Diviértete en familia con los juegos de mesa

94
juegos de mesa

Si bien es cierto que hoy en día es difícil para los adultos disponer del tiempo necesario para jugar con nuestros hijos, también lo es que los expertos recomiendan dedicar un tiempo regularmente a jugar con ellos, ya que se disminuirán considerablemente los habituales problemas que sufrirán en su posterior etapa adolescente. Una buena referencia es dedicarles en torno a media hora diaria a esta faceta.

juegos de mesa monopolyLas pasadas Navidades, entre los diversos regalos que había en el árbol de Navidad, Papá Noel trajo a mis hijos el tradicional juego del Monopoly. Ellos, dos mellizos de 9 años y su hermano mayor de 12, acostumbrados a trastear con sus iPads, Play Station, ordenador y demás dispositivos electrónicos que andan por casa, miraron con cierta indiferencia al ‘intruso’ que no pareció hacerles mucha ilusión.

Tras explicarles brevemente las reglas básicas del juego, comenzamos una partida que duró aproximadamente unas dos horas y en la que participamos ellos tres, mi mujer y yo. Su recelo inicial sobre el juego fue cambiando primero a curiosidad, luego a expectación y finalmente a emoción y entusiasmo por ganar una partida que se había convertido en un auténtico reto para todos. Desde aquel día, cada vez que llegaba a casa después de mi jornada de trabajo, me estaban esperando con el tablero desplegado en la mesa del salón y los billetes perfectamente repartidos y un saludo que ha empezado a instaurarse como tradicional “Hola Papi ¿Una partidita?.”

juegos de mesa pictionarySegún afirman los más reputados expertos, entre los diversos beneficios que aportan los tradicionales juegos de mesa, uno de ellos, y como podéis ver doy fe de ello, es que son una gran opción de convivencia en familia.

Tras mi experiencia, he indagado un poco sobre las virtudes de este tipo de juegos para el desarrollo de los niños y me he quedado sorprendido de lo que he encontrado. Favorecen el desarrollo psicológico y emocional del niño, son una buena manera de ejercitar el cerebro, desarrollan habilidades como la paciencia, el respeto por las reglas, la concentración, el pensamiento lógico, la tolerancia a la frustración, la capacidad de síntesis y análisis, el contacto social, el juego cooperativo, estimulan el aprendizaje sensorial… En resumen, innumerables beneficios para el desarrollo de la personalidad. Además, teniendo en cuenta que el juego es el lenguaje básico de los niños, como tal nos permite apreciar como interpretan el mundo que les rodea.

Existen juegos de mesa para todas las edades y necesidades y de muy diferentes tipos. Los de estrategia como pueden ser el ajedrez, las damas o el dominó; educativos como el Scrabble, el Risk o el Pictionary; de concentración como Memoramo y Quién es Quién; de Azar como el Parchís o la Oca; o la innumerable variedad de juegos de cartas que existen y ayudan al desarrollo de diversas habilidades.
En mi opinión, no se trata de desterrar definitivamente a la tablet o a la consola, elementos fundamentales del presente y de cara al futuro, sino de buscar el equilibrio entre unos y otros permitiendo disfrutar de la convivencia familiar de una forma diferente a las nuevas tecnologías. Constituyen, además, una magnífica alternativa a la imposibilidad de practicar actividades al aire libre en las tediosas tardes de los fríos y lluviosos fines de semana invernales.

Además de los tradicionales que os he mencionado, aquí os dejo una relación de juegos menos conocidos pero igualmente entretenidos:

  • Ugha Bugha. Juego de cartas muy sencillo y rápido de jugar (a partir de 6 años).
  • Villa Paletti. De habilidad, equilibrio y precisión (a partir de 3 años).
  • Crazy Coconuts. Juego de destreza basado en el personaje del Rey Mono (partir de 6 años).
  • Riff Raff. Juego de habilidad y concentración (a partir de 8 años).