Un viaje a Londres para niños

Uno de los destinos europeos más demandados por las familias

72
londres para niños

Recién terminadas las vacaciones de Semana Santa, llega el momento de ir planificando las de verano. Son muchos días sin colegio, y es un perfecto momento para planear una escapada a un país europeo, Londres, por ejemplo. Además, aunque las medidas sanitarias del estado de alarma terminen, según ha adelantado el Gobierno, posiblemente, las Comunidades Autónomas instaurarán alguna medida extra que nos limite las opciones de viajar libremente por España. Lo que sí es seguro, como hasta ahora, es que podremos viajar en avión al extranjero. Pero, ¿es posible hacerlo si vamos en compañía de niños?

Sin duda, pero si queremos tener un viaje en el que disfrute toda la familia es evidente que tenemos que planificar las actividades de una forma equilibrada para todos en función de las edades y gustos de nuestros hijos.

No vale hacer el itinerario que apetece a los mayores, dígase jornadas maratonianas en el British Museum, la National Gallery o callejear por el centro de la ciudad, y llevar a los chicos simplemente de meros comparsas. Se aburrirán, se cansarán, protestarán y nos harán un viaje, a priori divertido para todos, en un absoluto infierno.

Si queremos evitarlo debemos compensar las actividades culturales o turísticas típicas de los adultos con otras más apropiadas para los niños, especialmente si son de corta edad.

Empecemos en Hyde Park

Una vez allí, y para abrir fuego, podemos pasear por el archifamoso Hyde Park, donde los niños pueden dar de comer a las múltiples ardillas que corretean por el parque y visitar gratuitamente los museos de Ciencias Naturales y de Historia Natural.

Tendremos una visión general de la ciudad si nos montamos en los divertidos London Duck Tours, autobuses muy coloridos para hacer un recorrido por Londres que por sorpresa se convierten en un barco y dan un paseo por el Támesis. Los más pequeños alucinarán con estos vehículos anfibios.

Londres desde el cielo

Desde el London Sky Garden. Hay que reservar entrada con bastante antelación porque suele estar completo. Lo mejor de todo es que es gratuito su acceso. En su interior dispone de grandísimos ventanales y un maravilloso jardín botánico. Es uno mejores miradores de Londres.

También podemos querer una panorámica desde el cielo subidos desde una de las norias más grandes de Europa. Está ya emblemática y gigantesca noria de 135 metros de altura, es el London Eye.

Al lado está el London Aquarium (Acuario de Londres), donde hay una de las mayores colecciones de vida marina de Europa, desde tiburones a tortugas o peces payaso. Muy cerca, está la ribera sur del río Támesis, Southbank, un magnífico lugar para pasear con niños ya que siempre hay espectáculos en la calle,  un tiovivo, y es habitual encontrarse con algún mercadillo callejero.

Un museo imprescindible

Un poco de cultura e historia no les vendrá mal. Hablamos del Museo Británico, uno de los museos más antiguo y visitados del mundo. Sus colecciones abarcan campos diversos del saber humano, como la historia, la arqueología, la etnografía y el arte. Pero seguramente, lo que más les llamará la atención serán las zona dedicas al antiguo Egipto, Grecia, Roma y otras grandes civilizaciones. Además, podrás recorrer sus salas con un free tour y ¡es gratis!

Si lo visitáis en fin de semana, os recomendamos que les cojáis una mochila llena de actividades. Tener en cuenta que el museo también es uno de los más grandes del mundo y cuenta con cinco niveles. Las mochilas les servirán para llevar más llevadera la visita. Están clasificadas por edades y las actividades se hacen cada hora y media más o menos. Hay mochilas para niños de 3 a 12 años. Son actividades gratuitas, pero hay que depositar una fianza de 10 libras por la mochila.

También, los padres, podréis encontrar en la biblioteca del museo una zona dedica a España. Podrás ver el legado de nuestros antepasados en sus vitrinas, como manuscritos e incunables (por cierto, una cosa que me sorprendió ‘desagradablemente’ por hallarse donde se hallaban).

Algo para su disfrute (y para el niño que lleváis dentro)

Hamleys es un paraíso de juguetes. Famosa por su historia, por su tradición y por que albergan los juguetes más increíbles del mundo, es imposible no sentirse feliz dentro de esta juguetería que clama ser la más antigua del mundo. Fue fundada en 1760, y hoy en día ocupa un edificio de 7 pisos. Dispone de un surtido con miles y miles de juguetes (también una de las más grandes del mundo). Su filosofía defiende el derecho del niño a jugar y divertirse.

Además de los productos en venta, disponen de una zona de ‘chuches’. Dentro de la tienda algunos dependientes te atienden disfrazados y te ofrecen actividades y entretenimiento -shows- para los visitantes.

La tienda esta ubicada entre las calles Piccadilly Circus y la Oxford Street, justo en Regent Street. Está en el centro del West End de Londres, está muy cerca del teatro London Palladium y del Carnaby Street.

Visita a los estudios de Harry Potter en Londres

Recomiendo ir, para los más pequeños al espectáculo Shreck´s Adventure, por cierto muy cerca de London Eye. Si son un poco más mayorcitos disfrutarán donde se rodaron las películas de Harry Potter, en los estudios de Warner Bros. Allí veréis los platós y decorados de las ocho películas como el Gran Comedor, el andén 9 ¾, la cabaña de Hagrid y muchos más Para ello hay que contratar un visita guiada que ocupará una gran parte del día ya que está a las afueras de Londres y se puede ir en tren. (A la hora de escribir este articulo, permanecen temporalmente cerrado por el COVID).

londres legoland

No olvidemos el parque de atracciones Legoland, situado al lado del Palacio de Windsor, y desdeluego, una de las mejores opciones para un gran día. Como es difícil llegar en transporte público, es recomendable comprar los tickets de entrada con transporte  incluido.

Y para comer…

Comer es otro cantar en Londres, ya sea para niños o mayores. Como opción original tenemos el Rainforest Cafe, un restaurante situado en la zona céntrica de Picadilly Circus, que se asemeja a una jungla exótica y donde podemos encontrar comida típica americana. Lamentablemente es más recomendable esta opción que llevarles a tomar unos sandwiches de roast beef y unas buenas pintas de cerveza bitter a uno de los pintorescos pubs que pueblan la ciudad. Esto tendrá que ser para otro viaje.

Independientemente de la duración de vuestra estancia en Londres, opciones para los niños hay, y muchas. Y quizás tampoco protesten mucho si vamos a otras tan típicas como el Cambio de Guardia en el Palacio de Buckingham, la Torre de Londres o viajar en un crucero por el río Támesis.