Madrid, barrio a barrio, con niños (XI): Hortaleza

963
Hortaleza barrio de Madrid

Hortaleza fue municipio de Madrid hasta mitad del siglo XX –concretamente hasta 1949- cuando se anexionó a Canillas y hoy pertenece a uno de los distritos más poblados de la capital. Su orígenes son tan remotos que, a finales del siglo pasado, se descubrieron hallazgos prehistóricos del Paleolítico y del Neolítico, aunque cuando realmente se asentó la población fue en el siglo XIII. Como era tierra de campos agrícolas, algunos documentos señalan que su nombre proviene de ‘hortaliza’, pero más tarde se determinó que, casi con toda seguridad, viene de ‘fortaleza’, aunque no había ninguna en la zona, pero el territorio estaba sobre un montículo que posiblemente fue defensivo.

Sus primeros habitantes fueron, probablemente, mozárabes, ya que también hay testimonios históricos que lo pueden confirmar. Pero acercándonos a ‘nuestros días’, el barrio y el distrito empezaron a crecer a raíz de las casas que, con el fin de convertirse en lugares vacacionales o de descanso, los condes de Canillas y los duques de Frías –entre otros aristócratas- mandaron edificar en la zona y, sobre todo, a su producción agrícola que abastecía al resto de la provincia. A finales del siglo XIX Hortaleza ya contaba con un Molino de Chocolate, algunas panificadoras y viñedos. Posteriormente se anexionó una zona residencial, la de Sanchinarro, que surgió a raíz del Plan General de Ordenación Urbana y que se empezó a edificar en el año 2000.

A pleno pulmón: del Silo a los parques

En direccion al Parque de la Huerta de la Salud os encontraréis con un mirador privilegiado, el Silo de Hortaleza, en una de las zonas más altas de la capital. Se trata de una torre de hierro forjado y hormigón, con una forma que recuerda a un faro. Tiene 20 metros de altura y en su cumbre capacidad para que 100 personas puedan contemplar Madrid a 360º.

El Silo de Hortaleza (ver foto de portada)  está en un lugar diferente a su primera ubicación, que fue finca de recreo de los duques de Frías. Está abierto al público, de manera gratuita, desde hace casi dos años y, además de su función como mirador, en sus siete pisos de altura se realizan exposiciones y eventos culturales (también hay una sala de lectura). El horario de lunes a sábados es de 10:00 a 14:00 y de 17:00 a 21:00 (varía en verano, cuya apertura y cierre se retrasan media hora). Está en la calle Mar de las Antillas, 14. Desde allí parte también una ruta de senderismo muy bien señalizada.

Estupendas zonas verdes

No hay duda que la zona alberga grandes espacios para el senderismo, la contemplación de especies arbóreas y para el esparcimiento y el descanso en la naturaleza dentro de la ciudad. Uno de los lugares más reseñables es el Parque Forestal de Valdebebas-Felipe VI, que cuenta con 470 hectáreas y fue inaugurado en 2015 (Avenida de las Fuerzas Armadas, 11). El espacio recrea diez tipos diferentes de bosque con más de 206.000 árboles y más de 180.000 arbustos. El bosque es participativo para los visitantes y el parque tiene también tres embalses, entorno fluvial, varios senderos y carril bici deportivo.

También cuenta con carril bici y con una pista polideportiva en la zona más baja del recinto el Parque de Hortaleza, también conocido como Parque de Santa Adela (Carretera Estación de Hortaleza, 18). Es un lugar con estupendos lugares para el descanso y el recreo y con zona infantil y canina. En épocas de ‘normalidad sanitaria’ los domingos se instala un mercadillo de barrio en el lugar del aparcamiento, en la parte exterior del parque.

En la Avenida Machupichu, 1, hay un tercer espacio verde con más de 10 hectáreas de superficie y que fue inaugurado en 2007, el Parque Juan Pablo II. Está dividido en dos áreas. La primera es el Jardín del Sol y el Agua, que tiene su centro en la plaza del reloj del sol y cuenta con plantaciones de especies mediterráneas, muchas de ellas frutales, y otras de jardinería moderna. La otra zona temática, conocida como Jardines Mediterráneos, alberga el Jardín Medieval, el Jardín de Oriente Próximo, el Jardín Árabe, el Paraíso y el Palmeral. Las rías y canales recorren toda la zona. Cuenta con otra fase, de construcción posterior a su inauguración, en la que se encuentra la zona deportiva (de casi 3 hectáreas de extensión), con campo de rugby y dos pistas de pádel, además de zonas ajardinadas.

Lugares para la cultura

Un dato curioso del distrito es que en lo que hoy es la calle Silvano, entre el Palacio de Hielo y el cementerio de Canillas, se recreó una calle típica del Moscú de los primeros y convulsos años del siglo XX –con carriles y tranvía incluido- para rodar, en 1965, la película Doctor Zhivago, de David Lean y premiada con cinco Oscar.

Y siguiendo con la cultura, la orientada a los más jovencitos de la familia se puede disfrutar en el Centro Cultural de Hortaleza (calle Santa Virgilia, 15). Por ejemplo, en la programación dirigida a los peques este mes podéis acudir con ellos, y de manera gratuita, a ver La princesa Viento (domingo 14 de marzo, a las 12:00), Rebelión en la granja (domingo 21 de marzo, a las 18:00) o Las aventuras del doctor Dolittle (domingo 28 de marzo, a las 12:00). Las actividades, tanto para adultos como para niños –muy variadas y abundantes- las podéis consultar en la web madrid.es. El centro cuenta con sala de exposiciones, de lectura y estudio, salón de actos-auditorio, aulas y salas de ensayo.

Y para comer y picotear a placer

El Trastoque de Harvard. Primer Premio al Mejor Cocido Madrileño 2018

Cualquiera de las zonas de Hortaleza cuenta con buenos gastrobares, cafeterías y restaurantes donde darse un homenaje gastronómico. Son muchos, pero os animamos a acudir a dos de ellos. Uno de ellos es Trastoque de Harvard (en la calle Archiduque Alberto, 9, esquina con la calle Vicente Blasco Ibáñez), un lugar al gusto de todos, porque su propuesta es de calidad y su cocina mediterránea sorprende, ya que añade su ‘trastoque’ particular. Sus estupendas croquetas de cocido o de asado, la alitas de pollo, los Nuggets, las anchoas o los pimientos confitados, huevos rotos… y mucho más son un buen inicio para continuar con unas excelentes hamburguesas con guarnición o todo tipo de asados. Cuenta, además, con opciones vegetarianas y sin gluten. Y con terraza y servicio de comidas para llevar. Teléfono: 91 383 29 95.

Opuesto, pero con excelentes crítica, es Radhuni Indian (calle Príncipe Carlos, 21), un restaurante hindú destacable (con opciones vegetarianas, veganas y sin gluten) en Sanchinarro. Si vais con peques, hay propuestas sin picante (delicioso su queso batido). A muchos adultos os encantarán sus propuestas de pollo picante, de cordero, de arroz… También destaca su tarta de helado. En fin, un buen principio o un buen final (radhuniindian.com).