se centran en aquellos más reflexivos o de estrategia. Un sinfín de posibilidades para aumentar y desarrollar su creatividad y empezar a definir sus intereses futuros.

Y por último, os añadimos nuestra recomendación, los móviles y ciertos videojuegos dejarlos para cuando sean más mayores. De cualquier forma, es vuestra la decisión de a que edad deben tener uno. Por ello, tener en cuenta la campaña lanzada por Unicef en colaboración con la Agencia de Protección de Datos española ‘Más que un móvil’ que incluye el decálogo ‘La guía que no viene con el móvil’ (clic aquí para verla), que recoge pautas y recomendaciones para fomentar el diálogo y que las familias participen activamente en la educación de sus hijos e hijas, transmitiendo valores e información suficiente para garantizar tanto un uso responsable del teléfono móvil como los derechos de los niños y las niñas también en el entorno digital.